Inflación: en el último años los aumentos de alimentos llegaron a cuadruplicar los precios en algunos rubros

Los incrementos más marcados se dieron en el rubro en frutas y verduras, pero hubo productos de almacen que subieron muy por encima del promedio

Compartir
Compartir articulo
Fotografía de personas revisando precios de productos en un supermercado hoy, en Buenos Aires (Argentina). EFE/ Demian Alday Estévez
Fotografía de personas revisando precios de productos en un supermercado hoy, en Buenos Aires (Argentina). EFE/ Demian Alday Estévez

En los últimos doce meses la inflación del rubro “alimentos y bebidas no alcohólicas” avanzó un 116,9%, pero hubo algunos productos de consumo masivo que tuvieron subas mucho más marcadas. Algunos, incluso, cuadruplicaron o hasta quintuplicaron su valor.

Según el último informe de inflación publicado por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), entre junio de 2022 e igual mes de este año se registró un incremento particularmente alto en las frutas y verduras. De hecho, si se elabora un ranking con los valores relevados por el organismo en Gran Buenos Aires (GBA), se observa que en la cima de la tabla aparece la “batata”, cuyo valor por kilo avanzó 419%, pasando de costar $99,80 el año pasado a $517,9 en el cierre del primer semestre de 2023. En otras palabras, el valor de la batata se quintuplicó en sólo doce meses.

Por supuesto, se debe tener en cuenta que las frutas y verduras suelen tener variaciones de precios muy marcadas en períodos de tiempo relativamente cortos, debido a las fluctuaciones de la oferta y la demanda en el mercado. En este caso, la sequía y las olas de calor provocaron mermas de producción en múltiples productos, que desencadenaron incrementos particularmente altos. A eso se sumaron, claro está, las subas provocadas por la inflación, asociadas a los aumentos de los costos de producción.

Continuando con el ranking de incrementos, en el segundo lugar se encuentra el azúcar, que de acuerdo a los valores relevados por el Indec tuvo una suba del 362% entre junio de 2022 e igual mes de este año. En detalle, el valor por kilo saltó de $133,10 a $614,90.

El podio se completa con el kilo de naranja. Según los valores relevados por el Indec, en el transcurso de un año el valor de mercado tuvo un salto del 292%, pasando de $87,40 a $342,60 en el período analizado (casi cuatro veces más).

Fue similar el incremento registrado por el tomate redondo. Hace un año, ese producto se vendía en el mercado a un precio de $217,70 por kilo y hoy figura en $710,40 (226% de suba). Por su parte, la docena de huevos de gallina saltó de $272,5 a $856,30, siempre hablando de los valores promedio relevados por el organismo nacional.

Otros productos tuvieron variaciones de precios por debajo del 200%, pero igualmente superiores al promedio general del rubro de alimentos. Es el caso del zapallo anco, cuyo valor de mercado avanzó de $87,10 a $235,10, alcanzando así una suba del 170% de punta a punta. No estuvo lejos el arroz blanco; el informe oficial del Indec detalla que en junio de 2022 se conseguía el kilo de ese producto a $137 y en igual mes de 2023, ya había alcanzado los $358,9 (162% de suba).

Las frutas y verduras fueron protagonistas de la inflación en alimentos del último año. (Foto AP)
Las frutas y verduras fueron protagonistas de la inflación en alimentos del último año. (Foto AP)

Entre los diez alimentos de mayor incremento aparecen también las arvejas secas remojadas. Hace un año, la lata de 220 gramos costaba unos $69,90 en el Gran Buenos Aires, pero en junio de 2023 ya había alcanzado los $181.50 (160%).

El “top ten” de aumentos se completa con las galletitas dulces envasadas sin relleno. El precio promedio de ese producto saltó de $89,50 a $229,40, lo que marcó un incremento total del 156%.

Asimismo, se podrían mencionar muchos otros alimentos con ajustes de precios muy pronunciados en los últimos doce meses. De hecho, entre los 51 productos alimenticios relevados mensualmente por el Indec en GBA, solo 9 no llegaron a duplicar su valor en el período de tiempo analizado. El resto tuvo incrementos por encima del 100%, incluyendo algunos lácteos, como la leche fresca (134%) y el queso cremoso (112%), entre otros.

Seguir leyendo: