Cuadernos: procesaron al ex amigo de Oscar Centeno por manipular los anotadores y le prohibieron la salida del país

Jorge Bacigalupo está acusado de encubrimiento agravado en la modalidad de favorecimiento personal en concurso ideal con el delito de falsificación de documento público

Compartir
Compartir articulo
Jorge Bacigalupo
Jorge Bacigalupo

Jorge Bacigalupo, el amigo de Óscar Centeno que, según un peritaje, habría sido quien manipuló los anotadores de la causa conocida como “cuadernos”, quedó este viernes procesado por encubrimiento agravado en la modalidad de favorecimiento personal en concurso ideal con el delito de falsificación de documento público. El juez Marcelo Martínez De Giorgi no le impuso prisión preventiva pero sí la prohibición de salida del país y la obligación de avisar al tribunal si se alejaba de su casa más de 100 kilómetros. Además, le trabó un embargo por 80 millones de pesos.

“La actividad desarrollada por Bacigalupo estuvo dirigida a favorecer a una persona y a perjudicar a otra y, de ese modo, ayudarla a eludir su investigación en una causa penal a través de la modificación de los asentamientos cuestionados, que constituyen elementos de prueba en el marco de la causa N° 9608/18 del registro del Tribunal Oral Federal n° 7″, sostuvo el procesamiento al que accedió Infobae.

“Solo para comprender la dimensión de los sucesos, debe repararse en que aquella causa N° 9608/18 resulta conexa con la N° 10456/14 del registro del Juzgado N° 11 del fuero, consistente en la investigación de otros sucesos anteriores, esto es, en la maniobra defraudatoria llevada a cabo en el marco de la importación de gas natural licuado realizada durante los años 2008 a 2015 por el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, a través de la cual se habría generado un perjuicio al patrimonio del Estado”.

La denuncia había sido impulsada por el empresario Armando Loson, representado por el abogado Carlos Vela y el designado ministro de Justicia, Mariano Cúneo LibaronaLoson aseguraba que había encargado un peritaje privado sobre las fotocopias de los cuadernos que habían determinado irregularidades en momentos en que se aludía a él. Según se detalló, se había escrito “Armando” en reemplazo de “Marcelo”, además de confeccionar las leyendas “Alem 855″ y “855″. Una situación similar parece presentarse con Gerardo Luis Ferreyra, con el agregado de “Ing. Ferreyra” en la anotación del 2 de diciembre de 2008, en el denominado cuaderno N° 4, en cuanto alude a uno de los sucesos por el cual ha sido imputado en aquella causa. Un peritaje caligráfico oficial confirmó las adulteraciones. La pregunta era quién había manipulado los anotadores.

El juez dispuso analizar los registros caligráficos oficiales de Hilda Horovitz, la exmujer de Centeno, y de Bacigalupo, el amigo de Centeno. El análisis sobre la letra de la mujer dio negativo, pero el estudio sobre la letra de Bacigalupo abrió las sospechas. “No puede descartarse una posible participación del nombrado en las alteraciones y/o modificaciones de los manuscritos cuestionados, cuya sospecha habilita a indagar en la recolección de otras pruebas válidas para el éxito de la investigación”, sostuvo el informe al que accedió Infobae.

Oscar Centeno
Oscar Centeno

Al expolicía se lo allanó, y se secuestraron sus celulares, se le hizo un nuevo cuerpo de escritura y se lo llamó a indagatoria. Allí, el testigo de la causa cuadernos negó “rotundamente” haber sido el autor de adulteraciones. No obstante, advirtió: “Siendo que las correcciones y enmiendas que se me enrostran no han sido de mi autoría ni configuran tipo penal alguno, solicito el inmediato archivo de las presentes actuaciones por atipicidad de la conducta reprochada”, agregó Bacigalupo en el escrito firmado junto a su abogada, Nuria Drendak. Lo cierto es que el juez Martínez De Giorgi rechazó esos argumentos y lo procesó. Para el juez, hubo “un claro objetivo de ayudar, al menos, a una persona que habría respondido al nombre de ‘Marcelo’, de quien, hasta aquí, se desconocen otros datos, sin perjuicio de que el devenir del proceso permita develar su identidad”.

En tribunales, sospechaban que podría haber sido Marcelo Odebrecht, cuyas oficinas estaban en el mismo edificio, indicaron a Infobae fuentes judiciales. Pero más allá de quién haya sido el beneficiario, dijo el juez, “la deliberada intrusión en los manuscritos aportados como elemento de juicio en el marco de la causa N° 9608/18, originariamente en trámite por ante el Juzgado N° 11 del fuero, parece haber influido de algún modo en la situación procesal de Armando Loson, aunque ello es ajeno a lo que debe evaluarse en este proceso”.

Será seguramente una carta que se juegue en el futuro juicio oral de la megacausa “Cuadernos”. Precisamente, la existencia de esa causa puso en alerta a los investigadores de la causa de los cuadernos, donde la vicepresidenta Cristina Kirchner está acusada de ser la jefa de una asociación ilícita que recaudaba coimas entre empresarios. La causa comenzó cuando el periodista Diego Cabot acercó al fiscal Carlos Stornelli los anotadores de Centeno, que habían llegado a sus manos de parte de un amigo de este, Jorge Bacigalupo.

En la causa, una veintena de empresarios y funcionarios se convirtieron en arrepentidos. Entre ellos el propio Loson. La fiscal Fabiana León, que llevará la acusación en el futuro juicio, había reclamado que este expediente se integrara al expediente principal. El Tribunal Oral Federal 7 llegó a pedirle a Martínez de Giorgi que se inhibiera de seguir actuando. Pero la Cámara Federal ya había rechazado que fueran parte de la misma causa. Fue cuando la defensa planteaba que su cliente no podía ser enviado a juicio por la existencia de esta segunda causa. El fiscal Stornelli intentó que la causa de Martínez de Giorgi fuera incluida en el expediente principal, pero fracasó en la jugada tanto ante el juez Julián Ercolini como ante la Cámara Federal. No obstante, el juez Julián Ercolini mandó a Loson a juicio oral por el megaexpediente. En el ínterin, esa denuncia de irregularidades siguió su curso. Y ahora Bacigalupo fue procesado.