10 vinos nuevos para disfrutar con las comidas tradicionales del 25

Se acerca una nueva celebración patria y será una oportunidad para disfrutar en casa de esas comidas que forman parte de la cultura popular, ya sean caseras o de delivery, el vino siempre es la mejor opción para acompañarlas en la mesa

Las empanadas, los guisos típicos y el pastel de papa son los más elegidos en las fechas patrias. Y qué mejor que acompañarlos con un buen vino (Getty)
Las empanadas, los guisos típicos y el pastel de papa son los más elegidos en las fechas patrias. Y qué mejor que acompañarlos con un buen vino (Getty)

Si bien el asado es la comida más popular de los argentinos, hay otros platos considerados más patrios, no tanto por su origen sino por haber sido protagonistas de momentos históricos que forjaron la nación. Las empanadas, los guisos típicos y el pastel de papa son los más elegidos en las fechas patrias. Estas ocasiones son ideales para compartir con amigos y familiares, pero esta vez- al igual que en 2020- solo se podrán servir en casa. Seguramente, con más tiempo, muchos van a lucirse en la cocina, aunque la mayoría seguro necesitará ayuda. Por suerte, abundan las propuestas de delivery y take away para elegir, y hay todos los gustos. Sin embargo, todavía son pocos los que ponen el mismo énfasis a la hora de elegir los vinos a servir.

Así cómo hay platos emblemáticos, también hay vinos más nacionales, pero es importante saber que no hacen falta que sean densos o pesados para acompañar esos platos, que suelen ser contundentes, de sabores intensos y especiados. Por el contrario, ese tipo de platos piden vinos frescos; las empanadas o el locro picante mejor acompañarlo con un Torrontés refrescante. Se trata de un blanco único y autóctono, vivaz y muy expresivo, con un carácter frutal y floral que equilibra muy bien los sabores picantes.

Si es con un tinto, puede ser uno a base de uva Criolla, una cepa autóctona que hasta hace poco solo protagonizaba vinos comunes. Tiene el aspecto de tinto liviano (casi rosado), de trago refrescante y vivaz, con taninos incipientes. O un Malbec, por supuesto. Pero no debe ser concentrado sino más bien equilibrado y bien fluido, con todos sus componentes integrados, más allá que puede ser joven o con algunos años de guarda.

Los platos más pesados piden vinos frescos; las empanadas o el locro picante va mejor acompañarlo con un Torrontés refrescante (Getty)
Los platos más pesados piden vinos frescos; las empanadas o el locro picante va mejor acompañarlo con un Torrontés refrescante (Getty)

Por su parte, para acompañar los guisos de lenteja y de mondongo hacen falta vinos con cierta estructura, al igual que para maridar con un pastel de papas. Estos dos vinos van bien, pero se puede ir un paso más allá en términos de fuerza e intensidad del vino, optando siempre por exponentes delicados. Recordando que el Malbec es el vino que más y mejor se elabora en la Argentina, pero que hay decenas de otras variedades en la actualidad capaces de realzar el sabor de los platos tradicionales. Y muchas de ellas acaban de salir al mercado. Como la nueva edición de uno de los Malbec orgánicos que ya conquista el mundo, y que nace en Agrelo, Luján de Cuyo. O el Tannat del joven Ariel Angelini, que una vez más demuestra que se puede hacer con este cepaje un vino intenso, pero a la vez equilibrado.

También, para llevar a la mesa y acompañar las comidas tradicionales, el Malbec joven que elabora Marcelo Pelleriti en Monteviejo es ideal. El blend de dos Torrontés de distintos valles de altura calchaquíes elaborado por Alejandro Pepa, quizás el mayor hacedor del blanco más argentino. Y un flamante Cabernet Franc de la nueva línea de vinos de Bodega Kaiken, que fue diseñada para aquellos consumidores que les gusta “patear el tablero, pero sin romperlo”.

