El restaurante con más de 130 años de historia que es uno de los más antiguos de Navarra: tradición y churros en un café literario

Las mesas de este bello local, el primero en todo Pamplona que dispuso de luz eléctrica, han sido testigos de los principales acontecimientos de la ciudad en su último siglo de historia

Compartir
Compartir articulo
Café Iruña, uno de los restaurantes más antiguos de Pamplona
Café Iruña, uno de los restaurantes más antiguos de Pamplona

En la Plaza del Castillo, uno de los lugares más concurridos y punto de encuentro por excelencia de los pamploneses, se encuentra el Café Iruña, un café, bar y restaurante que tiene el honor de ser uno de los más antiguos de Pamplona y de toda la provincia, así como uno de los más bellos y curiosos.

Inaugurado el 2 de julio de 1888, según cuenta las crónicas de la época, “se abrió al público en vísperas de San Fermín, llenándose hasta los porches”. Desde sus inicios, este café fue un auténtico éxito, una fama que conserva casi intacta hasta día de hoy. Mantiene también su elaborada decoración original, de un característico estilo romántico, símbolo de otra época, que nos traslada más de un siglo atrás.

Te puede interesar: Qué se come en Casa Botín, el restaurante más antiguo del mundo, que está en España

Las mesas de este bello local, el primero en todo Pamplona que dispuso de luz eléctrica, han sido testigos de los principales acontecimientos de la ciudad en su último siglo de historia, un pasado que se ve reflejado en sus lámparas de época, sus grandes espejos, sus policromados escudos, sus sillas Thonet…

Este centenario café es también restaurante y bar, un lugar ideal para tomar algo en un espacio histórico. Aparte de la zona de bar y del comedor principal, el Café Iruña cuenta con una amplia y acogedora terraza en la propia Plaza del Castillo, un lugar donde probar algunos de los pinchos que forman parte de su variada carta. Además de esta selección de platos a la carta, todos ellos elaborados con la cocina tradicional navarra como hilo conductor, cuenta con un menú de comidas y cenas que se puede solicitar todos los días de la semana y tiene un coste de entre 23 y 26 euros por persona.

Entrada del Café Iruña, en la Plaza del Castillo de Pamplona (Café Iruña)
Entrada del Café Iruña, en la Plaza del Castillo de Pamplona (Café Iruña)

Entre los platos más representativos de la cocina de este café pamplonés se encuentran entrantes como las alcachofas de Tudela estofadas con jamón o la ensalada templada de chipirones fritos. También destacan opciones de pescado como pueden ser la lubina al horno o el ajoarriero estilo ‘Iruña’, acompañado de un huevo escalfado. En su sección de carnes aparecen otros llamativos platos con productos navarros como son los pimientos de Lodosa rellenos de carne de ternera, en este caso de la selecta carne Angus. Famosos son también sus desayunos, que se sirven desde su apertura a las 9 de la mañana hasta el mediodía, y que se caracteriza por sus famosísimos churros con chocolate.

Te puede interesar: Uno de los restaurantes más antiguos de Baleares que encanta a famosos como C. Tangana: 250 años de historia

Un rincón literario para un autor enamorado de Pamplona

Este emblemático café no solo tiene un hueco en la historia de la ciudad sino que, además, tiene un hueco consagrado en las páginas de la literatura universal. El restaurante aparece representado, casi como protagonista, en la obra “The Sun Also Rises” (“Fiesta”), del célebre autor Ernest Hemingway. Este establecimiento, situado en el corazón de Pamplona, no solo es un sitio de encuentro habitual para los personajes de la novela, sino que también ha servido de inspiración y refugio para Hemingway durante sus estancias en la ciudad, marcando un antes y un después en la trayectoria literaria del escritor y en la historia cultural de Pamplona.

“Tomamos café en el Iruña, sentados en cómodos sillones de mimbre, mientras desde la fresca sombra de las arcadas contemplábamos la gran plaza”, explica Hemingway en ‘The Sun Also Rises/Fiesta’. Durante toda la novela, los protagonistas se van encontrando continuamente en el Café Iruña, convertido en campamento base. “Al otro lado de la plaza, las mesas y sillones de mimbre pintados de blanco del Iruña se extendían hasta fuera de los soportales, hasta el bordillo mismo de la acera”.

Estatua de Ernest Hemingway en el Rincón dedicado a él del Café Iruña (Turismo Navarra)
Estatua de Ernest Hemingway en el Rincón dedicado a él del Café Iruña (Turismo Navarra)

Dentro del Café Iruña, la presencia de Hemingway se honra a través del Rincón de Hemingway, un espacio anexo al salón del restaurante que se ha dedicado a honrar la memoria del escritor. En este hueco tan especial se puede encontrar incluso una escultura a tamaño natural que lo representa recostado en la barra, como si todavía estuviera disfrutando de la atmósfera del lugar que tanto amó.

Fue en las mesas del Café Iruña, esas mismas en las que hoy podemos sentarnos a tomar algo, donde el novelista encontraba la inspiración y la compañía necesarias para dar vida a algunas de sus obras más reconocidas como “Adiós a las armas”, “Por quién doblan las campanas”, “París era una fiesta” y “El viejo y el mar”.

Los 5 restaurantes recomendados por la Guía Michelin en Bilbao donde puedes comer por menos de 50 euros.