(Lihue Althabe)
(Lihue Althabe)

El primer integrante del grupo de WhatsApp conformado por empresarios  que visitó las oficinas de Alberto Fernández tras su triunfo en las PASO del domingo no fue Marcos Galperín. Fue Martín Cabrales.

El pasado domingo en el búnker del centro cultural de Chacarita, en Corrientes -casi esquina Dorrego- se apilaron sobre una barra vasos descartables con la marca marplatense. El nombre "Cabrales" se repetía sobre una cafetera grande y en los sobres de azúcar y edulcorante de la marca para todos los invitados, candidatos y periodistas que cubrieron la espera de los resultados hasta después de la medianoche. Cabrales, de manifiesta cercanía con el Gobierno, se enteró a través de las redes sociales.

El jueves por la mañana el empresario marplatense, que siempre admitió la difícil situación económica aunque expresó sin dudar su acompañamiento al Gobierno, ingresó a las oficinas que Alberto Fernández tiene en México 337. No estuvo con el candidato, sino con el coordinador de la campaña y hombre de su máxima confianza, Santiago Cafiero, a quien conocía de los tiempos en que fue subsecretario de Industria de Buenos Aires durante la gestión de Daniel Scioli.

Santiago es nieto de Antonio Cafiero, ex gobernador de la provincia de Buenos Aires a quien siempre se le reconoció su caballerosidad y que por años fue el único que lograba unir a dirigentes que opinaban distinto, incluso adversarios muy fuertes. Su oficina, a metros de la del candidato, deja ver a través de las paredes vidriadas a sus visitantes.

El encuentro fue breve pero productivo, coincidieron ante Infobae ambos participantes. Cafiero escuchó de Cabrales su plan de inversiones y pidió un esfuerzo para incorporar trabajadores. Generar empleo es la obsesión de Fernández.

Santiago Cafiero
Santiago Cafiero

Cabrales,por su parte, consideró "positivo" haber charlado con Cafiero y "razonable" todo lo que conversaron. "Uno siempre trata de estar y colaborar y ver desde dónde puede acercar ideas", le dijo a Infobae.

Desde el contundente triunfo de la fórmula del Frente de Todos en las PASO, circulan por el búnker de San Telmo representantes de distintos sectores. Varios fueron profundamente críticos del kirchnerismo.

Cabrales, por ejemplo, hizo campaña en las redes sociales con los flyers que acordaron en el grupo de empresarios. Uno de ellos solicitaba al Senado el tratamiento de más de 100 pliegos de jueces.

Por la tarde, también el jueves, el que ingresó a México 337 fue Galperín, el fundador y CEO de Mercado Libre. En su caso sí charló con Alberto Fernández, que, antes de recibirlo y para que no se enterara a través de los medios, puso sobre aviso al titular del gremio de los Bancarios, Sergio Palazzo.

"El motivo de la visita fue buscar diálogo, puntos de encuentro y consensos" manifestó al salir Galperín. En su caso la charla duró una hora y además de Fernández participó el diputado nacional Eduardo 'Wado' De Pedro.

La militancia de Gaperín en las redes sociales había sido mucho más explícita que la de Cabrales. Había compartido todos los hashtags a favor de Mauricio Macri en los días previos a la elección. "Yo lo voto", había dicho.

Seguí leyendo: