El ex presidente de Petróleos de Venezuela (PDVSA) y actual embajador del país ante las Naciones Unidas (ONU), Rafael Ramírez, fue confrontado por un grupo de venezolanos por los muertos en represión mientras cenaba en un lujoso restaurante de Nueva York.

En un video que trascendió el domingo y circuló en redes sociales se ve a un hombre y una mujer que se acercan a la mesa del embajador y le señalan: "[Los] 90 venezolanos que han matado en Venezuela por gente como usted" en la represión durante 100 días de protesta opositora, ante lo cual Ramírez se levanta de su silla.

El embajadora de Venezuela ante la ONU, Rafael Ramírez; ex presidente de PDVSA y ex ministro de Energías y Minas
El embajadora de Venezuela ante la ONU, Rafael Ramírez; ex presidente de PDVSA y ex ministro de Energías y Minas

Entonces, dos mujeres comienzan a forcejear y una de ellas, perteneciente al grupo del diplomático, dice: "Llamamos a la policía y te van a poner presa a ti, porque él es diplomático". "Llame a quien quiera", es la respuesta.

Ramírez, quien fue uno de los hombres de mayor confianza del fallecido presidente Hugo Chávez, finalmente se retira del restaurante mientras la mujer le grita "¡Asesino!".

Tiempo después el diplomático chavista acudió también a las redes sociales y divulgó en Twitter la presunta identidad de quienes lo confrontaron: Gabriela Manzano y Tatiana Low, de Chacao. "Los pusimos en su sitio. Se escudaban en un niño. Actuará la justicia".

El incidente y el posterior intercambio de publicaciones en Twitter y YouTube generó algunos mensajes de solidaridad con el funcionario del régimen de Nicolás Maduro, pero rápidamente esta reacción se transformó en un fuerte rechazo por lo lujoso del restaurante elegido por el también ex ministro de Energías y Minas entre 2002 y 2014, según destacó El Nuevo Herald.

En el Peter Luger Steak House ubicado en Brooklyn, especializado en carnes, el plato más barato cuesta 51,95 dólares, lo que al cambio paralelo significa unos 397.157 bolívares; casi un 50% más que los 250.531 bolívares del recientemente actualizado salario mínimo en un país que atraviesa una crisis económica sin precedentes.

LEA MÁS: