Alias Araña, el disidente que traicionó a la paz cuando era informante de las autoridades

Giovani Andrés Rojas fue uno de los beneficiados con el Acuerdo Final de Paz, pero volvió a las armas y se ha convertido en el terror de Putumayo

Compartir
Compartir articulo
Alias 'Araña' es el cabecilla de los Comandos de Frontera de la Segunda Marquetalia - crédito EFE / Colombia+20
Alias 'Araña' es el cabecilla de los Comandos de Frontera de la Segunda Marquetalia - crédito EFE / Colombia+20

Desde la firma del Acuerdo Final de Paz con las FARC, uno de los problemas que ha tenido Colombia es que algunos excombatientes han dejado de lado su intención de dejar las armas y han vuelto a delinquir de la misma forma o peor de lo que lo hacían.

Uno de estos casos es el de Giovani Andrés Rojas, alias Araña, que luego de la firma fue nombrado gestor de paz y salió de la cárcel de Cómbita (Boyacá), pero años más tarde se convirtió en el líder de la organización Comandos de Frontera, una de las disidencias de la Segunda Marquetalia.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel.

Antes de la paz con las FARC, Araña era identificado por la inteligencia de las autoridades como un criminal con doble militancia, ya que aunque inició con Los Rastrojos y años más tarde se unió al grupo guerrillero.

De acuerdo con El Tiempo, la Agencia de Reincorporación y Normalización alcanzó a darle más de $18 millones a Rojas antes de que se confirmara que había vuelto a armarse, aunque tres meses antes de esta notificación ya había información que lo confirmaba.

En su momento, afirmó que la decisión de haber vuelto a ingresar a la guerra se había registrado debido a que era víctima de persecución por parte de las autoridades.

“Yo no encontraba garantías de seguridad para estar acá, a pesar de que tenía funciones de gestor de paz, la Policía me detenía y me perseguía, entonces un día me tocó amanecer en el monte y ahí decidí que tenía que volver a las armas para protegerme”, afirmó Araña a Colombia+20.

Alias 'Araña' es señalado de liderar las masacres en contra de líderes sociales en Putumayo - crédito Tripadvisor.
Alias 'Araña' es señalado de liderar las masacres en contra de líderes sociales en Putumayo - crédito Tripadvisor.

En la actualidad, los Comandos de Frontera son señalados como uno de los principales asesinos de líderes sociales en el país; uno de los más destacados se registró el 17 de enero de 2024, cuando Yamile Bernal, que era presidenta de la junta de acción comunal de la vereda Santa Rosa de Juanambú, fue asesinada por hombres armados que le preguntaron si era parte de la junta antes de cometer el crimen.

La captura de uno de sus lugartenientes fue lo que alertó a las autoridades sobre la importancia de la Araña en Putumayo, ya que fue señalado como el autor intelectual del asesinado de los líderes que no quieran encubrir a estas disidencias con sus crímenes, puesto que tras la muerte de Bernal, otras seis personas han sido asesinadas en la región de la misma forma.

Noticias Caracol se contactó con Kyle Johnson, de la Fundación Conflict Responses, que señaló a la Araña como el terror del Putumayo en la actualidad.

“Ha cogido este grupo, lo ha hecho expandir, lo ha hecho crecer sin duda, tiene las redes económicas para facilitar el tráfico y proteger el tráfico de paso de coca y cocaína hacia cierto punto de un lado de la frontera. En lo militar y en lo económico es bastante capaz, es bastante fuerte. Como líder, lo político no es lo suyo”, afirmó Johnson.

La Araña es el responsable de la oleada de violencia en el Putumayo durante los últimos meses - crédito EFE
La Araña es el responsable de la oleada de violencia en el Putumayo durante los últimos meses - crédito EFE

A pesar de las acusaciones en su contra, durante la entrevista con Colombia+20, Araña negó dichas prácticas y aseguró que en caso de que el Gobierno nacional quisiera negociar con ellos, debería hacerlo desde una posición de políticos.

“No estamos dispuestos a un sometimiento a la justicia. Tenemos derecho a una segunda oportunidad. Somos una organización político-militar. Nosotros al sometimiento no estamos dispuestos. Que nos den un reconocimiento político a los Comandos de la Frontera y a la Segunda Marquetalia. Necesitamos que nos traten como políticos que somos”.

La presencia de las disidencias, las diferencias entre grupos armados y los intentos de intervención por parte del Estado, han dejado en un punto medio a la población de esta región, que en los últimos años no ha sentido los cambios de un proceso de paz que allí ha sido fallido.