(Pablo Barrera Calo)
(Pablo Barrera Calo)

Los libros deberán esperar. Ya se suspendió la Feria de Londres, el Salón de París, la Feria del Libro Infantil de Bologna y todos los teatros de Alemania permanecerán cerrados hasta, por lo menos, el 19 de abril. La próxima decisión fuerte, acá en Argentina, tiene que tomarla la Feria del libro de Buenos Aires y, más allá de los temores generales y las razones de salud pública, Infobae Cultura pudo saber que los dos grandes grupos editoriales, Planeta y Penguin Random House, son partidarios de, si no suspenderla, al menos de postergarla.

La decisión obedece a que se trata de un espacio cerrado al que acude año a año un millón de personas y el peligro de contagio (con besos y selfies con los autores de por medio) es enorme. Pero también hay números en juego: “Es que va a ir menos gente y es lógico. Todavía no llegó el frío; con el frío la epidemia va a empeorar y la gente no va a querer ir. Además, los autores internacionales no van a querer venir, ninguno desea una cuarentena lejos de su casa. Va a ser todo una catástrofe de ventas”, dijo una fuente editorial.

“En un país lógico esto debería resolverse esta semana para que las editoriales no incurran en más gastos”, dijo a Infobae Cultura otra fuente. Desde Ciudad y Nación, nadie arriesga fechas pero todos dicen por lo bajo que la cancelación general de eventos y el cierre de espacios como los museos públicos o el Teatro Colón sería inminente, en paralelo con la decisión tomada por las grandes capitales del mundo afectadas por el coronavirus. Desde el gran teatro señalaron a Infobae que “la actividad por ahora es absolutamente normal y a la espera del estreno de Nabucco, el día 17 de marzo”. Sin embargo, ante la consulta también señalaron que “todo lo que indiquen los ministerios será cumplido”.

“La decisión de cerrar los museos le corresponde a Salud porque este es un tema de salud pública. Estamos esperando la indicación para eso, aún no está decidido pero podría ser cuestión de horas”, dijo una fuente cercana a uno de los ministerios. Todos saben que los privados están esperando la decisión estatal ya que hay contratos por cumplir, por lo que el dictado de la emergencia sanitaria o una indicación severa vinculada a la crisis podría ayudar a rever situaciones complejas, en las que naturalmente hay mucho dinero en juego.

Si hay una buena noticia en medio de la pandemia es que los equipos de Salud de Nación y de Ciudad están en trabajando en la misma línea, siempre comunicados, al igual que ambos ministerios de Cultura, que también están en sintonía ante la epidemia. El resto de los organismos públicos siguen con atención sus consejos y directivas para saber qué modificar en el calendario de actividades. En Argentina confirmaron dos nuevos casos y el total de contagiados ascendió a 21.

Manhattan, Nueva York, Estados Unidos (Foto: REUTERS/Andrew Kelly)
Manhattan, Nueva York, Estados Unidos (Foto: REUTERS/Andrew Kelly)

Ya hay más de 124 mil casos confirmados en todo el mundo y más de 4500 muertos, números que aumentan día a día. Los museos españoles Reina Sofía, del Prado y el Thyssen cerraron sus puertas. En Argentina se acaba de sumar el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba). “Se trata de una medida preventiva para cuidar la salud de todo el personal del museo y de sus visitantes, además de contribuir a la contención del contagio del virus”, aseguran las autoridades del museo privado ubicado en la Avenida Figueroa Alcorta que por dos semanas permanecerá cerrado; abrirán sus puertas el 25 de marzo. El asunto aquí tiene que ver con el público que allí asiste: muchos visitantes son extranjeros y provienen de países afectados.

El martes el Gobierno de Alberto Fernández anunció una partida presupuestaria extra de 1.700 millones de pesos para tratar este brote y evitar que el contagio se propague. En Francia y Alemania prohibieron las reuniones de más de mil personas, por ejemplo. En ese sentido, las instituciones culturales, que suelen reunir mucha gente, están tomando medidas de prevención a gran escala.

La bestseller española María Dueñas, que tenía pensado visitar el país para participar del Festival LEER de San Isidro, finalmente decidió cancelar su viaje. Por el momento ese festival se realizará con normalidad este fin de semana. El problema, aseguran todos, es cuando las temperaturas bajen: el virus se propaga más con el frío. Por eso la Feria del Libro, pese a que aún falta más de un mes, está estudiando bien la situación. El martes, la Fundación El Libro, los organizadores, publicó un comunicado dejando en claro que están atentos “a las novedades o disposiciones que pudieran producirse”. Según los papeles, las Jornadas Profesionales empiezan el martes 28 de abril, la inauguración al público se hace el jueves 30 y el cierre el lunes 18 de mayo.

