El histórico ayudante del Patón Bauza reveló la última charla que tuvieron y contó por qué no quiere visitarlo en Quito: “Es feo lo que me pasa”

El Camello Di Leo recordó el día que habló con el entrenador tras la salida de Rosario Central en 2019. “Extraño no poder ir a tomar un café con él”, señaló

Compartir
Compartir articulo
El ex asistente del técnico argentino se emocionó al recordar anécdotas y contó cuánto le afectó la última vez que lo fue a visitar a Ecuador

José Di Leo es uno de los grandes amigos de Edgardo Bauza. El Camello y el Patón convivieron durante 24 años en el ámbito del fútbol en distintos planteles y han forjado una amistad inquebrantable. En medio de un momento complicado por la salud del entrenador que supo ganar dos Copas Libertadores con Liga de Quito y San Lorenzo, su histórico ayudante de campo recordó la última charla que tuvo con el ex DT de la Selección antes de confirmarse que padecía de una enfermedad neurodegenerativa.

“Lo que más extraño de él es poder tomar un café, porque siempre teníamos un excusa para juntarnos. Me pasa que no está más, empezás a trabajar con otra gente y empezás a comparar. No es la misma relación, no son los mismos pensamientos, situaciones de cómo la manejaba el Patón y agarro y me voy a mi casa, porque sino tengo que pelearme con todos. No estoy trabajando porque me pasa eso”, comenzó Di Leo en una entrevista con el programa Super Deportivo de Radio Villa Trinidad.

Una de los momentos más duros que recordó el Camello fue cuando tuvo la última charla lúcida con el Patón, que ocurrió durante el 2019, durante su etapa en Rosario Central. “Fue el día en que nos despiden de Central. Llego al comedor y veo que había algunos llorando, no entendía bien lo que estaba pasando. Aparece el Patón y me dice: ´Camello, nos rajaron´. Se van todos y nos quedamos hablando, estaba muy amargado. Me dijo: ´No entiendo como nos sacan de la mano algo que amamos, estos muchachos no saben lo que están haciendo´. Esa fue la última charla lúcida que tuve con él”, recordó.

Por último, el asistente que acompañó a Bauza en su carrera como entrenador contó lo duro que representa para él ir a visitarlo a Quito, donde vive con sus afectos, y cuánto le afecta. “El 17 de diciembre creo que voy a ir a Ecuador. Si yo supiera que le hace bien que vaya, iría todos los días, pero las últimas veces que lo vi, terminé angustiado y llorando mucho. Me termina haciendo mal a mí y a él no sé si le hace bien que vaya y tal vez no se da cuenta. Es feo lo que me pasa”, relató el Camello, emocionado.

Edgardo Bauza durante su etapa como entrenador de la Selección Argentina, en 2016/17 (AFA)
Edgardo Bauza durante su etapa como entrenador de la Selección Argentina, en 2016/17 (AFA)

A principios de 2019, Edgardo Bauza dejó sus funciones como entrenador de Rosario Central y se desligó prácticamente del fútbol. Su entorno detectó que tenía extraños síntomas en el último tiempo y decidieron someterlo a una serie de estudios que, con el correr de los meses, determinaron que padece demencia temperofrontal, una enfermedad cognitiva.

“Fue como marcan los libros lo que le pasó. Cuando él terminó de trabajar en Central pensamos en ir al médico porque veíamos algunas actitudes raras. Fue un año y medio de consultas y estudios hasta que le dieron el diagnóstico. Cambió mucho a los 6 ó 7 meses que dejó de trabajar. Lo último que afectó esta enfermedad es el razonamiento. Fueron pasando algunas cosas”, manifestó su hijo Maximiliano hace algunos meses.

Durante la disputa de la Copa del Mundo, su representante Gustavo Lescovich había subido otra imagen en la que Bauza, quien integró el plantel de la selección argentina subcampeona del mundo en 1990, tenía puesta una camiseta albiceleste con el número 5 y su apellido (era la que había recibido durante su presentación como DT del conjunto nacional en 2016). El Patón vive actualmente en Ecuador, acompañado de su esposa y sus otros hijos.

Una de las últimas fotos del Patón Bauza, junto a su nieto
Una de las últimas fotos del Patón Bauza, junto a su nieto