Monitorean perturbación en el mar Caribe que podría convertirse en ciclón

La Ungrd ya ha dispuesto 12 toneladas de asistencia humanitaria en el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina frente a esta alerta

Compartir
Compartir articulo
La perturbación que monitorea el Ungrd tiene una probabilidad del 60% de convertirse en ciclón en los próximos siete días - crédito @UNGRD/X

La Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (Ungrd) informó que recibió información del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC, por sus siglas en inglés) en la que se emite una alerta en el mar Caribe por un posible ciclón.

Hemos dispuesto más de 12 toneladas de asistencia humanitaria previendo el informe recibido por el Centro Nacional de Huracanes, que está actualmente monitoreando una perturbación en el mar Caribe occidental”, detalló el director de la Ungrd, Olmedo López Martínez.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel y en Google News.

De acuerdo con el funcionario, dicha perturbación tiene una probabilidad del 60% de convertirse en un ciclón en los próximos siete días. Además, informó que en el Archipiélago de San Andrés se podrían presentar fuertes lluvias con tormentas eléctricas.

“Continuaremos vigilando estas condiciones y nos mantendremos atentos al medio de información que nos permita actuar desde la reducción del riesgo del desastre”, sostuvo Olmedo López. Asimismo, indicó que la entidad ha estado desplegando toda su capacidad operativa y humana en el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, en aras de responder a las necesidades de las comunidades que allí habitan.

El plan del Ungrd para responder a posibles ciclones tropicales

En agosto de 2023, la Ungrd y otras entidades del Sistema Nacional de Gestión del Riesgo (Snrgd) activaron el Plan Nacional de Contingencia por Ciclones Tropicales, luego de que fueran notificadas sobre una perturbación tropical presente en el mar Caribe.

“Un ciclón tropical se define como un sistema giratorio alrededor de un centro de baja presión en superficie, organizado por nubes de desarrollo vertical y tormentas que se origina sobre aguas tropicales o subtropicales. Los ciclones tropicales rotan en contra de las manecillas del reloj en el hemisferio norte”, explicó el Ungrd en la circular número 027, emitida en mayo de 2023 y dirigida a autoridades municipales y departamentales.

Así las cosas, en agosto, olas de entre 1,3 y 2,2 metros de altura pusieron en alerta a las autoridades, ya que su camino por el mar Caribe podría terminar afectando a la población, debido al cambio de las condiciones marítimas.

“El llamado es para que en los territorios se activen los protocolos de contingencia y la adopción de medidas de seguimiento y vigilancia, todas ellas orientadas hacia la prevención y la protección”, señaló el director de la entidad en un comunicado de prensa.

El plan en cuestión fue activado 15 días antes de que iniciara la temporada de ciclones en el mar Caribe y en el océano Atlántico, que fue el 1 de junio, con el fin de implementar estrategias de prevención con un rango de tiempo anticipado un poco más amplio. Se tiene contemplado que la temporada termine el 30 de noviembre de 2023. La temporalidad estimada se debe a que, estadísticamente, más del 95% de los ciclones tropicales se registran entre junio y noviembre.

“Es fundamental mantenerse informado a través de los comunicados oficiales emitidos por el Snrgd. También, tomar medidas de precaución en todas las actividades náuticas y en el desplazamiento de embarcaciones cercanas a la zona de influencia. La prevención y la seguridad son primordiales en este momento”, puntualizó el director Olmedo López, citado en el comunicado.

En la circular anteriormente citada, la Ungrd explicó que en el mar Caribe existen condiciones físicas óptimas para la formación de ciclones tropicales: tiene aguas cálidas, inestabilidad atmosférica y vorticidad. Esto ha ubicado al Caribe como una de las regiones del mundo con mayor potencial ciclónico. La península de La Guajira y el Archipiélago de San Andrés y Providencia presentan un alto grado de exposición frente a los ciclones tropicales.