Infobae Cultura se comunicó con las autoridades de la Feria y aseguran, al menos por ahora, que la decisión sigue siendo hacerla. Sin embargo están muy pendientes de lo que vaya a surgir del Ministerio de Salud. Porque suspenderla o postergarla es una decisión que está supeditada, no solo a las cuestiones económicas de la organización o de las editoriales que pagan por su participación, sino fundamentalmente a lo que las autoridades estatales dictaminen como lo más conveniente. En Colombia, la FILBO (Feria Internacional del Libro de Bogotá) tiene como fecha de inicio el 21 de abril, nueve días antes que la de Buenos Aires, y en estos momentos, según pudo saber Infobae Cultura, también se evalúa suspender o postergar el evento.

Hospital Argerich, Buenos Aires, Argentina (Foto: REUTERS/ Mariana Greif)
Hospital Argerich, Buenos Aires, Argentina (Foto: REUTERS/ Mariana Greif)

Para Carlos Díaz, director editorial de Siglo XXI, si la Feria del Libro se suspende sería una noticia durísima que a ellos, en particular, los golpea doble. “Para nosotros que la Feria se suspenda es un desastre como noticia porque nos representa casi un mes más de facturación; en términos de ventas es muy importante. Por otra parte, ya invertimos un montón de dinero, así que es un poco como el casino, cuando estás perdiendo y te preguntás ‘¿me quedo a recuperar?’”, le dijo a Infobae Cultura.

Para Díaz, cuya editorial publica grandes nombres y títulos de las ciencias sociales, “lo peor que puede pasar por otra parte es que se haga, no vaya gente, se cancelen actos y perdamos aún más plata. Lo pienso a nivel personal y sé que yo no llevaría ahí a mi familia en un momento como éste. Soy muy pesimista con la evolución del virus, por lo que lo ideal es ver si se puede reprogramar de alguna manera”.

Este es un año especial para Siglo XXI, porque la editorial cumple 20 años. “Si bien estamos pensando y programando muchos eventos en diferentes lugares y espacios, la feria era ‘el’ lugar para celebrar... así que en ese sentido nos mata”, insiste Díaz. “Pero bueno, paciencia, yo ya estoy mentalizado que no van a salir cosas buenas de aquí”, concluye en esta breve conversación telefónica.

Otro editor de un sello independiente habló con Infobae Cultura: “Para nosotros sería mejor esperar unos días y ver, pero es verdad que las editoriales más chicas que no construyen sus stands pueden esperar un poco más a ver qué pasa. Las grandes, cada día que pasa, pierden más dinero. Si los especialistas dicen que hay que suspenderla, que la suspendan. Antes de poner una sola vida en riesgo yo la suspendería”.

El Teatro Colón también podría verse afectado en las próximas horas (Nicolás Stulberg)
El Teatro Colón también podría verse afectado en las próximas horas (Nicolás Stulberg)

El Ministerio de Cultura de la Nación empezó a rever sus actividades inmediatas. Por ejemplo, los Encuentros Federales de Cultura EscuchARnos, que se iban a desarrollar el viernes 13 y sábado 14 de marzo en Resistencia, finalmente fueron postergados. “Se trata de una medida sanitaria preventiva frente a los casos de infección por coronavirus COVID-19 detectados en dicha ciudad con el fin de proteger y preservar la salud de todas y todos los participantes, trabajadores y asistentes a dicho encuentro”, aseguraron las autoridades de la cartera que lidera Tristán Bauer. Serán reprogramados pero aún no hay fecha.

“Es muy importante tomar conciencia sobre la necesidad de informar responsablemente y tomar los recaudos requeridos siguiendo el protocolo del Ministerio de Salud de la Nación generando y fomentando una cultura del cuidado en todos los argentinos y argentinas”, se lee en un comunicado que hicieron circular en las últimas horas.

En el Gobierno de la Ciudad, sus funcionarios se reúnen con regularidad para seguir el tema y están estudiando qué hacer respecto de las 300 actividades culturales programadas en Buenos Aires, pero también con la enorme cantidad de eventos privados masivos. “Cuando uno se larga a postergar, el resto lo sigue. Todos actuamos con prudencia, los datos actuales hablan de casos importados, todavía no parece la situación de la fase siguiente que es la de aislamiento generalizado, pero la dinámica cambia minuto a minuto”, aseguró otra fuente estatal.

La última recomendación es que todo evento, competencia o foro con público masivamente extranjero sea suspendido. Además, que todos los que volvieron de un viaje al exterior en áreas de riesgo (Estados Unidos, Europa y sobre todo Asia) permanezcan en sus casas para, en el caso de estar infectados, evaluar los posibles síntomas y evitar el contagio.


SEGUÍ LEYENDO