El “jardín secreto”: la terrorífica verdad que escondía un niñero de Massachusetts

La perturbadora historia del asesino en serie Antone Charles “Tony” Costa

Guardar

Nuevo

Antone Charles "Tony" Costa fue responsable de la muerte de cinco mujeres (Public domain)
Antone Charles "Tony" Costa fue responsable de la muerte de cinco mujeres (Public domain)

La primera vez que Liza Rodman fue llevada al “jardín secreto” por su niñero, Antone Charles “Tony” Costa, a la edad de 9 años, quedó perpleja. Había adquirido un conocimiento considerable sobre jardinería gracias a su abuelo agricultor, quien le enseñó a cultivar tomates y lechugas. Por tanto, cuando Costa le habló sobre su jardín en los bosques de Truro, Massachusetts, Liza pensó que su experiencia sería útil. Sin embargo, al llegar, se sintió confundida y decepcionada.

“Lo primero que realmente me vino a la mente fue: ‘¿Qué tipo de jardín es este? ¿Qué estamos viendo?”, contó. Esa pregunta no obtuvo una respuesta adecuada hasta 2005, cuando Liza descubrió que su amada niñero de la infancia, quien había ganado su confianza, era en realidad un asesino en serie. Ese “jardín secreto” servía como cementerio para cuatro de sus víctimas. Este descubrimiento es el tema de “The Babysitter: My Summers with a Serial Killer”, un libro coescrito por Rodman y su amiga de toda la vida, Jennifer Jordan.

Rodman no había pensado en Tony Costa durante tres décadas cuando, en 2005, un sueño perturbador le devolvió a la memoria a su antiguo niñero. En la década de 1960, Tony había sido su cuidador favorito en Cape Cod: atractivo, encantador y divertido. Pero en su pesadilla, él la empujaba contra la pared de un largo pasillo y le apuntaba con una pistola a la cabeza.

“Había tenido muchos de estos sueños increíblemente violentos, pero siempre eran con un hombre anónimo armado de alguna manera,” contó Rodman al periódico. “Así que cuando soñé con Tony y vi su rostro, supe que significaba algo importante.”

La mujer, ahora de 61 años, no estaba preparada para la respuesta de su madre cuando le preguntó qué había sucedido con su querido niñero. “Fue uno de esos momentos en los que todo se desacelera, como si hubieras tomado malas drogas”, recuerda. Su madre, mientras bebía ginebra, le contestó con calma: “Bueno, recuerdo que resultó ser un asesino en serie”.

La forma tan despreocupada con la que su madre lo describió, como si no tuviera importancia, la dejó helada. Rodman tenía vagos recuerdos de una serie de asesinatos en Provincetown, Massachusetts, donde su familia pasaba los veranos a finales de la década de 1960: cosas aterradoras sobre chicas desaparecidas, tumbas poco profundas y cuerpos desmembrados. Pero no tenía idea de que Tony, el empleado del motel donde su madre trabajaba cuando no estaba enseñando economía doméstica, estaba involucrado.

El libro The Babysitter: My Summers with a Serial Killer, se basa en la escalofriante historia real narrada por Liza Rodman y Jennifer Jordan, que detalla la conexión entre la infancia de Liza en Cape Cod en los 1960s y un asesino en serie
El libro The Babysitter: My Summers with a Serial Killer, se basa en la escalofriante historia real narrada por Liza Rodman y Jennifer Jordan, que detalla la conexión entre la infancia de Liza en Cape Cod en los 1960s y un asesino en serie

Para Rodman, Tony Costa era una figura protectora, uno de los pocos adultos en su vida que la trataba con amabilidad. Pasaba mucho tiempo con ella y su hermana pequeña, Louisa, llevándolas a comprar helado, paseándolas en su camioneta e incluso llevándolas a ver su “jardín secreto” en los bosques. ¿Cómo podía ser posible que ese hombre, responsable de la muerte brutal de al menos cuatro mujeres, fuera el mismo que les compraba golosinas y las empujaba en los columpios?

“No podía creerlo,” dijo Rodman. “Tony era uno de los pocos adultos que parecía disfrutar estar con nosotros. Nunca levantaba la voz. Era realmente gentil.” Esta desconcertante revelación impulsó a Liza a investigar más sobre Costa y a revisar sus propios recuerdos, tratando de alinear su vida con la de él.