Susana Balbo presentó la nueva cosecha de uno de sus Malbec más aclamados, en Argentina y el mundo, elaborado con uvas de Altamira, en el Valle de Uco, y que se destaca por su frescura y fluidez. También llegó la nueva añada del Pinot Noir single vineyard de Bodega Del Fin Del Mundo, un tinto delicado, fresco y tenso, ideal para acompañar todos los platos patrios. Un Sangiovese de Saint Felicien, un vino de película, del cuál la bodega Catena Zapata donó 600 botellas al Museo Nacional de Arte Decorativo como parte de la muestra el “Centenario Fellini en el Mundo”.

Otro destacado es el nuevo Cabernet Sauvignon de Luigi Bosca, que apuesta con este vino a conquistar el mundo e insertarse en una de las categorías más competitivas a nivel internacional, que el 18% del consumo global de vinos. Y, por último, de la mano del enólogo Sergio Casé llega la segunda edición de un Malbec eterno, sin tiempo. Combinación de añadas que buscan reflejar los más de 130 años de historia de la bodega, representando la escencia a través del tiempo y sus hacedores.

10 vinos nuevos para disfrutar más las comidas argentinas

Para acompañar los guisos de lenteja y de mondongo hacen falta vinos con cierta estructura (Getty)
Para acompañar los guisos de lenteja y de mondongo hacen falta vinos con cierta estructura (Getty)

Artesano de Argento Malbec 2019

Bodega Argento, Agrelo, Luján de Cuyo $560

Este tinto va mucho más allá de un Malbec orgánico, porque ofrece mucho (expresión) por lo que pide (precio). De aspecto rojo rubí y aromas leves maduros, bien frutales. Paladar franco y cálido, con especias secas y taninos incipientes. Tiene potencia, y comienza a mostrar notas licorosas. Muy bien para servir refrescado, con fuerza y tipicidad madura.

Puntos: 89,5

Casa Petrini Tannat 2017

Casa Petrini, Tupungato, Valle de Uco $750

Ariel Angelini, enólogo de la casa, apostó por esta variedad no solo para diferenciarse de los demás sino porque sabía de su potencial. Hoy, este 2017 (la cosecha actual es la 2018 y la 2019 está al caer) se mantiene fresco y vibrante como cuando llegó al mercado. De aromas generosos, a frutas rojas con algo de hierbas. Paladar franco, fluido y de buen volumen, con taninos que agarran, pero suave, gracias al paso del tiempo. Se mantiene muy expresivo y con fuerza, y si bien no fue concebido para la guarda, tiene más vida por delante.

Puntos: 90

Festivo Malbec 2019

Monteviejo, Vista Flores, Valle de Uco $850

Este tinto ha crecido, no solo en cantidad sino en calidad, gracias al equilibrio de las plantas en el campo (Clos de los Siete). Y eso se nota porque en esta cosecha se muestra más jugoso, bien Malbec, fresco y frutado, de trago vibrante. Vinificado sin contacto con madera para preservar el carácter primario de la fruta, es ideal para descorchar seguido en casa.

Puntos: 89

El Esteco Blend de Extremos Torrontés- Torrontés 2019

El Esteco, Alto Valles Calchaquíes $950

Alejandro Pepa debe ser el enólogo que más Torrontés de alta gama elabora en el mundo (porque no hay en otros países), y desde hace tiempo. Aquí combina el carácter de dos terruños imponentes de los Altos Valles Calchaquíes; Chañar Punco y Cafayate. Así logra un blanco completo, con tipicidad de Torrontés pero un carácter diferente, de paladar amplio y franco, fresco y amable.

Puntos: 90

Indómito Cabernet Franc 2019

Bodega Kaiken, Agrelo, Luján de Cuyo $970

De aromas sueltos y herbales, con algo de frutas rojas y buena frescura. La tipicidad también se siente en boca, es bien fluido y fresco, con buen volumen y taninos incipientes, con suaves dejos tostados sobre el final. Pero su paso se puede decir que es vibrante seco, con texturas finas. Tiene fuerza (14,5%), y se puede beber algo refrescado.

