La impunidad mayor al 90% que genera feminicidas seriales: análisis de criminóloga que entrevistó a El Chapo

Mónica Ramírez Cano es una prestigiosa psicóloga que ha trabajado por varias décadas en el sistema penal mexicano y ha perfilado a personajes como La Mataviejitas, el Mochaorejas, el Zeta 40, y muchos más

Guardar

Nuevo

Miguel "N" feminicida que fue sorprendido en flagrancia cuando abusó y mató a la joven María José y posteriormente hiri{o gravemente a su madre en la Ciudad de México Foto: Facebook Miguel N
Miguel "N" feminicida que fue sorprendido en flagrancia cuando abusó y mató a la joven María José y posteriormente hiri{o gravemente a su madre en la Ciudad de México Foto: Facebook Miguel N

Esta semana el país volvió a conmocionarse con un crimen más, el de la joven de 17 años María José, quien estaba en su casa cuando fue abusada y asesinada por Miguel N, de 39 años, quien era su vecino y que esperó a que su madre se fuera para cometer el crimen, por el que fue detenido minutos después por vecinos y la policía que posteriormente halló cinco cráneos humanos en su departamento y credenciales de identificación de al menos 20 mujeres.

Días después la Fiscalía de la Ciudad de México informó que efectivamente se trataba de un feminicida serial y que ya llevaba a cabo la investigación de ADN para identificar a las víctimas, entre quienes podrían encontrarse Frida Sofía, su roomie y Viviana, quien habría sido una compañera de trabajo en un laboratorio.

Pero lo que más indignó a la sociedad es que el feminicida serial fue detenido por casualidad al llevar a cabo este crimen, no debido a investigaciones policíacas en búsqueda de estas mujeres desaparecidas varios años atrás, como pasó también con los feminicidas seriales de Atizapán y el de Toluca.

Si bien las estadísticas nos refieren que los agresores de mujeres son principalmente sus parejas, ex parejas, su círculo familiar y social, además se le suma a esta problemática a estos sujetos que se están convencidos de que matar a una mujer es de lo más fácil y nadie los atrapará, porque en México más del 90% de crímenes han quedado impunes por décadas, sin contar a los desaparecidos que son alrededor de 100 mil, según las cifras oficiales.

La criminóloga Mónica Ramírez Cano Foto: Juan VIcente Manrique
La criminóloga Mónica Ramírez Cano Foto: Juan VIcente Manrique

¿Cuántos asesinos seriales hay?, ¿qué se tiene qué cambiar en el sistema de justicia y policial para que los desaparecidos sean efectivamente buscados?, ¿cuáles son los principales errores?, ¿cómo estudiar a estos sujetos para evitar que sigan matando sin impunidad? Todas estas reflexiones las hace Mónica Ramírez Cano, prestigiosa psicóloga que ha trabajado por varias décadas en el sistema penal mexicano, le ha sacado los secretos más íntimos a El Chapo Guzmán y ha perfilado a personajes como La Mataviejitas, el Mochaorejas, el Zeta 40, y muchos personajes más que han sido protagonistas de los peores crímenes cometidos en el país.

— En el perfil social de este sujeto él se muestra rodeado de naturaleza, posando con mariposas en las manos, se ve orgulloso de su profesión (laboratorista clínico) y dice ser vegano, postea mensajes contra la crueldad animal y los múltiples viajes que ha tenido. Si este lado de él es real, ¿cómo puede coexistir con el asesino despiadado de mujeres?

— Sí hay paradojas en las y los asesinos seriales, tenemos que entender que las maneras para ellos de procesar las emociones y de actuar en consecuencia son totalmente diferentes a las de un ciudadano promedio. Habría que ver también si es un psicópata, porque no todos los asesinos seriales son psicópatas, ni todos los psicópatas son asesinos seriales. Si es así, es correcto que él en verdad era así (vegetariano y respetuoso de los derechos animales) tratan de crearse esta fachada de una pseudo integración a la realidad ordinaria y cotidiana. Pero detrás de esa fachada, pues está su verdadera naturaleza.