La relación de Liza con Tony Costa

En 1966, Liza Rodman tenía siete años cuando conoció a Tony Costa. Su madre, Betty, una maestra de economía doméstica divorciada, había conseguido un trabajo de verano en Provincetown, y la familia se mudó al Royal Coachman, un motel junto al mar donde Betty trabajaba como directora de limpieza. Antone Charles “Tony” Costa era un joven de 21 años con una apariencia llamativa: alto, bronceado, con un cabello oscuro y dientes blancos. Había llegado al motel para visitar a su madre, quien trabajaba como una de las limpiadoras del lugar, y para preguntar si podía conseguir un trabajo allí.

Pronto, Tony no solo reparaba pantallas y arreglaba grifos con fugas en el motel, sino que también cuidaba de Liza y su hermana Louisa. “Teníamos muchos cuidadores en esa época,” recuerda Liza. Además de trabajar a tiempo completo, Betty también disfrutaba salir a beber y bailar, y no era muy selectiva al escoger niñeras para sus hijas. “Una mujer solía cortarnos las uñas hasta hacernos sangrar,” dijo Rodman. “Por eso, Tony Costa parecía un día en la playa.”

Tony llevaba a las niñas en largos paseos en su camioneta, donde escuchaban música de Jefferson Airplane y cantaban juntas. Les compraba golosinas, las empujaba en los columpios y les hacía preguntas sobre sus vidas. Tony compartía historias sobre su propio padre, un “héroe de guerra” que había muerto en la Segunda Guerra Mundial cuando él era joven, y sobre su esposa e hijos. “Muchos adultos que conocíamos simplemente no querían saber nada de los niños; cuanto más invisibles, mejor,” comentó Rodman. “Tony no era así. Parecía realmente disfrutar estar con nosotros. Nunca levantaba la voz. Era realmente gentil.”

El descubrimiento de que Tony Costa, el hombre que había sido tan amable y protector con ella y su hermana, era en realidad un asesino en serie, sumió a Liza en una profunda confusión y dolor. “Empecé a investigar sobre él y a revisar mis propios recuerdos para ver dónde coincidían nuestras vidas,” explicó Rodman. “Necesitaba conocer toda la historia.” Este viaje de “excavación personal,” como lo describe Liza, fue extremadamente difícil y a menudo desgarrador. Sin embargo, sintió que no tenía otra opción si quería reconciliar su pasado con la impactante realidad que había descubierto.

Antecedentes de Tony Costa

Tony Costa nació el 2 de agosto de 1944 en Cambridge, Massachusetts. Desde temprana edad, su vida estuvo marcada por la tragedia y la inestabilidad. Cuando tenía solo siete años, su padre, un “héroe de guerra” de la Segunda Guerra Mundial, falleció, dejando a Tony sin una figura paterna. A los 18 años, Tony se casó con su novia de la adolescencia, Avis, con quien tuvo tres hijos antes de divorciarse en 1968. Costa trabajaba en la construcción y se había establecido como el principal traficante de drogas en la comunidad liberal de Provincetown.

Durante los veranos en que cuidaba a Liza y Louisa, Costa llevaba una vida secreta llena de excesos y violencia. En 1960, cuando tenía 16 años, fue acusado de asalto y agresión por intentar violar a su vecina de 14 años. Estos incidentes marcaron el inicio de un patrón de comportamiento perturbador. Ya para el momento en que trabajaba en el Royal Coachman, Tony consumía grandes cantidades de drogas y, en 1967, había comenzado a venderlas, repartiendo anfetaminas, barbitúricos, LSD y más entre los jóvenes de la zona.

Las tensiones en su vida personal se manifestaban en arrebatos de ira, especialmente contra su esposa Avis y sus hijos. En 1968, Avis presentó una demanda de divorcio después de que Tony la golpeara a ella y a su primer hijo en varias ocasiones. Ese mismo año, su vida comenzó a desmoronarse cuando el doctor que le suministraba drogas lo dejó como paciente. Desesperado, Tony robó la consulta del doctor y enterró las drogas en el basurero de Provincetown y en los bosques de Truro, lugares donde también llevaba a Liza y Louisa.

Los asesinatos

En mayo de 1968, una joven camarera local llamada Sydney Monzon desapareció. Fue vista por última vez subiéndose al coche de Tony. En septiembre, otra joven, Susan Perry, quien era una de las seguidoras problemáticas de Tony, también desapareció. Costa afirmó que Sydney se había marchado a Europa y que Susan había seguido a un grupo de drogadictos rumbo a México. La mayoría de las personas le creyeron, dado el gran número de adolescentes fugitivos de la época, perdidos en la cultura hippie y las drogas.

