Salvatore Mancuso: revelaciones impactantes que sacudieron a Colombia y que reviven con su regreso al país

El regreso del ex comandante paramilitar generó grandes expectativas en cuanto a la búsqueda de verdad y justicia, especialmente después de que en el pasado revelara secretos relacionados con la historia de violencia del país

Compartir
Compartir articulo
Salvatore Mancuso Gómez, tras 16 años de exilio forzado por la justicia, volvió a Colombia, desatando una oleada de controversias y expectativas - crédito Jesús Aviles/Infobae
Salvatore Mancuso Gómez, tras 16 años de exilio forzado por la justicia, volvió a Colombia, desatando una oleada de controversias y expectativas - crédito Jesús Aviles/Infobae

Salvatore Mancuso Gómez, un nombre que resonó durante años, volvió a la escena después de un largo exilio forzado por la justicia. Su regreso a Colombia, luego de casi 16 años, desató una oleada de controversias, expectativas y desconfianza. Para algunos, su presencia en el país es una afrenta a la memoria de las víctimas y un recordatorio amargo de un pasado marcado por la violencia y el terror; sin embargo, para otros, representa una oportunidad única para esclarecer la verdad y avanzar hacia la reconciliación.

Su pasado como jefe paramilitar lo coloca en el epicentro de uno de los capítulos más oscuros de la historia de Colombia: el auge y la caída de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), un grupo armado que sembró el terror a lo largo y ancho del país.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel.

Su retorno, sin embargo, no estuvo exento de dificultades y obstáculos legales. Después de ser deportado por Estados Unidos, donde cumplió una condena por narcotráfico, Mancuso se encontró con un panorama incierto, puesto que la justicia colombiana lo esperaba, pero también con un cúmulo de preguntas y exigencias de verdad y justicia.

Ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), el excomandante de las AUC protagonizó una serie de audiencias que sacudieron los cimientos de la historia. Durante cuatro días, el exjefe paramilitar desenterró secretos y revelaciones que, aunque fueron consideradas ciertas, también sembraron duda sobre la veracidad de sus declaraciones. Desde la planificación de masacres hasta la complicidad de altos funcionarios del Estado, hasta pasó por acusaciones de financiamiento por parte de empresas privadas.

Salvatore Mancuso regresó a Colombia para convertirse en gestor de paz - crédito Jesús Avilés/Infobae
Salvatore Mancuso regresó a Colombia para convertirse en gestor de paz - crédito Jesús Avilés/Infobae

Estas son algunas de las afirmaciones hechas por el excomandante, las cuales muchos consideran verídicas, aunque en su mayoría carecen de evidencia sólida, pero muchos creen que sus “experiencias” han contribuido a la búsqueda de la verdad.

1. Desapariciones en Venezuela:

Entre las declaraciones más impactantes de Mancuso, destaca su revelación de que algunos miembros de autodefensa ingresaron a Venezuela con la intención de hacer fosas donde habrían enterrado alrededor de 200 personas. Esta declaración surgió mientras el exjefe paramilitar discutía una orden que había dado para desaparecer a las víctimas del Bloque Catatumbo en territorio venezolano, con el fin de no afectar las cifras de los mandos militares en la región.

Mancuso afirma que esto se debió a una directriz nacional: “La orden de desaparecer a las víctimas venía de la fuerza pública y del comandante Carlos Castaño (…) Las mismas Fuerzas Militares nos dicen: ‘ustedes tienen al lado a Venezuela’”.

Aunque la orden de desaparecer a las víctimas por parte de los altos mandos militares a las AUC no era nueva, el hecho de las fosas de víctimas paramilitares en Venezuela fue un tema enterrado en expedientes de Justicia y Paz hasta ese momento.

2. Asesinato de un alcalde:

Durante una audiencia en la JEP, Salvatore Mancuso hizo una declaración relacionada con el asesinato del alcalde de El Roble (Sucre), Eudaldo Tito Díaz, en 2003. Según Mancuso, él mismo denunció ante el entonces presidente Álvaro Uribe Vélez que Díaz estaba en peligro, pero en lugar de brindarle protección, el exmandatario ordenó retirar su esquema de seguridad, lo que llevó al trágico desenlace.

