Trabajadores no están de acuerdo con las bases de la reforma laboral, asegura nuevo estudio

Para algunos empleados no se entiende bien cómo planea implementarse el nuevo modelo por lo que es inseguro

Compartir
Compartir articulo
Los trabajadores creen que la reforma laboral no es clara frente a los cambios que quiere implementar - crédito Sintrabecólicas
Los trabajadores creen que la reforma laboral no es clara frente a los cambios que quiere implementar - crédito Sintrabecólicas

El Ministerio del Trabajo de Colombia presentó al Congreso el proyecto de ley 166 de reforma laboral el 24 de agosto, que busca modificar aspectos esenciales del régimen laboral del país.

La reforma propone cambios significativos en la jornada laboral nocturna, recargos por trabajo nocturno y en días festivos, e indemnizaciones por despido sin justa causa, con el fin de mejorar los derechos de los trabajadores y reducir la precariedad laboral.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel y en Google News.

Sin embargo, el proyecto afronta críticas por su falta de criterios objetivos para medir la penosidad del trabajo en horarios no estándares y la valoración del impacto del despido sin justa causa. También se cuestiona la afirmación de que los derechos laborales han sido recortados continuamente en las últimas dos décadas, sin reconocer avances legislativos que han beneficiado a trabajadores en ese período.

El análisis del proyecto por parte del director del Observatorio del mercado de trabajo y la seguridad social de la Universidad Externado de Colombia, Stefano Farné, dice que el proyecto destaca el propósito de revertir efectos negativos de leyes previas que, según los promotores, han perjudicado la estabilidad y derechos laborales desde la implementación de las leyes 50 de 1990 y 789 de 2002.

El estudio de la dinámica laboral en Colombia muestra que las medidas que sugiere la iniciativa incluyen el aumento del recargo nocturno a 35% entre las 7 de la noche y las 6 de la mañana, doblar los recargos por trabajo en días festivos a 100%, y elevar las indemnizaciones por despido, buscando compensar las penalidades y alteraciones personales y familiares que sufren quienes trabajan en horarios extendidos y festivos. Sin embargo, la mayor parte de los trabajadores no está de acuerdo con eso.

Estabilidad laboral en Colombia

Las encuestas de hogares realizadas por el Dane y analizadas por Farné, reflejan que una amplia mayoría de los trabajadores percibe sus empleos como estables. En el sector privado, casi el 80% de los asalariados consideran que tienen estabilidad, mientras que en el sector público la cifra asciende al 91%. Similar percepción se extiende a los sectores de jornaleros y empleados domésticos, con un 65,2% y 66,5% respectivamente. Entre los trabajadores independientes, un 53,5% por cuenta propia y un 59,2% que ofrecen servicios laborales afirman contar con estabilidad, y un 82,5% de los empleadores manifiestan igualmente tener un trabajo estable. Esto muestra una perspectiva positiva de los empleados frente a la seguridad de sus puestos laborales, por lo que el planteamiento de la reforma se quedaría si base.

Trabajadores tienen satisfacción laboral

Adicionalmente, las respuestas de los encuestados demuestran una aceptación general hacia las condiciones de contratación laboral vigentes. La mayor parte de los asalariados manifiestan estar conformes con los contratos que les han sido otorgados, la jornada de trabajo que desempeñan y con sus labores actuales en general. La información recopilada no sugiere una percepción generalizada de precariedad en el empleo asalariado, indicando un grado significativo de satisfacción entre los trabajadores con respecto a sus condiciones laborales, lo cual deja en evidencia de nuevo que la mayor parte de los trabajadores no siente necesario un cambio en la forma en como funciona el trabajo en el país.

En Colombia, la satisfacción laboral parece ser una constante entre la mayoría de los trabajadores, a pesar de que una proporción minoritaria de ellos desearía un cambio de empleo. Según los recientes datos recopilados, apenas el 11,2% de los trabajadores de pequeñas empresas y el 5,1% de los de medianas y grandes empresas expresan el deseo de cambiar de puesto. Entre los empleados domésticos, la cifra alcanza el 9,9%, mientras que el porcentaje de jornaleros que desean otro empleo es del 6,3%. Por otro lado, el 11,1% de los trabajadores por cuenta propia y el 9,5% de los trabajadores por honorarios también buscan una transición laboral.