Algo importante también que debemos de dejar en claro es que estas personas no se levantan un día y deciden empezar a matar. Siguen un proceso gradual que va en en incremento y aunque no haya antecedentes, porque la ley así lo marca, en en términos de delincuencia juvenil, seguramente este presunto feminicida bueno, pues ha cometido delitos desde hace ya mucho tiempo, como lo venía haciendo precisamente el feminicida de Atizapán.

Miguel se muestra orgullosos de sus viajes, en un par de ellas se le ve con Frida, una joven estudiante del IPN que era su rommie en la CDMX ya que ella vivía en Puebla, y aunque ella lo veía como amigo él se obsesionó con ella, se encuentra desaparecida varios años y a los vecinos solo les dijo que "se regresó a su pueblo" Foto: Facebook Miguel N
Miguel se muestra orgullosos de sus viajes, en un par de ellas se le ve con Frida, una joven estudiante del IPN que era su rommie en la CDMX ya que ella vivía en Puebla, y aunque ella lo veía como amigo él se obsesionó con ella, se encuentra desaparecida varios años y a los vecinos solo les dijo que "se regresó a su pueblo" Foto: Facebook Miguel N

Es entendible que se deban respetar los derechos de las y los jóvenes y adolescentes que tenemos en nuestro país. Pero es bien importante, entender insisto, no se despiertan un día y empiezan a cometer asesinatos, es por eso que debería existir una especie de seguimiento conductual.

Inconscientemente “quería que lo atraparan”

— El el caso de Miguel N, mató a 6 mujeres y probablemente a muchas más, ¿por qué no se le detuvo antes, cometió ahora un error?

— Es una idea falsa que este tipo de asesinos quieran ser atrapados. Algunos casos son la excepción, como en este, pero también si vemos en las redes sociales de este asesino, bueno, de este presunto feminicida. Ya él mismo que quería dar a conocer lo que estaba pasando, y muchos de ellos lo que buscan es un reconocimiento porque eso les hace sentirse poderosos y les hace sentirse con máximo control, sobre todo por, como hemos podido advertir en las últimas noticias que utilizaba ácido para desintegrar los cuerpos.

Ellos buscan la satisfacción de necesidades, emocionales, psicológicas, de gratificación y estimulación sexual a través del ejercicio del poder, de la posesión de las víctimas, de el ejercicio del control. Y pues vemos que vemos que este fenómeno en México, que ya lo advertía yo en un artículo previo, que tenemos violencia serial en México, pero no hay bibliografía en la materia y la bibliografía que hay, pues la encontramos anecdótica. Podemos leer sobre Goyo Cárdenas, podemos leer sobre Juana Barraza, podemos leer sobre Raúl Osiel Marroquín, podemos leer sobre El Coqueto, pero, pero no hay verdaderamente un estudio formal.

Foto: Facebook Miguel N
Foto: Facebook Miguel N

En En este sentido y las y los asesinos en serie no pueden ser tratados de la misma manera que la delincuencia habitual, porque no es una delincuencia habitual. La serialidad es un concepto psicológico que lleva a la persona que comete crímenes seriales a ofender de manera crónica y sistemática para la satisfacción en efecto, de necesidades emocionales, psicológicas o sexuales, o de estimulación y gratificación sexual, por decirlo de mejor manera. Y sus crímenes no son uno termina y el otro es la continuidad del que le del que le antecede, sino simplemente es.