Mancuso afirmó: “Denunció ante el entonces presidente Uribe que lo iban a matar, Uribe lo que hizo fue quitarle el esquema de seguridad y nosotros lo matamos”.

Entre las revelaciones más impactantes de Mancuso fue la supuesta complicidad del gobierno en la muerte del alcalde de El Roble - crédito Colprensa
Entre las revelaciones más impactantes de Mancuso fue la supuesta complicidad del gobierno en la muerte del alcalde de El Roble - crédito Colprensa

Ante estas acusaciones, el expresidente emitió un comunicado, para ese entonces, extenso en el que negó haber ordenado retirar la protección del alcalde Díaz. Según Uribe, el entonces director de la Policía, el general Teodoro Ocampo, había proporcionado seguridad a Díaz, y él mismo había solicitado protecciones para el alcalde amenazado. Sin embargo, Juan David Díaz, hijo de Tito Díaz, respondió al exmadantario pidiéndole que no mintiera y recordándole que la Nación fue condenada precisamente por no proteger adecuadamente a su padre.

3. Falsa desmovilización del EPL:

Durante el segundo día de audiencia en el proceso del proceso judicial que sigue avanzando ante la JEP, el excomandante paramilitar, dejó boquiabiertos a los presentes al narrar una serie de revelaciones impactantes sobre la supuesta connivencia entre altos mandos militares y funcionarios del Gobierno nacional en una operación de falsa desmovilización del Ejército Popular de Liberación (EPL) en 1996.

Según el relato de Mancuso, la coordinación entre los paramilitares y el gobierno de la época, encabezado por Ernesto Samper, fue fundamental para llevar a cabo lo que él describió como una “desmovilización ficticia” del Ejército Popular de Liberación (EPL). En sus palabras, “El comandante Carlos Castaño habló directamente con el ministro Serpa y le informó que íbamos a adelantar esas operaciones. El Gobierno estaba enterado (…) Desde el gobierno Samper sabían que esta era una operación de autodefensas”.

La contundencia de estas afirmaciones provocó una reacción inmediata por parte de la magistrada Pilar Valencia, quien formuló una pregunta directa y contundente: “¿El gobierno de Ernesto Samper sabía que la desmovilización en 1996 de una facción del EPL era una farsa?” A lo que Mancuso respondió sin titubear, implicando directamente a altos funcionarios del gobierno de la época en el conocimiento y la participación activa en dicha estratagema.

Esta desmovilización simulada del EPL es un hecho ampliamente documentado y probado, tanto es así que figuras emblemáticas del crimen organizado en Colombia, como alias Otoniel, líder histórico del Clan del Golfo, se contaban entre los supuestos guerrilleros que pasaron a integrar las filas paramilitares de las AUC en ese mismo año.

4. El DAS como enemigo:

El excomandante paramilitar desató una bomba informativa al afirmar que el exsubdirector del DAS José Miguel Narváez entregaba listados de objetivos militares, entre ellos el actual canciller Álvaro Leyva y el presidente Gustavo Petro.

Mancuso reveló que Narváez suministraba información a los paramilitares, primero a través de altos mandos militares y luego como funcionario de inteligencia. Según el excomandante de las AUC, Narváez estigmatizaba a líderes políticos y defensores de derechos humanos, afirmando que “hacían más daño que varios guerrilleros”.

5. Solicitudes para el paramilitarismo:

El exparamilitar arrojó luz sobre la solicitud de Francisco Santos para la creación del Bloque Capital, desencadenando una ola de peticiones similares en diferentes regiones del país. “Con estos pedidos, yo me iba y decía ‘montemos Convivir’”, mencionó, señalando el papel del exvicepresidente en el establecimiento del controvertido modelo.

Ante la JEP, Mancuso protagonizó una serie de audiencias que sacudieron los cimientos de la historia colombiana - crédito Inpec
Ante la JEP, Mancuso protagonizó una serie de audiencias que sacudieron los cimientos de la historia colombiana - crédito Inpec

Mancuso destacó la implicación de Santos, así como la del exvicepresidente Álvaro Uribe, al explicar el funcionamiento de Convivir como una fachada legal para la violencia paramilitar. Esta no es la primera vez que se menciona la participación de Santos en este tipo de actividades. Desde 2007, Mancuso afirmó en el desarrollo del proceso de Justicia y Paz que Santos le solicitó crear un bloque paramilitar en Bogotá a finales de los 90.