Puntos: 89,5

Así cómo hay platos emblemáticos, también hay vinos más nacionales, pero es importante saber que no hacen falta que sean densos o pesados para acompañar esos platos, que suelen ser contundentes, de sabores intensos y especiados (Getty)
Así cómo hay platos emblemáticos, también hay vinos más nacionales, pero es importante saber que no hacen falta que sean densos o pesados para acompañar esos platos, que suelen ser contundentes, de sabores intensos y especiados (Getty)

FIN del Mundo Single Vineyard Malbec 2018

Bodega Del Fin del Mundo, San Patricio del Chañar, Neuquén $1500

Elaborado con uvas de parcelas seleccionadas, Ricardo Galante (enólogo) logra un Malbec de aromas equilibrados y densos. Paladar franco y con buen agarre de taninos casi firmes. Un carácter de fruta fresca, y la madera bien integrada. Resulta voluptuoso y expresivo, con dejos de frutas negras y algo de hierbas, llena la boca y se va abriendo en la copa. De paso consistente y con buena tipicidad que también habla del lugar.

Puntos: 91,5

Susana Balbo Signature Malbec 2018

Susana Balbo Wines, Altamira, Valle de Uco $1540

Si bien goza de una gran tipicidad varietal y de lugar, hay un toque (8%) de Cabernet Franc en este Malbec de buen volumen, con fruta negra bien de Altamira. Generoso y fresco en sus expresiones, también equilibrado y con la madera bien detrás de la fruta (añejado durante 13 meses en 30% en roble francés de primer uso y 70% en roble francés de segundo uso). Joven y amable, con potencial. Muy buen vino para adoptar en casa.

Puntos: 91

Saint Felicien Sangiovese

Catena Zapata, Agrelo Luján de Cuyo ($1800)

Proveniente de uvas de plantas traídas de Italia cuarenta años atrás, es un tinto equilibrado, con buena fruta y tipicidad varietal. Fluido y con cierto agarre, y un equilibrio vivaz que lo hace ideal para servir en la mesa. La frescura le aporta profundidad y resalta su agarre, y es ideal para acompañar locro y guiso de lentejas.

Puntos: 90

Luigi Bosca De Sangre Cabernet Sauvignon 2018

Bodega Luigi Bosca, Mendoza $2800

Más allá de la novedad, es la nueva gran apuesta de la bodega, que conoce muy bien al “rey de los cepajes tintos”. Elaborado a partir de parcelas especialmente elegidas de fincas propias situadas en Las Compuertas, Agrelo, Gualtallary y Altamira. El resultado es un vino sumamente equilibrado en todas sus expresiones, de aromas delicados y texturas sedosas de gránulos finos. Hay carácter de frutas negras con armonía, es voluptuoso y con una frescura justa que resalta sus dejos especiados. Es un vino que no tiene aristas, casi flota en el paladar con algo de bordelés en su trago fino, con leves notas de cedro. Se puede tomar hoy y disfrutarlo, pero tiene mucho potencial de guarda, y un final persistente en el que se percibe una elegante tipicidad.

Puntos: 93

Fond de Cave A Temps Malbec

Bodega Trapiche, Valle de Uco, Mendoza $3250

Blend de cosechas: 2009 (70% ), 2017 (25%) y 2011 (5%), de aromas expresivos pero a su vez equilibrados por el paso del tiempo, de evolución con mucha frescura. Se nota que es Malbec, con dejos frutas rojas maduras y especias Malbec, de trago sostenido y texturas inicipientes, vivas, y un final con notas de evolución, armónico y profundo, en el que la complejidad ya empieza a asomar. Con buen potencial de guarda, más allá que está en un buen momento para servirlo en la mesa.

Puntos: 91,5

Fabricio Portelli es sommelier argentino y experto en vinos

Twitter: @FabriPortelli

SEGUÍ LEYENDO