Cambios en Carolina Herrera. La diseñadora venezolana da un paso al costado y cede su puesto como directora creativa al joven Wes Gordon.
Cambios en Carolina Herrera. La diseñadora venezolana da un paso al costado y cede su puesto como directora creativa al joven Wes Gordon.

Con un desfile tributo, Carolina Herrera dijo adiós. La diseñadora venezolana –la más americana de todas– dio un paso al costado como directora creativa de su marca homónima. Herrera pasa la antorcha y deja el futuro de sus diseños en manos de un tal Wes Gordon, un joven de 31 años de Chicago. Y, con camisas blancas y las faldas –esas que todos reconocemos como su look–, así la despidieron sus modelos en el último fashion week de Nueva York.

La diseñadora y su compañía decidieron que era tiempo de dejar paso a sangre nueva y será misión de Gordon mantener intacto el estilo de Carolina Herrera New York.

Pero a no preocuparnos, porque Wes tendrá la afilada mirada de "La Señora" siguiendo cada uno de sus movimientos. El adiós es más bien un "nos vemos", Carolina no abandona la compañía que fundó en 1981 sino que seguirá involucrada como embajadora global. "No digo que me esté retirando, sólo estoy siguiendo para adelante", declaró.

La de Herrera es una decisión acorde con los tiempos modernos, en una industria tan variable en la que, como bien dice Heidi Klum, "un día estás in y otro estás out".

Carolina Herrera mantendrá su rol como embajadora de la marca.
Carolina Herrera mantendrá su rol como embajadora de la marca.

"Aún hay muchas oportunidades por delante y espero continuar representando esta casa y nuestros proyectos alrededor del mundo", declaró la venezolana, quien confía en Gordon que ya venía desempeñándose como consultor de la marca.

Planear quién seguirá tus pasos es parte del plan de negocios para tener éxito en el mundo fashion. Y la moda –como la vida– puede jugarte malas pasadas.

Muchos recuerdan el caso de Gianni Versace y su asesinato en 1997 en el auge de su carrera. Por falta de un plan previo (¡nadie podía prever eso!), el imperio que el italiano fundó en 1978 se vio en peligro. Esos turbulentos momentos –cuando Versace se debatía entre entrar o no en la bolsa– fueron reflejados en la serie American Crime Story.

Donatella Versace y Gianni en su casa en Milán ( © Stephanie Maze/CORBIS/Corbis via Getty Images
Donatella Versace y Gianni en su casa en Milán ( © Stephanie Maze/CORBIS/Corbis via Getty Images

Ver quién lo sucedería y cómo se mantendría la casa sin Gianni al frente fue primordial. Mantenerla a flote se transformó en una de las prioridades de su hermana Donattella, quien tomó el mando de lo que hoy es Gianni Versace S.p.A. (Gianni Versace Couture, Versace Jeans Couture, Versace Home Collection y Versace Collection), que no sólo se trata de ropa y accesorios, también de licencias en fragancias, muebles y hasta real state (hoteles).

Donatella delegó algunos cargos, pero todos operan bajo su supervisión como directora creativa. En su testamento, Gianni legó el 50% de la compañía a Allegra, hija de Donatella y su sobrina preferida, que por entonces era menor de edad. Hoy Allegra oficia en la empresa como company director, aunque es diseñadora teatral en Nueva York.

NOMBRE PROPIO. Hacer tu imperio en base a un nombre tiene sus riesgos. Desde tiempos de Coco Chanel, Nina Ricci, Cristóbal Balenciaga, Christian Lacroix o Ives Saint Laurent, ponerte al hombro (o al de tu apellido) tu marca y estilo tuvo sus vaivenes.

Hace unas semanas nos dejó el ícono de la alta costura Hubert de Givenchy, lo que llevó a las personas a preguntarse, ¿qué hizo el diseñador desde que no estaba detrás de cada colección de Givenchy? Vendió la marca en 1988, aunque se mantuvo al mando de la compañía hasta su retiro en 1996.

Entre muestras y homenajes por el mundo, vivió discretamente lejos de las luces y las pasarelas de Givenchy, que hoy cuida Claire Waight Keller (ex Chloé). Mantenerse al pie del cañón no es algo fácil. De la misma generación que Versace, Giorgio Armani es director creativo y amo y señor de todo lo que tenga sello Armani.

Hubert de Givenchy hizo historia con su musa, Audrey Hepburn.
Hubert de Givenchy hizo historia con su musa, Audrey Hepburn.

En los Estados Unidos, Ralph Lauren hace tiempo que dejó de ser CEO de su empresa, aunque aporta su visión a cada paso. La diseñadora Donna Karan se retiró en 2015 y actualmente su marca está en manos de G-III Apparel, en tanto su colega Diane von Furstenberg sigue, pero cedió el mando. Hoy es Nathan Jenden quien se encarga de aggiornar su clásico wrap dress.

Del estilo, nombre y apellido de Tommy Hilfiger Corporation se encarga el mismísimo Tommy Hilfiger. Otro célebre que hizo de su nombre su marca es Calvin Klein, aunque si bien el designer se pasea por Nueva York, sus diseños Calvin Klein están en otras manos, en las del mismísimo Raf Simons. Con su propia firma se mantiene Tom Ford (quien llevó a la cima al imperio Gucci, fundado por Guccio Gucci) y todos miran con atención qué harán Michael Kors o Marc Jacobs.

El estilo de Óscar de la Renta se mantiene en pie.
El estilo de Óscar de la Renta se mantiene en pie.

Gran amigo de Carolina Herrera, a los 82 años Óscar de la Renta ordenó sus cosas y eligió a Peter Copping para que lo suceda. Aunque se dice que Óscar aún no pensaba retirarse y que "su intención era trabajar con Copping", de la Renta falleció por enfermedad a los pocos días del anuncio en 2014.

Hoy de la Renta es conducido por su director ejecutivo, Alex Bolen, y los diseños están en manos de dos ex de la firma, Laura Kim y Fernando García, quienes relevaron a Copping y velan porque el estilo del designer siga en pie. Le toca al inglés Paul Andrews mantener en pie Salvatore Ferragamo, a Paul Surridge reavivar Roberto Cavalli, a Natacha Ramsay Levi (ex mano derecha de Nicolas Ghesquière en Louis Vuitton) mantener el estilo de Chloé.

Si bien ya estaba fuera de su compañía, hasta el último día Yves Saint Laurent marcó el camino en la moda.
Si bien ya estaba fuera de su compañía, hasta el último día Yves Saint Laurent marcó el camino en la moda.

Con lineamientos como "¿Qué habría hecho?, ¿Hubiera diseñado algo así?" varios diseñadores lograron incluso superar al original, como Christopher Bailey, que en 17 años de trabajo le dio forma a la marca Burberry (desde el mes pasado, labor de Ricardo Tisci) o el israelí Alber Elbaz con Lanvin (hoy en manos de Olivier Lapidus) quien logró igualar a su fundadora, Jeanne Lanvin, manteniéndose fiel a los colores que solía usar Jeanne en los años '20, pero con su toque.

Hacer prestigioso el propio nombre es complicado, pero velar por quién te sigue igual de desafiante. Porque ya se ha dicho más de una vez: "Lo difícil no es llegar, lo realmente valioso es mantenerse".

Textos PAULA IKEDA (pikeda@atlantida.com.ar) Fotos: FOTONOTICIAS/ A.ATLÁNTIDA