Inflación: el Gobierno cree que en abril se acercó otra vez al 7,7%, advierte por efecto del dólar y apuesta al FMI para frenarla

Destacaron la importancia de la negociación con el Fondo para fijar las expectativas y calmar al dólar luego de su reciente suba; los consultores prevén que en mayo se sentirá el efecto del reciente salto cambiario

Compartir
Compartir articulo
Miguel Pesce y Sergio Massa
Miguel Pesce y Sergio Massa

El equipo económico estima que la inflación terminará este mes muy cerca del resultado del mes pasado, que arrojó un 7,7% según el Indec.

“Va a ser parecido a marzo”, confesó una fuente oficial ante la consulta de Infobae sobre las mediciones preliminares del índice de precios al consumidor (IPC).

“Una parte del efecto de la suba en la carne avícola por la gripe aviar del mes pasado se trasladó a abril y va a volver a pegar en los alimentos y le pega a la inflación núcleo”, confesó la fuente.

Las mediciones oficiales previas al salto cambiario de las últimas dos semanas indicaban que el IPC podía exhibir un resultado menor al del mes pasado, que mostró una fuerte suba estacional de la educación; sin embargo, el traslado de la suba del dólar a este sensible indicador podría derivar en un número “igual, o un poco más alto” que marzo, precisaron.

Las fuentes definieron la situación actual como crítica, similar a la de un paciente en terapia y “en estado reservado”.

La posibilidad de que pase a una “sala común”, agregó, dependerá de la flexibilidad del Fondo Monetario Internacional (FMI) de cambiar el esquema de pagos del actual programa, a partir de la negociación que encarará la delegación del Ministerio de Economía en Washington desde el viernes, más allá del discurso de barricada del representante argentino en ese organismo, Sergio Chodos, contra la oposición.

Chodos señaló que economistas de la oposición le habrían pedido al Fondo que no adelantara desembolsos del segundo al primer semestre, como lo solicitó el Ministerio de Economía, aunque los referentes económicos de Juntos por el Cambio lo desmintieron.

Gabriel Rubinstein negociará con el FMI (Nicolás Stulberg)
Gabriel Rubinstein negociará con el FMI (Nicolás Stulberg)

En este sentido, en el equipo económico saben que, con la intervención de esta semana en el mercado cambiario, se intentó cortar la corrida cambiaria, pero saben que no se podrá volver a los valores vigentes hace un mes en las cotizaciones alternativas. Luego del “overshooting” de los últimos días –aunque en términos reales el dólar blue está por debajo de valores de la salida del ministro Martín Guzmán- creen que un valor razonable de esa cotización sería entre $440 y $450.

El objetivo, indicaron, es que la brecha cambiaria quede por debajo del 100%; Economía cree que, aunque sea altísima, una brecha del 70-80 por ciento es funcional a esta situación sin anclas fuertes.

Y, en ese sentido, “el” ancla, aunque el kirchnerismo enfatice lo contrario, es el acuerdo con el FMI. Sin el apoyo –adecuado a las nuevas circunstancias, enfatizan– del Fondo, tampoco podría acelerarse más la devaluación del tipo de cambio oficial, pese a que en los últimos días la depreciación corrió más rápido (8% frente al 6,5% previo, según Econviews).

Aunque el organismo quiera –y una buena parte del mercado entienda– que la devaluación debe ser más fuerte, Economía entiende que, sin reservas, todo el efecto iría directo a una suba mayor de los precios, montado sobre una inflación que en abril ya habría alcanzado el 107% en el último año.

“Hay aumentos defensivos, reacciones apuradas a lo que se asume será el costo de reposición futuro en un contexto de inestabilidad cambiaria. La inflación de estas categorías fue, en promedio, 6%” (Moll)

Por otro lado, la fuente subrayó que se está haciendo un esfuerzo fiscal que no luce en medio de esta crisis. “Hay contracción fiscal en estos últimos dos meses”. De hecho, en marzo el gasto cayó, pero el problema es que la recaudación cayó más. Economía atribuye este fenómeno a la brecha cambiaria que frena la recaudación en los derechos de exportación más que a una potencial recesión.

Y, justamente, afirman que para que aumenten las exportaciones tiene que haber más certeza cambiaria. “Tienen que percibir que el mercado cambiario está bajo control”, afirman.

En este sentido, creen que, aunque algunos productores retengan un tiempo las ventas ante la perspectiva de una potencial mejora cambiaria, “pueden esperar unas semanas, pero necesitan financiamiento para tener capital de trabajo y hoy crédito de los bancos no hay”.

La visión de los analistas

En este contexto, el estudio ECO GO de Marina Dal Poggetto estimó que la inflación de este mes podría llegar al 7,5% aproximadamente y dejará un alto arrastre para mayo debido a los movimientos del dólar. En su último informe mensual, ECO GO subrayó que se acelera la dinámica inflacionaria en el marco de una mayor velocidad de la devaluación -tanto del tipo de cambio oficial como de los alternativos- y de reservas netas bajas en el BCRA, de USD 1027 millones. “La frazada corta se volvió a encoger”, advirtió.

Santiago Manoukian de Ecolatina afirmó que rondaría el 7%, lo que llevaría la inflación interanual al 106%; esta última semana, con la fuerte volatilidad cambiaria, observaron aumentos en bienes durables del 6%.

“Hay aumentos defensivos, reacciones apuradas a lo que se asume será el costo de reposición futuro en un contexto de inestabilidad cambiaria. La inflación de estas categorías fue, en promedio, 6%”, agregó Federico Moll, de la misma firma. Para diciembre, creen que el IPC acumulará el 115%.

“La suba del dólar va a tener mayor impacto el mes próximo; en una economía fuertemente indexada, con muchas restricciones para acceder al dólar oficial, esperamos que haya un traspaso importante de la suba de la cotización de los dólares financieros a los precios”, señaló el analista.

El precio de los alimentos siguió alto en abril (Reuters)
El precio de los alimentos siguió alto en abril (Reuters)

Ecolatina registró una inflación del 7,3% en la primera quincena de abril; en el mismo período, Brasil tuvo una inflación del 0,7% y México deflación del -0,1%.

Camilo Tiscornia coincidió: 7,5% para este mes e interanual 107%. “Para fin de año proyectamos 125 aproximadamente y en alza”, advirtió el socio de C&T.

La última medición del REM marcaba para diciembre una inflación del 110%, pero todos los analistas volvieron a mirar los números a partir de la reciente volatilidad cambiaria. “Los números asustan”, confesó un consultor que mide los precios en forma cotidiana. Para el Indec, la sensibilidad es mayor, ya que capta a los comercios de cercanía más que las estimaciones privadas -focalizadas en los super e hipermercados- y en estos locales de barrio se verificó una suba mayor de los precios.

Seguir leyendo: