Conferencia Episcopal a Alberto Fujimori: Su liberación es una “cachetada” al país y debe cumplir sentencia “hasta el último día”

El cardenal Pedro Barreto, uno de los más políticos del país, se declaró indignado por la excarcelación del exdictador y remarcó que “no hay privilegios para nadie”

Compartir
Compartir articulo
Fuente: Huancayork Times

El cardenal Pedro Barreto, primer vicepresidente de la Conferencia Episcopal Peruana (CEP), rechazó este jueves la liberación del exdictador Alberto Fujimori (1990-2000), quien dejó la prisión de Barbadillo a raíz de una disposición del Tribunal Constitucional (TC) que desacató una orden del Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH).

“En estos momentos que vivimos, un indulto como el que se ha dado es como una cachetada, y una cachetada que nos duele en el alma”, señaló el también Arzobispo de Huancayo en una entrevista citada por ACI Prensa, la agencia de noticias católica con sede en Lima.

“Cuando hay una sentencia judicial, se cumple hasta el último día. No hay privilegios para nadie, porque la ley es para todos. Y, en ese sentido, creo que es muy importante transmitir la calma, pero también manifestar [...], en algunos casos como este, nuestra indignación”, agregó el purpurado de 79 años, uno de los más políticos del país.

A inicios de año, en medio de las manifestaciones antigubernamentales desatadas tras la llegada de Dina Boluarte al sillón presidencial, la CEP se ofreció como mediadora para promover el diálogo entre las instituciones y la ciudadanía, frente la crisis política y social.

infobae

La asamblea decidió entonces que, cada uno de los 54 obispos en las 46 jurisdicciones, hiciera lo posible por acercarse a dialogar con los manifestantes que exigían la renuncia de la presidenta, el cierre del Congreso, el adelanto de elecciones generales a 2023 y una asamblea constituyente, entre otros reclamos.

Solo hace una semana, Barreto también se había pronunciado sobre la red criminal de tráfico de influencias denunciada en la cúpula del Ministerio Público, un destape que comprometió a la fiscal de la Nación, Patricia Benavides, y produjo un encontronazo inédito entre las dos mujeres más poderosas del país.

“Hay un deterioro moral y político con todo lo que vivimos. Este hecho es uno más de la corrupción que hay en el país, el cual ya nos está ahogando. Nuestra preocupación fundamental es cómo revertir esta situación que vivimos tan agobiante e insostenible en el tiempo”, mencionó.

“Se puede discrepar, pero tenemos que tener claro, que el objetivo fundamental es el bien del Perú y el bien de la sociedad, comenzando por los más pobres, por los más humildes. Conversar, este es el llamado que la iglesia hace. No perdamos el tiempo en discusiones estériles e inútiles, dejemos de insultarnos, dejemos de lado cualquier signo de corrupción y busquemos la verdad”, agregó.

El expresidente peruano Alberto Fujimori, en una fotografía de archivo. EFE/Paolo Aguilar
El expresidente peruano Alberto Fujimori, en una fotografía de archivo. EFE/Paolo Aguilar

En un pronunciamiento divulgado minutos después de que el exdictador saliera de prisión, la organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) invocó a la comunidad internacional fijar sus ojos en el Perú por incumplir una orden de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) y permitir la excarcelación de Fujimori, una situación que, bajo su óptica, instala en el país un escenario similar a las dictaduras de Nicaragua y Venezuela.

Juanita Goebertus, directora de la División de las Américas de HRW, indicó que la puesta en libertad implica un “grave desconocimiento de las obligaciones internacionales del país”, “es una bofetada a las víctimas de atrocidades” del régimen fujimorista y “se basa en un indulto humanitario que presenta vicios y en contra de las órdenes del principal tribunal de derechos humanos de las Américas”.

“La decisión [lo] coloca junto a Nicaragua y Venezuela como países que contravienen el sistema interamericano de derechos humanos. La comunidad internacional debe presionar al gobierno para que cumpla con sus obligaciones internacionales, incluidas las decisiones de la Corte Interamericana”, zanjó.

El TC ordenó el martes la libertad inmediata del exdictador, en restitución del indulto que le otorgó el exmandatario Pedro Pablo Kuczynski la Nochebuena de 2017, una gracia que sería anulada por la Corte Suprema de Justicia en 2018, para luego ser devuelta en marzo del 2022 por el TC, aunque entonces la Corte IDH invocó al Perú que “se abstenga” de ejecutarla hasta revisar el recurso de las víctimas.