Restringen de forma temporal el ingreso al nevado Pastoruri: ¿Hasta cuándo?

La razón principal de esta decisión radica en el daño significativo de un puente crucial para acceder a este lugar

Guardar

Nuevo

El nevado Pastoruri es uno de los destinos turísticos de Áncash - Créditos: Agencia Andina.
El nevado Pastoruri es uno de los destinos turísticos de Áncash - Créditos: Agencia Andina.

Las autoridades en Áncash tomaron la decisión de limitar de manera provisional el acceso al nevado Pastoruri que está situado a 70 kilómetros al sur de Huaraz y se ubica dentro del Parque Nacional Huascarán. El motivo detrás de esta medida es el deterioro considerable de un puente esencial para llegar a dicho destino, que es uno de los más visitados por los turistas cada año.

La Red de Protección al Turista de la región comunicó oficialmente esta resolución y solicitó a agencias de viajes y a operadores turísticos la pausa en las excursiones al área de Pachacoto - Pastoruri.

Para garantizar el bienestar de los turistas, se determinó cerrar de forma temporal este acceso mientras se realizan labores de rehabilitación en el puente comprometido, el cual se encuentra en el paso Yanashasha. Estos trabajos de mantenimiento están programados para llevarse a cabo del 16 al 30 de abril, según lo anunciado por la Dirección Regional de Comercio Exterior y Turismo (Dircetur) de Áncash.

Este destino es uno de los más visitados por los turistas - Créditos: Agencia Andina.
Este destino es uno de los más visitados por los turistas - Créditos: Agencia Andina.
“Asimismo, se les comunica que los trabajos de mantenimiento periódico de la carretera Pachacoto-Pastoruri se iniciarán la segunda semana de mayo, y se ejecutará mediante CONVENIO TRIPARTITO entre la Dirección Regional de Transportes y Comunicaciones, la Municipalidad Provincial de Recuay y la Comunidad Campesina de Cátac. Esperamos la comprensión y responsabilidad de nuestros empresarios”, se lee en el comunicado que se publicó en las redes sociales.

Ante esta situación temporaria, Promperú propuso alternativas para los visitantes interesados en explorar el Parque Nacional Huascarán durante el mes de abril, recomendando otros lugares impresionantes como las lagunas de Querococha, Purhuay, Llaca, Churup y la quebrada Quillcayhuanca.

Estas opciones ofrecen la oportunidad de disfrutar de la belleza natural de la región mientras se completan las obras necesarias para garantizar la seguridad en el acceso al nevado Pastoruri.

El motivo detrás de esta medida es el deterioro considerable de un puente esencial para llegar a dicho destino - Créditos: Dircetur Áncash.
El motivo detrás de esta medida es el deterioro considerable de un puente esencial para llegar a dicho destino - Créditos: Dircetur Áncash.

Nevado Pastoruri: atractivo turístico

El nevado Pastoruri es una montaña glaciar situada en la Cordillera Blanca, parte de los Andes peruanos, ubicada en el Parque Nacional Huascarán en la región de Áncash. Se convierte en un destino emblemático para el turismo, principalmente por su accesibilidad y la belleza natural que lo rodea. A una altitud aproximada de 5,240 metros sobre el nivel del mar, regala a sus visitantes escenas impresionantes de cumbres nevadas, valles andinos y esculturas naturales de hielo.

Una de las características que llamó la atención en las últimas décadas es su carácter indicativo del cambio climático. El nevado es uno de los glaciares tropicales de retroceso más rápido en el Perú, ya que perdió gran parte de su masa glaciar en los últimos años. Este fenómeno no solo afecta la disponibilidad de agua en la región, sino que también transforma la geomorfología del lugar y con ella, el ecosistema circundante.

Este nevado está ubicado en el Parque Nacional Huascarán - Créditos: Agencia Andina.
Este nevado está ubicado en el Parque Nacional Huascarán - Créditos: Agencia Andina.

A su vez, Pastoruri atrae a visitantes por sus fenómenos naturales como las grietas de hielo, el Puya Raimondi (una especie de planta endémica de los Andes que puede crecer hasta 12 metros de altura), y el manantial de aguas gasificadas de Puma Pampa. Además, es un punto de partida para diversas actividades turísticas, incluyendo el andinismo, el senderismo y la fotografía de paisajes.

A pesar de su retroceso glacial, el nevado continúa como punto de referencia para la educación ambiental y la sensibilización sobre el impacto del cambio climático. Las autoridades locales y organizaciones de conservación trabajan en la promoción de prácticas turísticas sostenibles en la zona que buscan preservar su belleza natural para las futuras generaciones. De esa forma, este atractivo se mantiene como un testimonio de la naturaleza, el cambio climático y el patrimonio cultural andino.