Fueron tres minutos, pero en verdad duró un pestañeo. A River le costó demasiado cara la desatención. En una ráfaga, Atlético Tucumán le marcó dos goles e inclinó la balanza en la ida de los cuartos de final de la Copa de la Superliga.

El derrumbe se inició a los 34 minutos de la primera etapa cuando David Barbona jugó con Leandro Díaz y picó rumbo al área. Su compañero devolvió de primera la pelota y el ex Nueva Chicago quedó solo para definir ante Franco Armani.

El "Millonario" sacó, lanzó un pelotazo largo para Rafael Santos Borré, pero el juez de línea levantó la bandera y señaló una posición fuera de juego. El "Decano" reinició su ataque.

Tras un envío largo del "Laucha" Luchetti y una buena conexión en ofensiva, José San Román irrumpió con un potente disparo que pegó en Bruno Zuculini y se fue al córner.

Barbona ejecutó ese tiro de esquina, Leandro Díaz peinó en el primer palo y Javier Toledo definió con una palomita para el segundo.

Desde el primer grito y el segundo apenas tres minutos que de tiempo neto tuvieron apenas unos pocos segundos si se toma en cuenta que el partido estuvo detenido por el festejo del gol de Barbona, la ejecución del fuera de fuego y el lanzamiento del córner.

Para colmo, en el complemento, Franco Armani falló de manera increíble tras un disparo de Ramiro Carrera y le regaló el tercer gol a los tucumanos.

El próximo martes será hora de definir la llave: desde las 21.10 se toparán en el Estadio Monumental. Para entonces, Racing y Tigre ya habrán definido (juegan el mismo día a las 19) al primer semifinalista de esa parte del cuadro.

Seguí leyendo: