La fuerte denuncia de la modelo Melissa Satta tras separarse del tenista Mateo Berrettini: qué dijo de las versiones de su “adicción al sexo”

La influencer publicó un extenso comunicado tras la ruptura de la pareja y las acusaciones que enfrentó a raíz de las continuas lesiones del deportista: “No dejan de inventar historias picantes sobre mí”

Compartir
Compartir articulo
Satta y Berrettini: se terminó el amor tras un año de vínculo
Satta y Berrettini: se terminó el amor tras un año de vínculo

Melissa y yo ya no estamos juntos”. Tal como lo reconoció, Matteo Berrettini esperaba esa pregunta en la rueda de prensa virtual llevada a cabo en las últimas horas. La ruptura de la pareja italiana expuso una acusación a la modelo, a quien apuntaron por una supuesta “adicción al sexo” que habría hecho mella en el actual 125° en el ranking ATP, atravesado por un sinfín de molestias físicas. Todo en base a que la influencer contó años atrás que su anterior pareja, el futbolista ghanés Kevin-Prince Boateng, se lesionaba por un exceso en las relaciones sexuales.

Las respuestas de Berrettini reproducidas por el diario italiano Corriere Dello Sport apuntaron a una posible vuelta al circuito ATP para afrontar el Masters 1000 de Miami (del 20 al 31 de marzo) después de haber sufrido infinidad de percances en la muñeca (con paso por el quirófano incluido), en el pie y abdominales, entre otros obstáculos que le sacaron continuidad al ex número 6 del mundo, cuya última aparición tuvo lugar en el US Open 2023. Sin embargo, la ilusión por el regreso quedó desplazada absolutamente por su costado amoroso debido a la furiosa respuesta de Melissa Satta con un mensaje hacia sus críticos por difamación.

“Y aquí estoy, una vez más obligada a asumir mi autodefensa ante el tribunal de la inquisición mediática, sin haber cometido ningún ‘delito‘, ni ningún comportamiento connotado de reprobabilidad moral. Nada. Esta vez, la prensa (y pido disculpas a quienes ejercen la profesión periodística con conciencia, empeño y preparación, si utilizo un término que los aglutina con quienes utilizan el papel impreso como mero ejercicio de chabacalería social), a propósito de mi discutida ‘ruptura‘, no dejó de hacer más sabrosa la noticia para vender unos cuantos ejemplares impresos o ganar unos cuantos clics más, calificándome de ‘adicta al sexo‘”, escribió la influencer en una publicación vertida en su cuenta oficial de Instagram, seguida por casi cinco millones de personas.

El fuerte descargo de Melissa Satta
El fuerte descargo de Melissa Satta

Más allá de esa publicación, Satta también dedicó una serie de historias con las capturas de distintos portales que se hicieron eco de ese apodo para referirse a ella: “Todo empezó en este sitio. Las noticias falsas llegaron hasta aquí. La violencia psicológica es tan grave como la violencia física”. El origen de la adicción negada por la protagonista se remonta a una declaración suya realizada en 2012 sobre la relación mantenida con Boateng, con quien tuvo un hijo y se separó en 2020: “La razón por la que siempre está lesionado es porque tenemos sexo entre siete y diez veces a la semana”. Poco tiempo después, reconoció su error al contar esa intimidad: “En el fútbol tienes que tener cuidado con lo que dices, especialmente cuando se trata de sexo, no te puedes imaginar el torbellino en que se convirtió aquello. No soy una ninfómana”.

El descargo escrito en redes sociales bajo la consigna “no más violencia de ningún tipo” profundizó en esa imputación: “Sepan ustedes que el mero hecho de tener que escribir sobre mí misma dando cuenta de una definición que me lacera profundamente requiere una enorme fortaleza psíquica porque me siento catapultada al banquillo de los acusados, obligada a defenderme en un sistema perverso en el que no existe la presunción de inocencia, sino la de culpabilidad, por lo que, en base a esa carga inversa de la prueba -si soy incapaz de demostrar hechos en mi defensa- seré culpable”.

No es la primera vez que me veo obligada a defenderme de algún sinvergüenza que, para estimular la imaginación de los lectores más sensibles al tema, no deja de inventar historias picantes sobre mí, sin importarle lo más mínimo el sufrimiento que me causan como madre, antes que como mujer y como persona”, declaró. Y advirtió: “Estoy decidida a llegar hasta el fondo del asunto y a denunciar a cualquier repugnante difamador de periódicos que ceda a la tentación de denigrarme de una manera tan gratuita y sin provocación, ¡poniendo en peligro mi propia seguridad personal!”.

