La jugada en la que Cometti resultó golpeada

Transcurrían 18 minutos de la primera etapa en el Parque de los Príncipes: la selección argentina de fútbol femenino mostraba su disciplina táctica y solidaridad para soportar los embates de Japón en su debut en el Mundial de Francia. Las dirigidas por Carlos Borello dejaban la piel para sostener el resultado… Y también alguna pieza dental, como le sucedió a Aldana Cometti.

La defensora del Sevilla salió hasta mitad de campo para contener a Yuika Sugasawa, una de las futbolistas más desequilibrantes de la selección subcampeona del mundo. De espaldas, la delantera intentó pivotear frente al celo de la zaguera argentina, sin embargo, le aplicó un codazo en la boca que dejó sentida a la N° 6, de apenas 23 años.

Enseguida, Cometti se arrodilló en el césped y se tomó la boca, observando si tenía sangre. La revelación surgió cuando se acercó el cuerpo médico a controlar su estado. Allí, Aldana entreabrió la boca y dejó ver que le faltaba un diente. Lo curioso: la jueza Stephanie Frappart sancionó falta… de la argentina.

Pero a la segunda marcadora central no le afectó el golpe. Continuó destacándose, junto a Agustina Barroso, en el juego aéreo y en la fiereza. Y, aún en los momentos de mayor acoso de las niponas, rechazó todo y exhibió personalidad y voz de mando.

Cometti defiende la camiseta de uno de los equipos más poderosos de la Liga de España. Hasta la temporada pasada estuvo en el Atlético Huila, club con el que ganó la Liga de Colombia y la Copa Libertadores. Es una de las estrellas del elenco nacional: la nacida en la Ciudad de Buenos Aires ya pasó por clubes como Excursionistas, Independiente, Arsenal, Boca y Granada de España. Antes de dedicarse al fútbol, jugó también al hockey.

Y en el histórico empate frente a Japón fue una de las banderas de la resistencia de Argentina, que se animó un poco más en el segundo tiempo de contragolpe, sobre todo a partir del manejo de Estefanía Banini y de la potencia de Soledad Jaimes.

Cometti y Barroso fueron el sostén anímico y defensivo… Aunque eso a la joven del Sevilla le haya costado un diente. La historia tuvo un final feliz: en el vestuario, a la defensora le pegaron la pieza dental. Y festejó con sus compañeras un resultado inédito.

SEGUÍ LEYENDO: