Mercados poscanje: la recuperación podría llegar si coinciden el arreglo por la deuda y el fin de la cuarentena

El Gobierno negocia con los acreedores mientras se profundiza la recesión. Los analistas avizoran oportunidades financieras si se da una reestructuración en conjunto con la flexibilización de las restricciones por la pandemia

jgasalla@infobae.com
Los activos argentinos son los que más perdieron en los últimos dos años. (EFE)
Los activos argentinos son los que más perdieron en los últimos dos años. (EFE)

La economía argentina transita el peor de los presentes, con indicadores de la actividad real que caen a tasas de dos dígitos y precios de los activos financieros en su tercer año consecutivo de baja.

Esta zona de piso podría ser el inicio de una incipiente recuperación a partir del tercer trimestre tanto para la economía real como para las cotizaciones bursátiles si se dan dos condiciones básicas como imprescindibles: el canje de deuda y el fin del confinamiento por el coronavirus.

El economista Diego Martínez Burzaco señaló que “la noticia de la propuesta de reestructuración fue una sorpresa, si se quiere, positiva. Terminó de cerrar una propuesta bastante razonable, con alguna conservación de las cláusulas legales del anterior canje de 2005 y eso fue un paso hacia adelante en la oferta”.

Desde los máximos de 2018, las acciones acumulan una baja promedio de 78% en dólares, y los bonos, de un 60%

“La mejora considerable de valor presente también fue un avance respecto de la anterior propuesta inconsulta y que generó rechazo inicial. Hubo una convalidación de esto el día lunes, que coincidió con un buen día en los mercados en el mundo, y los precios se sostuvieron en la semana”, dijo a Infobae.

Sobre el cierre de las operaciones bursátiles del miércoles se conoció un comunicado conjunto de los grupos Ad Hoc (Black Rock) y Exchange Bondholders en el que rechazaron la nueva oferta y cuestionaron no haber sido consultados por el Gobierno argentino, aunque propusieron seguir discutiendo mejoras, aun con margen de tiempo ante la fecha límite del 4 de agosto.

“Hay una cuestión central: qué va a hacer el principal grupo de acreedores, que pueden voltear o dar luz verde a un canje que exige un alto nivel de aceptación. Creo que estamos más cerca de un canje con un buen acuerdo en estos términos y podemos tener un buen rally financiero de concretarse, todavía disociado de la realidad económica. Pero un acuerdo es necesario para sentar las bases y recuperar la economía hacia el último trimestre o ya entrado el 2021”, añadió Martínez Burzaco.

Un acuerdo por la deuda limpiaría el horizonte para la deuda de las provincias y el refinanciamiento de empresas grandes a tasas atractivas (Martínez Burzaco)

Por eso, el economista observó “más potencialidad sobre acciones que sobre bonos. Un acuerdo por la deuda limpiaría el horizonte financiero principalmente para la reestructuración de la deuda de provincias y el refinanciamiento de empresas grandes a tasas atractivas”.

La economía argentina atraviesa la segunda recesión más extendida y profunda de su historia, solo superada por la crisis de 2001 y 2002. Aunque sin un próximo horizonte de de salida, el año que viene podría sobrepasar el triste récord negativo de aquel colapso del PBI.

Desde los máximos del índice S&P Merval en dólares, de 1.800 puntos en febrero de 2018, a los menos de 400 puntos en el presente, las acciones argentinas se hundieron un 78% en promedio. Los precios de los bonos soberanos en dólares retrocedieron en ese lapso un 60%, hasta estos días, en default desde el 22 de mayo pasado. A la vez la caída de actividad se extiende por nueve trimestres y no tiene horizonte de salida antes del primer trimestre de 2021, lapso en el que acumularía una baja de no menos de 15 por ciento.

