La advertencia de un conocido nutricionista sobre las pastillas de caldo

“Natural lo puedes poner en todo, y se utiliza como reclamo cuando no lo es”

Compartir
Compartir articulo
Sopa de parida, la curiosa receta que se servía a las mujeres recién paridas (Irina Rostokina/Shutterstock)
Sopa de parida, la curiosa receta que se servía a las mujeres recién paridas (Irina Rostokina/Shutterstock)

La preocupación por una alimentación sana se ha convertido en uno de los asuntos más candentes en la actualidad. Los alimentos limpios, el deporte o la vida activa son uno de los temas más recurrentes en las redes sociales de especialistas y creadores de contenido.

El nutricionista Àlex Yáñez, autor reciente de Compra bien, come mejor, ofrece orientación en su nuevo libro sobre cómo interpretar las etiquetas de los alimentos antes de adquirirlos y qué tener en cuenta respecto a los reclamos de la industria alimentaria. Durante una entrevista con La Voz de Galicia, Yáñez advirtió sobre el uso del término “natural” en los envases de numerosos productos.

Te puede interesar: Una alemana que vive en España indica el típico desayuno de nuestro país sin el que no puede vivir: “Es una joya subestimada”

“Natural puede ser todo”

“Natural lo puedes poner en todo, y se utiliza como reclamo cuando no lo es. Puedes llegar a ver natural en una pastilla de caldo de sopa, que para mí es lo peor de lo peor”, explica en el citado medio.

Además, añade que hay aditivos buenos y malos, por lo que no quiere que “se cree una quimiofobia que nos haga huir de todo lo químico”.

Te puede interesar: Aumentará el tiempo que se necesita cotizar para cobrar la pensión al 100%: 42 años y 7 meses para 2070

De qué están hechas las pastillas de caldo

Al comprobar la lista de ingredientes de las pastillas de caldo se hace evidente que estas están compuestas principalmente por sal, seguida de glutamato monosódico (E621), ribonucleótidos de sodio (E635), almidón, extracto de levadura, grasas saturadas, y, en menor medida, verduras, carne o pescado. Por tanto, su valor nutritivo es bastante escaso. De hecho, el glutamato, que es un aditivo que intensifica el sabor y estimula el apetito, puede llegar a causar un grave prejuicio en la salud de los consumidores.

Además, hay que tener en cuenta que la sal en esta pastilla representa un 53% del total, unos 52,9 gramos por cada una de ellas, lo que supera con creces la recomendación diaria de ingesta de sal de la Organización Mundial de la Salud (OMS), establecida en 5 gramos.

La advertencia de un conocido nutricionista sobre las pastillas de caldo (Imagen Ilustrativa Infobae)
La advertencia de un conocido nutricionista sobre las pastillas de caldo (Imagen Ilustrativa Infobae)

Los peligros del exceso de sal en la comida

Desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierten de que el exceso de consumo de sal en la dieta está vinculado a diversos problemas de salud, incluyendo el aumento de la presión arterial, que contribuye aproximadamente al 30% de los casos de hipertensión. Además, se ha relacionado con el cáncer de estómago, el empeoramiento del asma, la osteoporosis, la formación de cálculos renales o la insuficiencia renal, entre otros problemas.

Según estimaciones de la institución, el consumo promedio de sodio a nivel mundial es de 4310 mg (equivalente a 10.78 g de sal) al día, muy por encima de la recomendación diaria de no más de 2000 mg de sodio (5 g de sal).

La hipertensión arterial es un factor de riesgo significativo para enfermedades cardiovasculares y accidentes cerebrovasculares, representando al menos el 40% de todos los casos, que a su vez constituyen el 45% de las enfermedades no transmisibles. En las Américas, se estima que entre el 20.7% y el 56.4% de la población adulta de 30 a 79 años en los Estados Miembros de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) padece de hipertensión. Reducir el consumo de sal en la población es la intervención de salud pública más rentable para disminuir la presión arterial y la mortalidad.

Cuál es el alimento que ayuda a reducir el colesterol, adelgazar y rejuvenecer.