Por Esteban Castromán / Iñaki Echeverría

Spinetta, El Marcapiel // Postales de intimidad sonora

Hola, querido lector. Esta vez te propongo un ejercicio: pensá y contame cuáles fueron aquellas canciones que acompañaron distintos momentos de tu vida, que estuvieron ahí con vos observando cada una de tus mutaciones y que ahora atesorás cual retazos de melancolía específica.

Perdón, querido lector, por hablar en pasado. Recién me doy cuenta de que podría sonarte algo extraño, como si fuese un juego apocalíptico donde a tu tiempo disponible le quedara poco. Pero no, todo lo contrario. Más bien se trata de recuperar la dimensión musical de tus historias memorables con formato playlist cronológica.

Ojo, querido lector, también es válido si decidís adulterar la química remota, recordar tan solo ciertas versiones maxi, modificar el orden, excluir algún one-hit wonder, porque en definitiva se trata de vos. Y la vida es una fábrica de historias. Salvo la experiencia del puro presente sucediendo en tiempo real, el pasado es una ficción realista de la memoria selectiva y el futuro una hoja en blanco.

Entonces, querido lector, ¿quién mejor que vos para diseñar el fluir musical de tu propia historia?

Te pongo un ejemplo: Luis Alberto Spinetta. Confieso que aunque lo considere un genio y la mayoría de sus canciones me gustan, ninguna está entre las primeras diez preferidas de mi lista. En cambio, Iñaki rememora varios hitos específicos e intensos con banda de sonido spinettiana. Y lo expresa en esta maravillosa viñeta_gif:

Más allá de la música, el aura artística de Spinetta siempre fue un ovni inquieto que supo explorar otras disciplinas como la literatura, la filosofía y las artes visuales.

Cada canción que compuso, cada disco que grabó, cada grupo que fundó a lo largo de su historia podría descifrarse como fragmento de una obra global, donde los espíritus de Rimbaud, Van Gogh, Dalí, Escher, Lü Dongbin, Jung, Freud, Nietzsche, Foucault, Deleuze, Sartre, Castaneda y Artaud escapan del juego Ouija compositivo, para disfrazarse como piezas de un rompecabezas extraño.

Tal vez responda a una fantasía infantil, pero cuando pienso en Spinetta mi psiquis reconstruye su imagen así: chamán poético, médium que conecta galaxias remotas e íntimas, ufólogo del crudo realismo social. Y para ejemplificar esto último, pienso en el título del disco de 1988, Téster de violencia: una ecualización perfecta entre glosario de escuela industrial con orientación en electrónica y problemática coyuntural imperecedera.

La quinta canción de ese disco (última del lado A en formato vinilo) se llama "El marcapiel". Y ese fue nombre elegido homenajear la figura y obra de Luis Alberto, la tercera edición de un encuentro que se realizará el próximo miércoles 23 de enero (aniversario de su nacimiento) en Ciudad Cultural Konex.

El evento tendrá la dirección general de Javier Malosetti y contará con la presencia de importantes músicos que acompañaron a Spinetta a lo largo de su carrera, y otros invitados especiales. La lista está integrada por Lisandro Aristimuño, Guillermo Arrom, Fabiana Cantilo, Claudio Cardone, Daniel Colombres, Baltasar Comotto, Grace Cosceri, Lito Epumer, Dhani Ferrón, Mono Fontana, Rodolfo García, Liliana Herrero, Cristian Judurcha, David Lebón, Ricardo Mollo, Daniel Rawsi, Machi Rufino y Gustavo Spinetta. ¡Imperdible!

 

* Spinetta, El Marcapiel en Parador Konex
Miércoles 23 de enero a las 19 horas
Ciudad Cultural Konex
Sarmiento 3131 – CABA

 

______

SEGUÍ LEYENDO