El restaurante más antiguo de Segovia: abierto hace 129 años y especializado en cochinillo y cordero asados

Desde su fundación en el año 1895 por Dionisio Duque, este restaurante ha construido su renombre gracias a la calidad y el sabor de sus asados, especialmente el cochinillo y el cordero

Compartir
Compartir articulo
Fachada del restaurante Casa Duque, en Segovia (Casa Duque)
Fachada del restaurante Casa Duque, en Segovia (Casa Duque)

El acueducto, el Alcázar, sus calles y sus tradiciones hacen de Segovia un destino turístico maravilloso, además de muy accesible para aquellos que quieran hacer una breve escapada desde Madrid o se encuentren viajando por las distintas y maravillosas regiones de Castilla y León. Pero Segovia no solo es una joya cultural, sino que, además, esta capital castellana cuenta con una magnífica gastronomía por la que bien merece la pena coger el coche y visitar sus empedradas calles.

El cochinillo, el cordero al horno, la sopa castellana, los judiones de La Granja y otros tantos deliciosos platos conforman una gastronomía llena de carnes y raciones que merece la pena probar. De todas las opciones de restauración que existen en esta capital castellana, hay algunas que destacan por su buena relación calidad-precio y por las buenas reseñas de aquellos que los han visitado. Otras, lo hacen por la extensa historia que guardan tras de sí. Es el caso de Casa Duque, el restaurante más antiguo de toda la ciudad segoviana.

Te puede interesar: El restaurante de un pueblo de Asturias que es uno de los más antiguos de España: más de 140 años abierto y especializado en fabada

Casa Duque se ubica en un punto neurálgico de esta ciudad histórica, a pocos pasos del imponente acueducto, en la calle Real, el corazón peatonal que conecta dos de los iconos más emblemáticos de la zona: el propio acueducto y la Plaza Mayor con su catedral. Este emblemático restaurante emerge como un hito en el mapa gastronómico de Segovia, ofreciendo una experiencia culinaria enraizada en más de un siglo de tradición y excelencia familiar.

Comedor del restaurante más antiguo de Segovia (Casa Duque)
Comedor del restaurante más antiguo de Segovia (Casa Duque)

Desde su fundación en el año 1895 por Dionisio Duque y su esposa Feliciana, Casa Duque ha construido su renombre en base a la calidad y el sabor inigualable de sus asados, especialmente el cochinillo y el cordero, preparados en hornos de leña según las recetas clásicas de la familia. Estas tradiciones culinarias, pasadas de generación en generación, han mantenido al restaurante en la vanguardia de la gastronomía segoviana, obteniendo el reconocimiento no solo dentro de España sino más allá de sus fronteras.

Te puede interesar: Una de las tabernas más antiguas de España: un bar de tapas almerienses abierto en 1870

Hoy en día, Marisa Duque, descendiente directa de Dionisio, encabeza la cuarta generación que gestiona este histórico establecimiento, preparando el camino para la quinta generación representada por los nietos del gran Maestro Asador, Andrea y Luis. Marisa, junto con su equipo, sigue comprometida en ofrecer lo mejor de la culinaria segoviana, fusionando hábilmente la tradición de siglos con toques de innovación en cada plato.

Además del cochinillo asado y el cordero lechal, la carta de este histórico restaurante cuenta con otras especialidades representativas de esta zona de Castilla y León, como son el cochifrito de Segovia, los callos a la segoviana, los judiones de La Granja Gran Duque o las perdices estofadas a la segoviana. Algunos de los platos más clásicos de la cocina de Segovia se reúnen en su menú degustación, que ofrece una degustación de entrantes segovianos, un segundo plato de cochinillo, postre y bebida, con la que se puede degustar una copa de vino tinto joven D.O. Ribera del Duero. El precio de este menú es de 45,00 euros.

El cochinillo asado de Casa Duque

Asar un cochinillo es todo un ritual, que en Casa Duque empieza por faenar, limpiar y abrir la pieza desde la cabeza hasta el final del espinazo. La elaboración tradicional de la casa continúa con su colocación en una cazuela de barro específicamente diseñada para evitar que la piel se adhiera a la base durante el asado.

Cochinillo elaborado en horno de leña en Casa Duque (Casa Duque)
Cochinillo elaborado en horno de leña en Casa Duque (Casa Duque)

Como hacía el ‘maestro’, los cocineros de Casa Duque continúan sazonando el cochinillo con sal gorda y añadiendo medio litro de agua en la cazuela, aspecto que contribuye a la textura final del plato: una piel dorada, crujiente y una carne tierna por dentro. Posteriormente, el animal se hornea en horno de leña a una temperatura de 180 °C durante un total de dos horas y media, etapa durante la cual se le da la vuelta y se limpia cuidadosamente su piel para ensalzar su acabado dorado y crujiente.

El ritual de asar cochinillo en Casa Duque, un acto lleno de simbolismo y tradición, concluye con la costumbre de partir el cochinillo con el borde de un plato y brindárselo a los comensales, deseando a todos salud.

El pueblo de Segovia que tiene su propio arrecife de coral de hace más de 80 millones de años.