El Hall de los Pasos Perdidos: origen y significado de este peculiar nombre atribuido a un espacio importante del Congreso de la República

Los periodistas suelen mencionar este nombre cuando abordan temas políticos. Pese a su uso frecuente, pocos peruanos conocen la historia detrás del rótulo.

Compartir
Compartir articulo
Desde este punto, los periodistas incomodan a los políticos con preguntas incisivas. (Composición Infobae: Lima la única/Andina)
Desde este punto, los periodistas incomodan a los políticos con preguntas incisivas. (Composición Infobae: Lima la única/Andina)

En un lugar estratégico del Congreso de la República, donde los periodistas buscan entrevistar a parlamentarios con el objetivo de obtener declaraciones que tengan un impacto en la política nacional, se encuentran los bustos de destacados políticos peruanos. Estos líderes han dejado un legado en la historia del Perú, siendo en su momento elogiados por sus acciones y hoy en día añorados por los ciudadanos que observan cómo los actuales ‘padres de la patria’ parecen no esforzarse lo suficiente por cambiar la realidad.

Se trata del Salón de los Pasos Perdidos, un espacio en el Congreso donde descansan 16 bustos sobre una base firme, la cual no se tambaleó ni siquiera con los terremotos políticos que ocurrieron en el último quinquenio. Escándalos políticos, acuerdos bajo la mesa, presuntos actos de corrupción, entre otros acontecimientos que indignaron a la población, habrían alterado el ánimo de los personajes si aún estuvieran con vida.

Los políticos representados en los objetos preciados transitaron por esta principal vía de acceso, la cual inicia en la portada del Palacio Legislativo que da a la Plaza Bolívar. Este lugar es estratégico, ya que conduce hasta el hemiciclo de sesiones del Congreso y a las oficinas de la Presidencia del Parlamento.

FOTO DE ARCHIVO: Vista del edificio del Congreso en Lima, Perú, 30 de septiembre de 2019. REUTERS/Guadalupe Pardo/Foto de archivo
FOTO DE ARCHIVO: Vista del edificio del Congreso en Lima, Perú, 30 de septiembre de 2019. REUTERS/Guadalupe Pardo/Foto de archivo

Ahora bien, el nombre del Salón de los Pasos Perdidos es frecuentemente mencionado por los medios de comunicación cuando abordan temas políticos. Desde este punto, los periodistas realizan enlaces en vivo, despachos y, sobre todo, incomodan a los políticos con preguntas incisivas. Dado que el rótulo es mencionado casi todos los días en los noticieros de corte político, es pertinente conocer el origen de este nombre y qué significa.

El Salón de los Pasos Perdidos: origen y significado de este nombre

Para absolver estas interrogantes, es menester remitirnos a lo que se indica en el libro “El Palacio Legislativo: Arquitectura, Arte e Historia”, de Juan Günther, José García Bryce, Luis Eduardo Wuffarden, José Francisco Gálvez Montero, José Ragas y Fernando Ayllón. “Una vez transpuesta la reja y después de ascender las escalinatas del pequeño vestíbulo, se abre ante la vista el tradicional Hall o Salón de los Pasos Perdidos. Esta denominación, común a muchos otros Parlamentos y edificios públicos del mundo, se refiere a un lugar de antesala y de obligado tránsito para quienes lo frecuentan”, se lee en el material impreso.

El Perú no es el único país que tiene un Salón de los Pasos Perdidos. En el Palacio Borbón, sede de la Asamblea Nacional, se halla un vestíbulo con este nombre. Este rótulo habría inspirado al francés Émile Robert, quien inmortalizó un espacio medular del Parlamento.

“Ese nombre ya le fue colocado por su primer constructor, Émile Robert, al momento de elaborar los planos del edificio actual, en 1908, seguramente en recuerdo del espacio que cumplía similares funciones en el Congreso de su país. Pero solo llegó a su aspecto actual en el periodo de 1924 a 1927, bajo el impulso del presidente de la Cámara de Diputados, Foción Mariátegui”, se lee en otro apartado del libro consultado.
En la imagen se puede apreciar el diseño europeo del piso del Salón de los Pasos Perdidos. (iskaypro.com)
En la imagen se puede apreciar el diseño europeo del piso del Salón de los Pasos Perdidos. (iskaypro.com)

En cuanto a su significado, existen más de una versión. Por ejemplo, la excongresista Cecilia Chacón aseveró que este espacio del Congreso se llama así debido a que los pasos de sus visitantes no se escuchan en momentos determinados, incluso cuando una señorita esté usando tacones. Sobre este tema en cuestión, daremos a conocer la versión que aparece en el libro “El Palacio Legislativo: Arquitectura, Arte e Historia”.

“De hecho, es aquí donde se ‘pierden’ cotidianamente los pasos de visitantes, periodistas o congresistas, ya sea transitando hacia las dependencias interiores o bien a la espera de que comience o termine alguna reunión”, se señala.

Los periodistas y políticos que transitan por esta locación emblemática del Palacio Legislativo son unos privilegiados, ya que pueden apreciar un piso que ostenta elementos características de la ornamentación pompeyana y tardorromana. De acuerdo con Günther, García, Wuffarden; Gálvez, Ragas y Ayllón, “el imponente piso de mosaico italiano (es) único en la ciudad”. “Según consta en documentos de época, sus miles de coloridos fragmentos o teselas fueron importados desde Italia durante la primera fase constructiva del palacio”, agregaron los investigadores.

Tanto en el frontis del Congreso como en el Hall, los periodistas buscan entrevistar a parlamentarios para obtener declaraciones que generen repercusión en la política nacional. (Perú 21)
Tanto en el frontis del Congreso como en el Hall, los periodistas buscan entrevistar a parlamentarios para obtener declaraciones que generen repercusión en la política nacional. (Perú 21)

Es menester señalar que el Salón de los Pasos Perdidos se conoce oficialmente como Galería de los Presidentes de los Congresos Constituyentes; sin embargo, esta denominación no es usada por los hombres y mujeres de prensa ni por los políticos. Este nombre hace alusión a los bustos escultóricos que se encuentran en este espacio, donde discurren tanto ideas trasnochadas como propuestas que benefician a los peruanos.

La superficie no es el único centro de atención del Hall. En el material impreso consultado, se puede leer lo siguiente: “(…) El Salón de los Pasos Perdidos se distingue por su doble altura y por la iluminación cenital, además por sus elementos decorativos de índole clásica, que incluyen columnas pareadas sobre altos basamentos y una bóveda casetonada de medio cañón. Dos grandes arañas estilo Imperio, en cristal y bronce, importadas de Inglaterra, cuelgan de la bóveda iluminado el ambiente con sus 56 luces cada una. En su base circular, el adorno principal son varias figuras de la Niké, personificación femenina de la victoria en el mundo clásico”.

Luego de haber conocido el origen del nombre y su significado, algún lector osado podría aventurar que el Salón de los Pasos Perdidos hace referencia a que los congresistas están extraviados cuando abordan temas coyunturales o presentan sus iniciativas legislativas. No es una idea descabellada, pues basta con ver los noticieros para comprobarlo.