Terremoto y alerta de tsunami en Japón: Cancillería reporta sobre la situación de peruanos en Ishikawa

El Ministerio de Relaciones Exteriores detalló que hasta ahora no hay connacionales afectados. De igual modo, dispuso un contacto de emergencia.

Guardar

Nuevo

Residentes locales descansan en una escuela primaria que actúa como refugio de evacuación después del terremoto. Foto: REUTERS
Residentes locales descansan en una escuela primaria que actúa como refugio de evacuación después del terremoto. Foto: REUTERS

El Ministerio de Relaciones Exteriores informó este lunes que ninguno de los peruanos residentes en Japón resultó afectado por el terremoto de 7,6 en la escala de Richter que golpeó la prefectura de Ishikawa, obligó a activar una alerta por tsunami en gran parte del archipiélago y ha dejado al menos 50 muertos, mientras continúan las labores de rescate y la búsqueda de personas atrapadas bajo los escombros de construcciones.

A través de un comunicado difundido en sus plataformas sociales, el portafolio detalló que mantiene coordinación con el Consulado General en Nagoya y la embajada peruana en ese país “ante cualquier requerimiento de nuestros connacionales y de sus familiares” en el área. De igual modo, dispuso un contacto de emergencia.

Según datos difundidos por Latina, en Ishikawa viven 92 de los 50 mil peruanos establecidos en territorio nipón, donde la mayor concentración de compatriotas se encuentra en la prefectura de Aichi (8.000). El consulado señaló al canal que, “por el momento, todo está bajo control, aunque se esperan réplicas durante la semana”.

“Los teléfonos se encienden automáticamente, brindando las instrucciones. Asimismo, todos los medios de comunicación permanecen con la información de evacuación. Hay mucha disciplina y preparación al respecto”, mencionó la delegación en el mismo despacho.

Comunicado de Cancillería
Comunicado de Cancillería

Nuevo pronunciamiento

Por la tarde, la cartera emitió un nuevo comunicado donde lamentó las muertes confirmadas en Ishikawa, mientras que el cuerpo de bomberos estima la ciudad de Wajima, a unos 500 kilómetros de Tokio y situada muy cerca del epicentro del terremoto, es una de las más castigadas por el seísmo.

En esta localidad de unos 27.000 habitantes hay 25 edificios derrumbados, muchos de ellos casas particulares, y se cree que puede haber gente atrapada bajo los restos de 14 de estos. El número de hogares sin luz, principalmente en el epicentro, se fija de momento en decenas de miles.

“Expresamos nuestras condolencias a los familiares de las víctimas, así como al pueblo y al Gobierno de ese país”, se lee en el mensaje del Gobierno de Dina Boluarte, quien celebró en agosto pasado el aniversario de las relaciones diplomáticas entre Japón y Perú, el primer país de América Latina que inició vínculos con la nación nipona y el décimo en el mundo.

Cancillería del Perú.
Cancillería del Perú.

Graves daños

Las autoridades japonesas advirtieron de olas de hasta cinco metros en prácticamente todo su litoral occidental, mientras que la oficina del primer ministro, Fumio Kishida, ha convocado un gabinete de crisis para gestionar la situación.

La intensidad del terremoto y la gravedad de la alerta obligaron a los presentadores de la radiotelevisión pública NHK a invocar casi a gritos a la población a desplazarse a lugares en altura.

La empresa Tokyo Electric Power (TEPCO), por su parte, informó que está revisando el estado de su central nuclear de Kashiwazaki-Kariwa, en la prefectura de Niigata, que es la mayor del mundo por capacidad de generación, pero que permanece desactivada desde 2011, cuando otro fuerte terremoto y tsunami golpearon el noreste de Japón, con más de 20.000 muertos, y produjeron el accidente en la planta atómica de Fukushima.

Después casi una veintena de réplicas, la Agencia Meteorológica del país (JMA) ha advertido que durante la próxima semana es muy probable que se produzcan más temblores que alcance el nivel 7.

Una pantalla muestra la noticia de una alerta de terremoto y tsunami en la prefectura de Ishikawa, en el centro de Japón.
Una pantalla muestra la noticia de una alerta de terremoto y tsunami en la prefectura de Ishikawa, en el centro de Japón.

El ministro portavoz del Ejecutivo, Yoshimasa Hayashi, informó en rueda de prensa que se han enviado efectivos de las Fuerzas de Auto Defensa (Ejército) para que asistan en las labores de rescate. A su vez, el ministro de Defensa, Minoru Kihara, ha dicho que se han enviado a la zona unas 20 aeronaves militares.

El premier Fumio Kishida dijo que él mismo estará al mando de la gestión del desastre: “Seré el director general, movilizaré a las Fuerzas de Autodefensa, a la Guardia Costera de Japón, a los bomberos y a la policía”.

El mandatario aseguró que es extremadamente difícil el que los vehículos puedan acceder a las áreas en el norte de la península de Noto y que el Gobierno ha enviado ya suministros por barco.

El líder del Ejecutivo japonés también pidió a los residentes de las zonas afectadas “que actúen con seguridad”, pues “está aumentando el riesgo de derrumbes de casas y deslizamientos de tierra en los puntos donde los temblores fueron fuertes”.

Mientras tanto, al igual que en Ecuador, la Dirección de Hidrografía y Navegación de la Marina de Guerra ha descartado la posibilidad de un tsunami en la costa peruana como consecuencia del incidente telúrico, que se sintió incluso en Tokio.

La entidad encargada de investigar actividades relacionadas con las ciencias del ambiente en el ámbito acuático ratificó esa información cuando miles de personas se han desplazado hacia la zona costera al aprovechar el puente festivo por Año Nuevo.

Guardar

Nuevo

Más Noticias

MÁS NOTICIAS