Donald Sutherland fue una rara estrella de cine que nunca eclipsó sus personajes

Desde “Gente como uno” hasta “Los juegos del hambre”, la carrera del actor canadiense que murió este fin de semana se basó en la autenticidad antes que en la búsqueda de figuración mediática

Guardar

Nuevo

Trailer de "Novecento", de Donald Sutherland

¿Era Donald Sutherland una estrella de cine? No lo parecía: un larguirucho de 1,90 metros, con una melena rizada, mandíbula de linterna y ojos ligeramente saltones e iridiscentes, era casi tradicionalmente guapo. No interpretaba a héroes de acción ni a jovencitos enamorados. Ni siquiera fue nominado al Oscar. Por pura vergüenza, la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas le concedió una estatuilla honorífica en 2017.

Es cierto que Sutherland, nacido en Canadá y formado en Londres, fallecido el jueves a los 88 años, saltó a la fama cinematográfica en los albores de los años 70, cuando estaban de moda los looks poco convencionales, y aguantó la década como uno de los nombres más destacados. Era un actor dotado, incluso genial, pero ¿una estrella? Se tomaba en serio sus papeles, pero no el juego de la industria; se percibía, más allá de la integridad de las interpretaciones, una integridad personal que le mantenía en equilibrio.

Sutherland tenía carisma, pero quizá no el ego necesario para ser una estrella de cine. Tal vez por eso no era una atracción de taquilla como algunos de sus compañeros (Redford, Nicholson, Hoffman, Hackman). En cambio, era garantía de calidad y de la agradable sensación, al final de los créditos, de que había sido el dueño de todas las escenas en las que había participado.

Trailer de "Ordinary People", de Donald Sutherland

Puede que no haya mejor ejemplo del infravalorado compromiso de Sutherland con la verdad emocional que Gente como uno, ganadora del premio a la mejor película de 1980 sobre una familia suburbana en proceso de fragmentación. Mary Tyler Moore, Timothy Hutton y Judd Hirsch fueron nominados a los Oscar (Hutton ganó), pero la interpretación de Sutherland como el padre callado y descorazonado no fue recompensada. Al principio, el actor se sintió demasiado emotivo en la devastadora escena de la cocina en la que su personaje le dice a su mujer que ya no la quiere, y acabó convenciendo al director Robert Redford para que volviera a rodar una toma más sutil.

Al principio, Hollywood y el público no sabían qué hacer con él -no podían decidir en qué nicho encajaba Sutherland- y, tras una serie de apariciones en la televisión británica en la década de 1960, el actor encontró su momento interpretando a un tonto subdelincuente en la comedia de acción sobre la II Guerra Mundial Doce del patíbulo (1967). Así que durante un tiempo fue un imbécil cómico; véase El botín de los valientes o la congraciadamente tonta Empiecen la revolución sin mí (ambas de 1970) para confirmarlo.

Pero en 1970 Sutherland coprotagonizó el papel del cirujano de combate Hawkeye Pierce, frente al trampero John McIntyre de Elliott Gould, en el éxito de la contracultura M.A.S.H., y de repente se convirtió en uno de los pocos actores de cine que parecía decir la verdad sobre la guerra y el mundo, y con un idealismo cínico que tenía sentido.

Trailer de "MASH", de Donald Sutherland

Las películas que siguieron son un ensayo sobre qué tipo de película debe protagonizar un actor que no parece ser una estrella. Klute (1971) - Jane Fonda ganó el Oscar, mientras que Sutherland era simplemente la conciencia inquebrantable y la columna vertebral de la película. Venecia rojo shocking (1973) sigue siendo una de las películas más inquietantes de su época, dividida a partes iguales entre el eros de su controvertida escena de sexo y la catarsis de su impactante final. Sutherland fue un Casanova muy olvidado para Federico Fellini en 1976, pero quizá la culpa fue nuestra por querer un ídolo de matiné en lugar del sexópata imperfecto y tempestuoso que nos dieron.

En 1978, Sutherland seguía siendo lo bastante conocido como para protagonizar un buen remake de Muertos vivos. También aceptó rodar un día como el profesor drogadicto de Colegio de animales y aceptó una tarifa fija de 35.000 dólares en lugar de un acuerdo de reparto de beneficios que le habría reportado unos 2 millones. Pero después de Gente como uno, las líneas telefónicas se cerraron misteriosamente y Sutherland no pudo conseguir una audición en un año.

Así que hizo lo que otros actores de talento hacen cuando pasa el momento: aceptó lo que vino y trabajó. La filmografía de Sutherland de los últimos 40 años está repleta de tesoros poco conocidos, de fracasos, de sinsabores y de algún que otro bombazo (Revolución, de 1985, una de las pocas veces en que el actor dio rienda suelta a su lado más sádico como oficial británico).

Un elegante espía alemán en La isla de las tormentas (1981), un sudafricano luchando contra el apartheid en Una árida estación blanca (1989), el papel ganador de un Emmy de Sutherland como coronel soviético en busca de un asesino en serie en El ciudadano X (1995), su astuto entrenador de atletismo Bill Bowerman frente al Steve Prefontaine de Billy Crudup en Sin límites (1998), todas ellas interpretaciones memorables y sólidas como una roca. Y para el nuevo milenio, Sutherland estaba listo para ser descubierto por una nueva generación de cinéfilos, primero como el adorable y adorado Sr. Bennet en Orgullo y prejuicio (2005), y luego -para mostrar a los niños su alcance- como el profundamente malvado Presidente Snow en las cuatro películas de Los juegos del hambre (2012-2015).

Trailer de "Klute", de Donald Sutherland

Incluso entonces, Sutherland se negó a rebajarse a la villanía del bigote retorcido, diciendo al New York Observer: “¿Crees que Lyndon Johnson se sintió el villano, destruyendo a un millón de vietnamitas? George W. Bush o Dick Cheney no se consideran villanos... Snow cree que es conveniente. Intenta controlar un imperio”.

En sus últimos años, Sutherland interpretó papeles con una gracia evanescente. Desentierra el thriller del mundo del arte de 2019 Una obra maestra y disfruta del rico papel secundario del actor como un pintor legendariamente solitario. O simplemente vuelve a ver el episodio 4 de la serie limitada de misterio y suspense de HBO de 2020 The Undoing, en la que su agente de poder de Manhattan le hace saber al director del colegio de su nieto quién manda. Ojalá pudiera contarte lo que dice, pero se trata de un periódico familiar. Créeme cuando te digo que es el tipo de escena que incendia las redes sociales a la vez que cala hasta los huesos al espectador. ¿Era Donald Sutherland una estrella de cine? No sé cómo se le puede llamar de otra manera.

Fuente: The Washington Post

Guardar

Nuevo