María Eugenia Vidal tomó nota del malestar social y de la situación económica. Tal como contó Infobae cambió su plan de visitas y además de que por ahora no hay timbreos (perdieron la espontaneidad, sugieren) cambiará los recorridos por pequeñas y medianas empresas para salir a escuchar al votante desilusionado.

Es que es ese votante, tal vez de clase media y afectado por cuestiones  laborales, inflación y suba de las tarifas, el que esté dispuesto a mirar otras opciones electorales, ese que en primera vuelta en el 2015 no votó ni a Mauricio Macri ni a Daniel Scioli.

En ese marco, desde La Plata diseñaron vecinos de a pie que reclaman por una calle, inseguridad, una luminaria, reclamos vecinales a los que se puede atender más allá de la macroeconomía. Es decir: la gobernadora y los intendentes pueden escuchar y ocuparse en resolver cambios en la vida cotidiana dentro de su margen de acción.

Por eso cayó mal, y así lo hicieron saber a Círculo Rojo, la visita que hará el intendente de Pilar, Nicolás Ducoté, a un importante country para dar una charla sobre la gestión "cuando lo que queremos es escuchar al vecino de a pie", dijeron a esta sección tras mostrar el afiche en Pilar convocando al encuentro.

Consultados al respecto, en el entorno del intendente señalaron que cumple con el pedido provincial y hace entre 9 y 10 caminatas y reuniones abiertas y que también, una o dos veces por semana, va a barrios cerrados de los muchos que hay en el distrito. "Pilar tiene casi la misma cantidad de barrios abiertos que cerrados", justificaron.