"La violencia psicológica es tan grave como la violencia física", escribió Melissa Satta
"La violencia psicológica es tan grave como la violencia física", escribió Melissa Satta

Melissa, de 38 años, se puso en pareja con Matteo Berrettini, de 27 abriles, en enero de 2023 y los antecedentes que rodearon la relación de la mujer con Kevin-Prince Boateng estuvieron sobre la lupa del rendimiento de su -ahora- ex pareja. Berrettini ya se ha perdido cuatro torneos de Grand Slam por lesión desde su presencia en Wimbledon 2021. Su participación en el All England Club durante la temporada pasada terminó en octavos de final, fue eliminado en la primera ronda del Abierto de Australia y en segunda ronda del US Open en los Estados Unidos.

El revuelo por los malos resultados provocó una respuesta de Matteo con la intención de despegar a su noviazgo de los problemas físicos: “No puedo concebir cómo una relación puede permitir que no hagas tu trabajo, pero la gente habla. Vivimos en la era de las redes sociales, en la que todo el mundo puede decir cualquier cosa, y me parece que se ha perdido la educación general. Al final, sin embargo, estoy feliz, esto es lo que importa. Pagué el precio de esta rutina”.

El comunicado completo de Melissa Satta

Y aquí estoy, una vez más obligada a asumir mi autodefensa ante el tribunal de la inquisición mediática, sin haber cometido ningún “delito”, ni ningún comportamiento connotado de reprobabilidad moral. Nada. Esta vez, la prensa (y pido disculpas a quienes ejercen la profesión periodística con conciencia, empeño y preparación, si utilizo un término que los aglutina con quienes utilizan el papel impreso como mero ejercicio de chabacalería social), a propósito de mi discutida “ruptura”, no dejó de hacer más sabrosa la noticia para vender unos cuantos ejemplares impresos o ganar unos cuantos clics más, calificándome de “adicto al sexo”.

La historia subida por Melissa Satta: "Todo empezó en este sitio. Las noticias falsas llegaron hasta aquí"
La historia subida por Melissa Satta: "Todo empezó en este sitio. Las noticias falsas llegaron hasta aquí"

Ahora bien, sepan ustedes que el mero hecho de tener que escribir sobre mí misma dando cuenta de una definición que me lacera profundamente requiere una enorme fortaleza psíquica porque me siento catapultada al banquillo de los acusados, obligada a defenderme en un sistema perverso en el que no existe la presunción de inocencia, sino la de culpabilidad, por lo que, en base a esa carga inversa de la prueba -si soy incapaz de demostrar hechos en mi defensa- seré culpable.

Muchas veces he pensado, y sigo haciéndolo, que pertenezco a un mundo de personas a las que el destino ha reservado la suerte de ser personajes públicos, y que tengo que tener en cuenta alguna inevitable invasión en mi vida privada, pero no es la primera vez que me veo obligada a defenderme de algún sinvergüenza que, para estimular la imaginación de los lectores más sensibles al tema, no deja de inventar historias picantes sobre mí, sin importarle lo más mínimo el sufrimiento que me causan como MADRE, antes que como MUJER y como PERSONA.

Y no quiero utilizar el machismo como combustible para alimentar mi arrebato, ni caer en la fácil tentación de recordar noticias que a diario ven a mujeres sufrir los actos demenciales de alguna mente perturbada, pero sí creo que es hora de que la prensa asuma sus responsabilidades y desempeñe el papel de informar según los cánones habituales de verdad y corrección, evitando transmitir mensajes (en Internet se generan como una forma de epidemia virulenta) que pueden tener efectos devastadores en las mentes más frágiles.

"¡Son sólo algunos!", el posteo de la ex pareja de Matteo Berrettini
"¡Son sólo algunos!", el posteo de la ex pareja de Matteo Berrettini

Por eso esta vez me juro a mí misma que no consideraré el episodio en cuestión como un mero incidente en el accidentado camino hacia la fama.

No, esta vez estoy decidida a llegar hasta el fondo del asunto y a denunciar a cualquier repugnante difamador de periódicos que ceda a la tentación de denigrarme de una manera tan gratuita y sin provocación, ¡poniendo en peligro mi propia seguridad personal!

Perdónenme por el exabrupto, pero creo que no se trata de una batalla personal, sino de una conquista de la civilización sobre el papel que debe desempeñar la información en la sociedad actual y las responsabilidades a las que debe estar llamada.

Satta y Kevin Prince Boateng, su ex pareja
Satta y Kevin Prince Boateng, su ex pareja
Además de modelo, es una importante influencer
Además de modelo, es una importante influencer