“Hay una cláusula de consentimiento mínimo, que deja abierta la negociación y protege a quien se vaya a arriesgar por aceptar la nueva propuesta” (Santiago Abdala)

Un análisis del Grupo SBS consideró que “el tercer trimestre de 2020 debería traernos dos grandes eventos: la resolución de la saga de la deuda -la última propuesta es un paso en el camino correcto- y el fin de la cuarentena. Esto enfrentará a la administración actual con la necesidad de plantear un camino económico para la recuperación; un programa sería ideal. La existencia o no de este programa en primer lugar, y la consistencia fiscal, monetaria y cambiaria en segundo lugar, determinará nuestra vocación de asumir mayores riesgos”.

“En acciones, creemos que sigue habiendo oportunidades puntuales, especialmente para quienes están en deuda en dólares y se acercan rápidamente al techo de la oferta”, refirió el Grupo SBS. Y acotó que “en pesos, esperamos mantener apuestas por CER y dólar linked. En dólares, sin el menú de salida es difícil aventurarse, pero más allá del soberano, en terreno corporativo creemos que hay opciones”.

Si se concreta el canje de deuda, en el corto plazo los analistas prevén un margen para la suba de acciones, bonos en pesos e incluso deuda corporativa

Santiago Abdala, director de Portfolio Personal Inversiones, destacó que “hay una cláusula de consentimiento mínimo, que, si no se llegara alcanzar, no se hace el canje y se vuelve a negociar. Esto protege a quien se vaya a arriesgar por esta nueva propuesta. De hecho, todo el arco político está pujando por la reestructuración, el sector empresario también, e incluso como buen punto, creemos que no habría obstáculos para avanzar, una vez finalizado este canje, con el de ley nacional, sin dudas, una noticia positiva, que según se afirma recibiría un tratamiento equitativo a la ley extranjera”.

El último cierre de los bonos argentinos, correspondiente al miércoles 8.
Fuente: Rava Online.
El último cierre de los bonos argentinos, correspondiente al miércoles 8. Fuente: Rava Online.

“Quien compra bonos a estos niveles especula con que Argentina, en algún momento -y con un alivio de sus obligaciones en dólares tan importante como sería el resultado de esta reestructuración-, va a pasar a rendir algo más parecido a un 10% o debajo, que a un 13%, que es lo que se puede calcular que estará rindiendo hoy. Si eso se diera así, tenés un 30%-35% de potencial de suba, en particular en los legislación nacional”, describió Abdala.

Los cambios introducidos en la nueva oferta elevaron el Valor Presente Neto a niveles que promedia los USD 53,50 por cada USD 100 de deuda nominal y que representa una mejora significativa en relación a los USD 40 iniciales, y también a la oferta de junio, que nunca se llegó a formalizar, cercana a los USD 47 por cada 100 dólares invertidos.

Juan Nápoli, presidente del Banco de Valores y director de ADEBA (Asociación de Bancos Argentinos), aseguró que la primera impresión ante la nueva propuesta fue “una respuesta positiva a una oferta que es atractiva y auspiciosa y va a terminar de forma exitosa con el proceso de canje”. Al respecto, consideró que “por la oferta que se hizo se va a llegar al mínimo de adhesión del 60%, es una estimación”.

En declaraciones radiales, Nápoli anticipó que “entre la pandemia y la deuda, después habrá algún plan más integral” e indicó que “se habla de un anuncio de la oferta finalizando con la pandemia y tratando de relanzar un Gobierno que arrancó con demasiado problemas, entre otras cosas, por esta pandemia”.

Seguí leyendo:

Qué debería hacer el Gobierno para que los grandes bonistas acepten la oferta para salir del default

Alberto Fernández apostará al desgaste de BlackRock y al apoyo de Trump para cerrar un acuerdo con los bonistas

BlackRock acusa de intransigencia a la Argentina y pone como ejemplo su acuerdo con Ecuador

La Argentina transita otra crisis histórica: controles de cambios, default y cuarentena profundizan la recesión


MAS NOTICIAS
COTIZACIÓN PRINCIPALES MONEDAS