Reportan ataques de “seres extraños” en varias zonas de la Amazonía peruana: “Lo he baleado dos veces y no cae”

Denuncian que una adolecente ya resultó herida. Miembros de la PNP y la Marina se aproximaron a uno de los pueblos afectados para investigar lo ocurrido.

Compartir
Compartir articulo
PNP y la Marina llegan a Iquitos ante reporte de ataques de 'entes extraños' | Panamericana TV

Pobladores de la tribu Ikitu, del distrito Alto Nanay, ubicado a 10 horas de Iquitos, denunciaron a las autoridades que son atacados por las noches por “seres extraños” desde hace semanas. De acuerdo a Jairo Reátegui Ávila, presidente de la comunidad, todo empezó el pasado 11 de julio.

Reátegui Dávila, junto a otros miembros del pueblo indígena, contaron a los medios que los individuos que los atormentan, aparentemente, visten de color negro, miden 2 metros, son inmunes a las armas con las que cazan animales y que “desaparecen” al ser acorralados.

“Son extraterrestres estos señores. Parecen blindados tipo el duende verde de El Hombre Araña. Yo lo he baleado dos veces y no cae, sino que se eleva y desaparece. Estamos atemorizados por lo que está pasando en la comunidad”, relató Reátegui Ávila.

Inclusive, el líder de Ikitu narró que uno de estos “seres extraños” atacó a una adolescente de la comunidad, quien resultó con heridas en el cuello y tuvo que recibir atención médica en la posta de la tribu.

“Su color es plateado, sus zapatos son de forma redonda y con eso se elevan. Andan flotando a un metro de altura y tienen una luz roja en la parte del talón. Su cabeza es larga, su máscara es larga y sus ojos son medio amarillento. Con eso te ven bien y se largan. Son expertos para escapar”, continuó Jairo.

Jairo Reátegui Ávila, jefe de la tribu Ikitu.
Jairo Reátegui Ávila, jefe de la tribu Ikitu.

Ante los constantes pedidos de auxilio, agentes de la Policía Nacional del Perú (PNP), junto a miembros de la Marina de Guerra, se aproximaron al lugar de los hechos para realizar las investigaciones correspondientes.

Entre las hipótesis que manejan las autoridades para explicar lo sucedido, los verdaderos responsables serían miembros de organizaciones criminales, como narcotraficantes, traficantes de terrenos, traficantes de órganos o personas. Estos últimos son conocidos en la selva como “pelacaras”.

Otra de las teorías que se manejan es que los “seres extraños” no serían más que drones cubiertos con telas y máscaras para asustar a la población, por parte de mineros ilegales en busca de ahuyentarlos de la zona.

Por el momento, estos ataques se encuentran en investigación por parte de las autoridades, mientras la histeria colectiva se apodera de los comuneros.

Anthony Choy confirma más ataques

Por su parte, el reconocido ufólogo peruano, Anthony Choy, reveló que desde hace un mes y medio viene recibiendo llamadas y reportes de diferentes puntos de la Amazonía sobre casos similares.

“Hace como un mes y medio nos llegó información de que en la localidad de Masisea, cerca a Pucallpa, habían sido atacados 3 muchachos de 12, 15 y 17 años con unos rayos láser que venían del cielo y trataban de llevárselos. No pasó ni 3 días cuando nos llegó otra información de lo mismo en la localidad de Contamana. Hemos contabilizado cerca de 5 o 6 episodios”, contó a RPP.

Anthony Choy, el ufólogo peruano. (Infobae)
Anthony Choy, el ufólogo peruano. (Infobae)

Pese a que Choy no pudo explicar qué es lo que realmente ocurre en la selva peruana, deslizó la posibilidad de que los pobladores de distintas comunidades pueden estar confundiendo la realidad con la fantasía.

“Hay leyendas que hablan de los denominados ‘pelacaras’ que son una suerte de personajes míticos, como una suerte de pishtacos o seres extranjeros, que se llevan a la gente dentro de un contexto de supuesto tráfico de órganos y tráficos de niños. Eso es lo que las comunidades constantemente repiten”, manifestó.

De otro lado, el ufólogo dio su opinión sobre lo revelado hace unos días por los Estados Unidos sobre el avistamiento de objetos voladores no identificados (ovnis). “Estamos en un evento parteaguas, desde mi punto de vista es histórico porque si esto es cierto, estaría revelando la ruptura de un ostracismo cósmico”, aseveró.