La mayoría de los trabajadores se siente cómodo con su trabajo y su contrato - crédito Freddy Builes/Reuters
La mayoría de los trabajadores se siente cómodo con su trabajo y su contrato - crédito Freddy Builes/Reuters

El estudio de la dinámica laboral en Colombia muestra también que la subcontratación no es un fenómeno masivo en el país, afectando solo al 7,5% del total de ocupados. La mayor concentración de este modelo se encuentra en empresas privadas de mediano y gran tamaño, así como en el sector público. Cabe destacar que, a pesar de que en promedio los trabajadores subcontratados obtienen ingresos y prestaciones extralegales inferiores a los de los trabajadores contratados directamente, pero esto no implica necesariamente una precariedad en sus empleos.

En contraparte, el fenómeno conocido como “falso cuentapropismo” afecta aproximadamente al 50% de los trabajadores autónomos, particularmente aquellos que dependen de honorarios o realizan prestación de servicios y trabajos por obra. Estos individuos no pueden considerarse del todo independientes debido a que su horario laboral es impuesto por el contratante. A pesar de esta situación, una alta proporción de estos colaboradores se muestra satisfecha con su actual posición y horario de trabajo, con poco más del 10% aspirando a cambiar de trabajo.

La ley laboral actual

La Ley 789 de 2002 ha transformado significativamente las condiciones laborales en Colombia, reduciendo los recargos por trabajo nocturno y festivo y disminuyendo las indemnizaciones por despido sin justa causa.

No obstante, este mismo período también ha presenciado un incremento del salario mínimo en un 25% en términos reales. Otro avance sustantivo ha sido la unificación de servicios entre el régimen subsidiado y contributivo en salud, así como la ampliación del período de licencia de maternidad de 12 a 18 semanas y la introducción de la licencia de paternidad.

La reforma laboral de Colombia busca continuar con estas transformaciones, teniendo prevista para 2026 la reducción de la jornada laboral semanal a 42 horas, la cual se comenzó a aplicar de forma progresiva desde julio de 2023. Además, se han introducido medidas para promover la estabilidad laboral, como dificultar el uso de contratos atípicos y fomentar la contratación indefinida. En sintonía con el enfoque progresista de las medidas laborales, se plantea la posibilidad de un seguro de desempleo para complementar el actual Mecanismo de Protección al Cesante, promoviendo la estabilidad en el empleo más allá del puesto de trabajo.

Uno de las apuestas del proyecto es formalizar mayor cantidad de trabajadores - crédito José Ruiz/Colprensa
Uno de las apuestas del proyecto es formalizar mayor cantidad de trabajadores - crédito José Ruiz/Colprensa

En el ámbito de la seguridad laboral, se propone incorporar la protección laboral reforzada a la legislación vigente del Código Sustantivo del Trabajo, un principio que ya ha sido reconocido por la jurisprudencia colombiana. Por otro lado, la carga probatoria para justificar despidos recae sobre los empleadores, quienes deberán demostrar que sus decisiones se basan en razones objetivas y no discriminatorias, según la última propuesta de reforma laboral.

Este mosaico de cambios y propuestas laborales reflejan una tendencia hacia la mejora continua de los derechos de los trabajadores en Colombia, enfocándose no solo en la compensación directa, sino también en las garantías de un entorno laboral justo y equitativo. La introducción de celebraciones como el día de la familia y la futura reducción de las horas laborales por semana refuerzan la intención de equilibrar la vida laboral y personal de los trabajadores colombianos.

Finalmente, la reforma laboral que se está proponiendo tiene como uno de sus objetivos fundamentales diversificar las formas de contratación para mejorar la formalización de los empleos. Entre las nuevas disposiciones del proyecto de ley, se proponen modalidades específicas para sectores como el agropecuario, el femenino rural, las plataformas de reparto, así como para deportistas, artistas, periodistas, trabajadores domésticos, entre otros. Estas medidas buscan adaptar las regulaciones laborales a la variedad de condiciones y requerimientos de diferentes sectores productivos.