La contaminación atmosférica acabó con la vida de 4,2 millones de personas en 2015 (iStock)
La contaminación atmosférica acabó con la vida de 4,2 millones de personas en 2015 (iStock)

El informe recurre a la más cruda estadística. Según notifica la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de un cuarto de los fallecimientos de los niños menores de cinco años es atribuible a la contaminación ambiental. Los factores responsables de esta alta tasa de mortalidad infantil son la contaminación del aire en espacios cerrados y en el exterior, la exposición al humo del tabaco o a productos químicos, deficiencias en el suministro o saneamiento del agua y la falta de una higiene adecuada de viviendas o sitios públicos.

Cada uno de estos riesgos medioambientales provoca la muerte de 1,7 millones de niños en todo el mundo, indicó la OMS en un comunicado. Entre ellos, 570.000 mueren de infecciones respiratorias (por ejemplo, neumonía) por efecto de la contaminación del aire y el tabaquismo pasivo, mientras que otros 361.000 fallecen por enfermedades diarreicas por carecer de acceso al agua potable y a medios adecuados de higiene.

La contaminación trae aparejada un efecto neurotóxico en los menores que, además de disminuir su capacidad cognitiva, reduce su nivel de atención

Las infecciones respiratorias representan el 32%, los distintos tipos de diarreas el 22%, las afecciones neonatales el 15% y las enfermedades transmitidas por vectores o parásitos el 12%. Son las principales causas de deceso en la niñez provocados por la contaminación ambiental. "Un medioambiente contaminado es mortal, en especial para los pequeños", se lamentó la Dr. Margaret Chan, directora de la OMS, citada en el comunicado. "Los niños son particularmente vulnerables a la contaminación del aire y del agua ya que sus órganos y su sistema inmunitario están en desarrollo, y su organismo, en particular sus vías respiratorios, son de pequeño tamaño", agregó.

Según la Organización Mundial de la Salud la contaminación afecta de manera transversal la salud de los más pequeños (iStock)
Según la Organización Mundial de la Salud la contaminación afecta de manera transversal la salud de los más pequeños (iStock)

De acuerdo al reporte, gran parte de las enfermedades que causan estos fallecimientos -paludismo, enfermedades diarreicas o neumonía- podrían ser evitadas con medidas que "reducen los riesgos medioambientales, como el acceso al agua potable, y la utilización de combustibles adecuados para la preparación de alimentos".

La OMS también informa los efectos del cambio climático en los más pequeños. Los aumentos de temperaturas y los niveles elevados de dióxido de carbono favorecen la producción de polen, asociado al aumento de asmo en los niños. En simultáneo, la polución del aire y la exposición al humo incrementan el riesgo de contraer patologías cardíacas, derrames cerebrales, cáncer o enfermedades respiratorias crónicas.

Con información de AFP

LEA MÁS: