Cómo preparar té de manzanilla, la hierba medicinal que calma la ansiedad y ayuda en los problemas digestivos

Es una opción ideal para aliviar problemas relacionados con la digestión o con dolores propios de la menstruación

Compartir
Compartir articulo
Infusión de manzanilla (Shutterstock)
Infusión de manzanilla (Shutterstock)

La infusión de manzanilla es un té conocido popularmente por sus numerosos beneficios para la salud. Originaria de Europa y Asia occidental, la manzanilla ha sido utilizada durante siglos por sus propiedades curativas y calmantes. Esta infusión, elaborada a partir de las flores secas de la planta de manzanilla, ofrece una serie de ventajas que van desde la reducción de la ansiedad hasta el alivio de los trastornos digestivos.

Uno de los principales beneficios de la infusión de manzanilla es su capacidad para calmar la ansiedad y promover la relajación. Las propiedades sedantes naturales de la manzanilla ayudan a reducir el estrés y la tensión, lo que la convierte en una opción popular para aquellos que buscan alivio del nerviosismo y la agitación. Tomar una taza de infusión de manzanilla antes de acostarse puede ayudar a mejorar la calidad del sueño y promover una sensación general de bienestar.

Te puede interesar: La enfermedad del corazón de la que avisan médicos españoles: primera causa de muerte repentina en menores de 35 años

Además de sus efectos calmantes, la infusión de manzanilla también es conocida por sus propiedades descongestionantes. Inhalada mientras está caliente, el vapor de la infusión puede ayudar a abrir las vías respiratorias congestionadas, aliviando la congestión nasal y la tos. Esta cualidad hace que la infusión de manzanilla sea especialmente útil durante los resfriados y la gripe, ya que puede ayudar a aliviar los síntomas respiratorios y facilitar la respiración.

¿Pueden las personas sufrir de "resfriados prolongados" como lo hacen con el COVID prolongado?

Otro beneficio importante de la infusión de manzanilla es su capacidad para desinflamar los intestinos y aliviar los trastornos digestivos. La manzanilla contiene compuestos antiinflamatorios que pueden ayudar a reducir la inflamación en el tracto digestivo, lo que la hace efectiva en el tratamiento de afecciones como la gastritis, el síndrome del intestino irritable y la indigestión. Además, la infusión de manzanilla tiene propiedades carminativas que pueden ayudar a aliviar los gases, los dolores menstruales y reducir la hinchazón abdominal.

Te puede interesar: Un entrenador detalla qué dieta debemos seguir para entrenar: “La gente piensa que cuanto menos come, más adelgaza, y no es así”

Por todo ello, la infusión de manzanilla es una bebida herbal versátil que ofrece una variedad de beneficios para la salud. Desde calmar la ansiedad y descongestionar las vías respiratorias hasta desinflamar los intestinos y aliviar los trastornos digestivos, la manzanilla es una opción popular para aquellos que buscan mejorar su bienestar general de manera natural.

Cómo preparar la infusión de manzanilla

Preparar una infusión de manzanilla es un proceso simple que se puede hacer en casa con facilidad. Para comenzar, se deben reunir los siguientes ingredientes: agua fresca y flores secas de manzanilla. En una olla pequeña, se hierve el agua y se retira del fuego. Luego, se agregan las flores secas de manzanilla al agua caliente y se tapa la olla. Se deja reposar durante unos 5-10 minutos para permitir que las flores suelten sus aceites esenciales y se infundan en el agua. Finalmente, se cuela la infusión para retirar las flores y se sirve caliente. Se puede endulzar con miel o limón al gusto.