Marina Abramovic, la reina de la “performance”, ganó el Premio Princesa Asturias de las Artes

La artista serbia se quedó con el prestigioso galardón por una obra que explora “los límites del cuerpo y la mente a través de performances arriesgadas y complejas en una constante búsqueda de libertad individual”, anunció el jurado

La artista serbia Marina Abramovic . EFE/David Fernández/Archivo
La artista serbia Marina Abramovic . EFE/David Fernández/Archivo

La artista serbia Marina Abramovic, conocida como la reina de la “performance” y con una carrera de más de cinco décadas, fue galardonada con el Premio Princesa de Asturias de las Artes en España, que le fue concedido por un trabajo que explora “los límites del cuerpo y la mente a través de performances arriesgadas y complejas en una constante búsqueda de libertad individual”, según el fallo del jurado que se dio a conocer hoy.

Nacida en 1946 en Belgrado, en lo que entonces era Yugoslavia, Abramovic es autora de las series “Lips of Thomas” y “Barroco balcánico” pero una de sus obras más icónicas fue “La artista”, una performance realizada en 2010 en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, donde permaneció sentada inmóvil en una silla un total de 700 horas durante tres meses, mientras miraba a los ojos a los visitantes que se sentaban frente a ella.

La artista inició su carrera en los 70 con la serie “Ritmo”, en la que ya mostraba las claves de su trabajo y la utilización de su propio cuerpo como parte de la obra. Estudió en la Academia de Bellas Artes de Belgrado (1965-1970) y completó sus estudios de postgrado en la Academia de Bellas Artes de Zagreb (Croacia, 1972). Entre 1973 y 1975 enseñó en la Academia de Bellas Artes de Novi Sad.

Marina Abramovic con Ulay  (Captura de video)
Marina Abramovic con Ulay (Captura de video)

Después de mudarse a Ámsterdam en 1976, Abramovic conoció al artista de performance germano-occidental Uwe Laysiepen quien usaba el nombre de Ulay, con con quien compartió parte de su carrera. El objetivo de esos 12 años de colaboración con el artista, que falleció el año pasado, consistió en gestar una entidad artística única e individual, capaz de trascender los límites de lo público y lo privado. El último trabajo que llevaron a cabo se dio en 1988 y consistió en caminar por la Gran Muralla China desde los extremos opuestos para unirse en el centro y desde allí separar sus caminos con una sola palabra: adiós.

En 1997 Abramovic presentó la pieza “Balkan Baroque” en la Bienal de Venecia, por la que recibió el León de Oro a la mejor artista y ocho años después ofreció en el Solomon R. Guggenheim Museum (Nueva York) “Seven Easy Pieces”, donde en siete noches consecutivas recreó los trabajos de artistas pioneros de la performance en los años sesenta y setenta, además de dos obras propias, “Lips of Thomas” y “Entering the Other Side”.

La performer suele definirse como una “soldado del arte”, acaso por ese afán de convertir a su cuerpo en el objeto de un trabajo que va más allá de la anatomía y tiene como propósito explorar desde ella misma las posibilidades del límite.

Abramovic en "Ritmo" la performance que realizó en la galería Studio Morra de Nápoles (Italia)
Abramovic en "Ritmo" la performance que realizó en la galería Studio Morra de Nápoles (Italia)

“La gente piensa con nostalgia que antes las performances eran más radicales. Te cortabas, te desnudabas, pero ahora son un proceso más mental. Entonces, tu público podían ser 10 personas, así que en verdad casi nadie las vio. Los museos aceptan hoy las performances como el vídeo o la fotografía, pero ha llevado mucho más tiempo ganarse el respeto. Ha habido un cambio radical: cuando empecé me querían encerrar en un manicomio porque creían que estaba loca, y hoy me alaban”, sostuvo la artista en una entrevista concedida al diario El País en 2015.

Ese mismo año, Abramovic participó de la Bienal de Perfomance que tuvo lugar en Buenos Aires con una puesta que se desarrolló en el Centro de Experimentación de la Universidad Nacional de San Martín (Unsam) y de la que participaron más de 2.500 personas, quienes se sometieron a una experiencia energética para liberarse de las contantes distracciones del mundo moderno, sin aparatos tecnológicos y en total silencio.

La idea del denominado Método Abramovic, que la artista viene difundiendo en varias partes del mundo y que han practicado celebrities como la cantante Lady Gaga, es lograr una profunda introspección a través de una serie de ejercicios que apuntan a “limpiar la casa” -es decir, mente y cuerpo-, en palabras de la propia artista.

El Princesa Asturias de las Artes, que el pasado año recayó de forma conjunta en el italiano Ennio Morricone -fallecido poco después a los 91 años- y el estadounidense John Williams por sus emblemáticas composiciones que han servido como bandas sonoras a cientos de películas, es el primero de los ocho galardones convocados anualmente por la Fundación que lleva el nombre del título de la heredera de la Corona en fallarse, y que este año alcanzan su cuadragésima primera edición.

Fuente: Télam

SEGUIR LEYENDO