La respuesta de Santos no se hizo esperar, en ese entonces, calificó las acusaciones como “infundios” que surgen periódicamente coincidiendo con el calendario electoral.

6. Masacres con apoyo militar:

Mancuso proporcionó detalles sobre la planificación de las masacres en La Granja (1996) y El Aro (1997), dos corregimientos de Ituango (Antioquia). El excomandante paramilitar explicó cómo la orden de llevar a cabo estos actos llegó desde altos cargos gubernamentales, pasando por el entonces secretario de gobierno de la Gobernación de Antioquia, Pedro Juan Moreno, hasta llegar al general Iván Ramírez y la Cuarta Brigada.

Según el ahora gestor de paz, estas operaciones fueron planificadas un año antes con la complicidad de altos mandos militares desde la Cuarta Brigada en Medellín. Esta revelación arroja luz sobre la participación directa del Ejército en las masacres perpetradas por los paramilitares, denunciada desde 1997 por el abogado defensor de derechos humanos Jesús María Valle.

7. Vínculos con el coronel (r) Publio Hernán Mejía:

Durante su testimonio, Mancuso reveló detalles sobre la colaboración entre paramilitares y militares, específicamente mencionando al coronel (r) Publio Hernán Mejía. El exparamilitar señaló que Jorge 40 trabajó con el mencionado coronel, que está siendo imputado por la JEP por su presunta responsabilidad en 75 casos de ejecución extrajudicial cuando fue comandante del Batallón La Popa en Valledupar.

Según Mancuso, él inició los contactos para la cooperación entre paramilitares y militares en el Batallón La Popa, pero delegó esa tarea a Jorge 40. Este testimonio arroja luz sobre los crímenes cometidos como resultado de la alianza entre paramilitares y militares, incluyendo los 135 ‘falsos positivos’ registrados entre 2002 y 2005.

8. Expresidentes salpicados:

Salvatore Mancuso hizo impactantes revelaciones sobre la intervención de las autodefensas en elecciones al Congreso y presidenciales en Colombia. El exparamiitar afirmó que los paramilitares brindaron apoyo a diversas campañas políticas, incluidos las de Horacio Serpa, Andrés Pastrana y Álvaro Uribe.

Sin embargo, solicitó a los magistrados de la JEP que los detalles y pruebas sobre estos hechos fueran discutidos en la etapa privada acordada, argumentando preocupaciones por la seguridad de las personas implicadas y su poder actual.

Mancuso había afirmado en 2005 que un porcentaje significativo del Congreso fue elegido en zonas de influencia de las AUC. Además, denuncias y reportajes periodísticos han llevado a la condena de numerosos congresistas por ‘parapolítica’.

9. Propuesta para asesinar a Chávez:

Según Mancuso, un grupo de venezolanos, entre ellos un general acompañado de su hijo y algunos políticos, se acercó a Carlos Castaño y a él para proponerles infiltrarse en Venezuela con el objetivo de derrocar y asesinar al entonces dictador Hugo Chávez.

Mancuso reveló una propuesta para infiltrarse en Venezuela y derrocar a Hugo Chávez - crédito Colprensa
Mancuso reveló una propuesta para infiltrarse en Venezuela y derrocar a Hugo Chávez - crédito Colprensa

Mancuso afirmó que, aunque la propuesta fue planteada, Castaño la rechazó y se mostró disgustado. Sin embargo, no proporcionó detalles sobre quiénes eran los involucrados ni cuándo ocurrió exactamente esta reunión.

10. Financiación para el paramilitarismo:

En el pasado, las empresas de bebidas han sido mencionadas en testimonios de excombatientes ante los tribunales de Justicia y Paz en relación con los grupos paramilitares. Se solicitó la investigación de estos testimonios mediante la presentación de copias, pero hasta el momento no se ha progresado en estos procesos.

Tanto Bavaria como Postobón han negado categóricamente cualquier asociación con actividades ilegales, afirmando su compromiso con el cumplimiento de las normativas y el respeto a las autoridades legalmente constituidas.