Extorsión a colegios: en lo que va del año, 10 instituciones educativas denunciaron amenazas

Lima y La Libertad son algunos de los departamentos en los que se han dejado aparatos explosivos en las escuelas. Las autoridades piden el apoyo de la Policía para no convertirse en víctimas

Compartir
Compartir articulo
En una escuela, criminales incluso detonaron un explosivo en el distrito de San Juan de Lurigancho. - Crédito: Andina
En una escuela, criminales incluso detonaron un explosivo en el distrito de San Juan de Lurigancho. - Crédito: Andina

La ola de inseguridad ciudadana que aqueja al Perú sigue en aumento. Ahora, los ciudadanos y comerciantes no son los únicos afectados por el aumento de robos y asaltos, sino que las bandas criminales buscan nuevas víctimas a las que controlar para poder concretar sus amenazas y extorsiones.

Así, surge una nueva modalidad, la cual se basa en extorsionar y cobrar cupos a entidades educativas que se encuentran en la jurisdicción a la que estas organizaciones consideran como suyas. De esta manera, un reporte de El Comercio puso en evidencia que, a lo largo del año, un total de 10 colegios a nivel nacional ha denunciado haber sido blanco de estas actividades delictivas.

Los colegios están en la mira de las bandas criminales

Escolares suben por la escalera al segundo piso de una institución - crédito Andina
Escolares suben por la escalera al segundo piso de una institución - crédito Andina

Según lo evidenciado, los establecimientos educativos que se volvieron blanco de estas amenazadas no necesariamente pertenecían a Lima, sino que la primera información daba cuenta de Ascope, en La Libertad, donde se llegó incluso a detonar un aparato explosivo a modo de amenaza. De acuerdo al medio en mención, este objeto fue dejado junto a una carta en la que se advertía que debía cumplir con todo lo requerido, entre lo que se exigía el depósito de 30 mil soles.

No obstante, este no habría sido el único caso. En muchos de estos reportes, fueron los mismos maestros los que denunciaron ser víctimas de extorsiones, mientras que en otros se habla incluso de aparatos que son introducidos por las ventanas de las aulas con el objetivo de amedrentar a las autoridades y hacerlas caer en sus demandas.

Con pedidos de grandes cifras, las autoridades deben decidir si pagar o exponer a los menores y demás miembros de sus planteles educativos. Además, estas hacen un pedido a la Policía Nacional del Perú y otros fuerzas del orden para que puedan brindar protección y resguardo durante algunas horas en las escuelas.

|Defensoría del Pueblo
|Defensoría del Pueblo

¿En qué regiones se han detectado colegios víctimas de bandas criminales?

Una situación que evidenció el reporte de El Comercio fue que no hay preferencias de parte de los criminales al escoger a sus víctimas extorsivas, puesto que los establecimientos académicos que han sido seleccionados por los ladrones no se encuentran cerca bajo ningún punto, excepto en el caso de San Juan de Lurigancho. A continuación la lista completa con algunos de los detalles detectados durante la presentación de las denuncias.

  1. Ascope (La Libertad): fue el primer caso de extorsión, el cual se reportó en abril.
  2. San Juan de Lurigancho (Lima): este caso se reportó en junio.
  3. Iquitos (Loreto): este caso se reportó en julio.
  4. San Juan de Lurigancho (Lima): un segundo caso se reportó en agosto.
  5. San Juan de Lurigancho (Lima): un tercer caso se reportó en septiembre.
  6. Comas (Lima): este caso se reportó en septiembre.
  7. Paiján (La Libertad): este caso se reportó en octubre.
  8. Gran Chimú (La Libertad): este caso se reportó en noviembre.
  9. Pucallpa (Ucayali): este caso se reportó en noviembre.
  10. Cerro Colorado (Arequipa): este caso se reportó en noviembre.
infobae

Para algunos especialistas, es posible que cada institución educativa opte por reforzar sus medidas de seguridad para evitar ser víctimas de estos actos criminales. Esta fue la postura de Milagros Sáenz, vocera del colectivo Volvamos a Clases, quien indicó que queda también a libertad de los planteles cómo hacer frente a estos robos, ya sea implementando más cámaras de seguridad o estableciendo un orden al entrar y salir del local.

Sin embargo, el panorama se complicaría si se trataran de colegios estatales, puesto que estos de por sí ya cuentan con un presupuesto limitado, lo que solo llevaría a que la calidad del servicio recibido por los menores sea la más afectada.