Es importante resaltar que estos asesinatos tienen un modus operandi, que es la manera en como el criminal realiza su crimen, su delito, como comete su delito, que puede mejorar dependiendo las condiciones incluso en las que se dan los crímenes. Va mejorando con el tiempo, con la experiencia de de pues de las y los asesinos seriales y la firma. Que la firma es todo aquello que el o la asesina no necesitan hacer para llevar a cabo su cometido. Y ese tipo de análisis de la firma nos permite conocer la personalidad, la personalidad, rasgos de personalidad del agresor o de la agresora. Pero es bien importante que empecemos a voltear a ver este fenómeno, porque existe en México y no se le ha dado la seriedad que debería dársele.

La voz que finalmente debemos escuchar, es la menos escuchada, que es la de las víctimas, y pues ya cuando tenemos víctimas mortales, pues la de las víctimas indirectas como son amigos, conocidos, familiares, etcétera. Por otra parte, las y los asesinos en serie se las ingenian, de maneras muy estratégicas para para aparentar una vida normal, esto es, llevan una doble vida, su vida como homicidas o como violadores seriales, o como todo lo que tiene que ver con la violencia serial y una vida que les permite estar, eh, de alguna manera pues más relacionados. A pesar de que algunos, no todos, algunos son solitarios, estar dentro de una sociedad que les acepte.

En sus post muestra tratando de retener a una mujer Foto: Facebook Miguel N
En sus post muestra tratando de retener a una mujer Foto: Facebook Miguel N

- Qué pasa con la responsabilidad de las autoridades, ¿si es que se buscó a estas mujeres porqué no dieron con ellas?

Las autoridades pues están muy parcas en la atención de este tipo de casos, aunque últimamente por los protocolos de feminicidio y la tipificación y todo esto les ha dado más, digamos, más voz, más atención. Pero estamos viendo que eso resulta insuficiente y en muchas ocasiones pues no le hacen caso a las víctimas que van y denuncian violencia o cualquier otra cosa. También resaltar que las víctimas de los asesinos o de las asesinas seriales, pues como lo hemos visto en la historia negra de México, no solamente son mujeres, entonces pueden ser, como lo hemos visto, personas de la tercera edad.

Incluso generalmente las y los asesinos seriales son atrapados por cosas que no que no tienen nada que ver con su actividad de criminales seriales. Tenemos gente en las en las en los centros de reclusión que están sentenciados por delitos que no tienen nada que ver con lo que realmente hacen. Y eso es muy grave, porque durante mi investigación sobre asesinas y asesinos seriales, yo que me he especializado sobre todo en violencia serial, estamos hablando de pedófilos, de asesinos seriales, de violadores seriales, de acosadores, de incendiarios, personas que provocan incendios, pero no porque son pirómanos, sino porque encuentran satisfacción de necesidades. repito, psicológicas, emocionales o de estimulación y gratificación sexual, con el terror que generan en la gente, con el el incendio que provocan. Hay algunos robos de tinte serial también. Entonces creo que es es importante darle seriedad a asunto e involucrarnos sistemáticamente. Entonces yo creo que primero pues hacer un atento llamado a que las autoridades en efecto atiendan urgentemente.

Solía compartir imágenes de naturaleza y la importancia de respetar la vida animal, incluso insinuó ser vegetariano Foto: Facebook Miguel N
Solía compartir imágenes de naturaleza y la importancia de respetar la vida animal, incluso insinuó ser vegetariano Foto: Facebook Miguel N

Recordemos aquí que la víctima no es él, no debemos romantizar a estos delincuentes, las víctimas son todos y todas aquellas que, en el caso de las mortales, ya no tienen voz, en el caso de las víctimas indirectas, hay que alzar la voz con ellos para que seamos escuchados como sociedad y se empiece a atender este fenómeno criminológico que deja profundas heridas

Somos seres bio-psico-sociales y culturales, y un fenómeno criminológico como el de este presunto feminicida serial, debe abordarse desde esos cuatro niveles de análisis, para poder identificar rasgos o situaciones que sucedieron a lo largo de su vida y lo llevaron a elegir convertirse en un criminal y así poder trabajar en la identificación y sobre todo en prevención.