Sin embargo, la desaparición de Patricia Walsh y Mary Anne Wysocki en enero de 1969 levantó más sospechas. Ambas mujeres, en sus veintes, pasaron un fin de semana en Provincetown y se alojaron en la misma casa de huéspedes donde vivía Tony. El 25 de enero, le dieron un aventón a Costa hasta el centro de la ciudad y luego desaparecieron. Walsh era maestra de segundo grado y Wysocki estaba terminando su carrera de educación en el Rhode Island College. Cuando no se presentaron a trabajar o a la universidad, la policía comenzó a investigar seriamente.

El 2 de febrero, se encontró el coche de las mujeres en los bosques de Truro, un lugar donde Tony guardaba drogas y cultivaba marihuana. Días después, la policía descubrió una fosa poco profunda con un trozo de tela sobresaliendo. Al excavar, encontraron el cuerpo desmembrado de Susan Perry. Mientras tanto, Tony había huido a Boston y luego a Burlington, Vermont, en el coche de Walsh.

El 5 de marzo, otro equipo de búsqueda encontró los cuerpos mutilados de Walsh y Wysocki, junto con otro cuerpo parcialmente descompuesto que fue identificado como el de Sydney Monzon. Tony fue arrestado y llevado a juicio solo por las muertes de Walsh y Wysocki. Durante el juicio, Costa mantuvo su inocencia, culpando los crímenes a conocidos reales y alter egos inventados. En ocasiones, admitía desmembrar los cuerpos pero no matarlos, insinuando que las drogas lo habían llevado a actuar así. En un momento dijo: “Recuerdo haber cometido estos asesinatos. ¿Por qué? No lo sé… Hay muchas cosas que no recuerdo.”

Investigación y juicio

Los analistas estaban divididos sobre la verdadera naturaleza de Tony Costa. Algunos lo consideraban un psicópata frío y calculador; otros sugerían que estaba actuando un drama horrífico de incesto y matricidio debido a su madre, quien lo “abandonó” al casarse nuevamente y tener otro hijo. En mayo de 1970, Costa fue condenado por asesinato y sentenciado a cadena perpetua. Murió cuatro años después en prisión, y aunque su muerte fue declarada un suicidio, algunos creen que fue asesinado por otros reclusos.

Cuando Liza Rodman llegó a Provincetown en el verano de 1969, con solo 10 años, se preguntaba dónde había ido su niñero favorito. Sin embargo, no pensó mucho en ello; estaba acostumbrada a que los hombres desaparecieran de su vida. Su madre, Betty, parecía especialmente cuidadosa al protegerla de cualquier noticia. Eventualmente, Liza tuvo otras preocupaciones: Betty se volvió a casar y la familia continuó pasando los veranos en Provincetown hasta que Liza se graduó de la escuela secundaria. A pesar de que su madre le reveló décadas después que Tony había sido un asesino en serie, se mostró reacia a hablar sobre el caso.

“¿Y qué?”, le dijo Betty a su hija. “No te mató, ¿verdad?”

El libro de Liza Rodman

Dieciséis años después de descubrir la verdad sobre Tony Costa, Liza Rodman decidió contar su historia. Junto a su amiga de toda la vida, la periodista Jennifer Jordan, escribió el libro “The Babysitter: My Summers with a Serial Killer”, publicado en 2021. “Realmente fue una excavación personal,” dijo Rodman. “Fue increíblemente difícil y a menudo devastador hacerlo.” Sin embargo, sentía que debía hacerlo para comprender completamente su pasado y reconciliar los recuerdos de su niñez con la aterradora realidad de los crímenes de Costa.

El proceso de escribir el libro no fue fácil. Rodman y Jordan se sumergieron en un mundo oscuro de investigaciones policiales, registros judiciales y entrevistas con personas que conocieron a Costa y a las víctimas. Revivieron los recuerdos de los veranos en Provincetown, los paseos en la camioneta de Tony y las visitas a su “jardín secreto”. Fue un viaje emocionalmente agotador para Rodman, pero también un camino hacia la verdad.

“Si no hubiera tenido que hacerlo, no lo habría hecho de esta manera,” admitió Rodman. Pero la necesidad de entender el impacto de Tony Costa en su vida la impulsó a seguir adelante. Cada página del libro está impregnada de su lucha por aceptar la dualidad de su niñero: el hombre amable que conoció y el monstruo que descubríó más tarde.

Guardar

Nuevo