Las 4 recomendaciones del director del CDC para terminar con el COVID-19

El jefe del Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos explicó que si todos adoptamos estas medidas simples, el virus será derrotado

En la playa Revere, en Massachusetts, se ofrecen test de COVID-19 gratis - REUTERS/Brian Snyder
En la playa Revere, en Massachusetts, se ofrecen test de COVID-19 gratis - REUTERS/Brian Snyder

Estados Unidos sigue preocupado por las cifras de contagios y muerte que causa el nuevo coronavirus que provoca la enfermedad COVID-19. Si bien las cifras son menores que semanas atrás, ayer Estados Unidos tuvo 55.364 nuevos casos y 1284 muertes, totalizando 5.257.626 contagios y 167.265 fallecidos, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

Es por ello que el director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el doctor Robert Redfield alertó que el país podría entrar en la peor caída en la historia de la salud pública estadounidense si las personas no siguen las instrucciones de los funcionarios de salud para detener el coronavirus. Y agregó que el aumento vertiginoso de los casos de COVID-19, combinado con la temporada anual de gripe podría crear la “peor estado sanitario en la nación”.

Robert Redfield, director de los Centers for Disease Control and Prevention (CDC), sostiene un barbijo en su exposición en el Congreso el 31 de julio último, insistiendo en las medidas de proteccion - Erin Scott/Pool via REUTERS
Robert Redfield, director de los Centers for Disease Control and Prevention (CDC), sostiene un barbijo en su exposición en el Congreso el 31 de julio último, insistiendo en las medidas de proteccion - Erin Scott/Pool via REUTERS

Para evitar esta situación, Redfield le pidió a la comunidad que siga 4 simples pasos a fin de derrotar al coronavirus. “Les pido que hagan 4 cosas simples: usar una máscara, mantener distancia social, lavarse las manos y ser inteligente con las multitudes. Si hacemos esas 4 cosas, este brote se acabará”, afirmó Redfield. “Pero, si no hacemos eso, esta podría ser la peor caída desde la perspectiva de la salud pública que hemos tenido”, remató.

“Sigo diciéndole a la gente, no le estoy pidiendo a algunos estadounidenses que lo hagan, todos tenemos que hacerlo. Esta es una de esas intervenciones que tiene que ser del 95, 96, 97, 98, 99 por ciento si va a funcionar”, resaltó.

Un cartel alerta que no se atenderán personas que no usen barbijo en Los Ángeles, California. REUTERS/Mike Blake
Un cartel alerta que no se atenderán personas que no usen barbijo en Los Ángeles, California. REUTERS/Mike Blake

Redfield enfatizó que el uso más generalizado de máscaras faciales podría marcar una gran diferencia. “La máscara realmente funciona. Es muy importante”, insistió. Con los más de 5 millones de contagiados, se espera que la enfermedad sea una de las principales causas de muerte en Estados Unidos para fin de año, según Redfield.

“Con el tiempo, este virus va a tener su día. Va a infectar a la mayoría de la población mundial o vamos a tener una contramedida biológica que será una vacuna eficaz”, se esperanzó. Actualmente existen numerosas vacunas potenciales contra COVID-19 en desarrollo, tres de las cuales ya se encuentran en ensayos de Fase 3. Redfield dijo que es “cautelosamente optimista” de que habrá “una o más vacunas” listas para implementarse en Estados Unidos antes de fin de año.

Sin embargo, enfatizó que la vacuna anual contra la influenza también es de crucial importancia. “Si hay algo que todos podemos hacer, además de la importancia de usar una máscara, el distanciamiento social, lavarse las manos y ser inteligentes en las reuniones ... para finalmente prepararnos para el otoño, es vacunarnos contra la influenza”, recordó.

Shannon Axelsson accede a un test gratuito de COVID-19 en la playa Revere -  REUTERS/Brian Snyder
Shannon Axelsson accede a un test gratuito de COVID-19 en la playa Revere - REUTERS/Brian Snyder

Aunque es común, la gripe sigue siendo una de las principales causas de muerte en los Estados Unidos. Menos de la mitad de la población de EEUU recibió una vacuna contra la gripe el año pasado, pero el especialista manifestó que su objetivo este año es que el 65% de las personas se vacunen.

Los CDC instan a las personas a vacunarse contra la gripe no solo para protegerse de una enfermedad potencialmente mortal, sino también para proteger el sistema de salud estadounidense. “Vamos a tener COVID en el otoño y vamos a tener gripe en el otoño, y cualquiera de ellos por sí mismos puede estresar ciertos sistemas hospitalarios. He visto unidades de cuidados intensivos hospitalarios estiradas por una temporada de gripe severa, y claramente todos lo hemos visto recientemente con COVID”, agregó.

“Entonces, al recibir la vacuna contra la gripe, es posible que pueda negar la necesidad de tener que tomar una cama de hospital, y luego esa cama de hospital puede estar más disponible para aquellos que sean hospitalizados con COVID”, remarcó.

Las internaciones están creciendo en Estados Unidos porque los contagios siguen en forma sostenida -  REUTERS/Lindsey Wasson/File Photo
Las internaciones están creciendo en Estados Unidos porque los contagios siguen en forma sostenida - REUTERS/Lindsey Wasson/File Photo

Los CDC están trabajando en estrecha colaboración con las empresas para aumentar la producción de vacunas contra la influenza. Según Redfield, se están fabricando cerca de 190.000 millones de dosis y los CDC están comprando 10 millones adicionales para adultos sin seguro. La agencia normalmente solo compra unas 500.000 dosis para los que no tienen seguro.

“Este año hemos comprado 10 millones para asegurarnos de que los estados puedan distribuir esta vacuna contra la influenza”, dijo. Sin la vacunación suficiente, los casos de gripe podrían aumentar, lo que provocaría una mayor demanda de pruebas que deben ser procesadas por laboratorios. Los laboratorios estadounidenses ya están luchando por mantenerse al día con la demanda de pruebas de coronavirus, lo que genera retrasos. A principios de este verano, la gente en muchos estados tuvo que esperar días , en algunos casos incluso semanas, para recibir los resultados.

Una avenida luce vacía en el centro de Los Ángeles ayer 13 de agosto  REUTERS/Mario Anzuoni
Una avenida luce vacía en el centro de Los Ángeles ayer 13 de agosto REUTERS/Mario Anzuoni

La doctora Bobbi Pritt, presidenta de la división de microbiología clínica de la Clínica Mayo, dijo recientemente a CBS News que una mala temporada de gripe podría duplicar o incluso triplicar el volumen de pruebas, agravando todos los problemas existentes que ya están experimentando los laboratorios.

Cuando se le preguntó cómo será el Día de Acción de Gracias en Estados Unidos, Redfield dijo que depende de “cómo el pueblo estadounidense elija responder”. “Es realmente el peor o el mejor de los tiempos, dependiendo del público estadounidense. Soy optimista”, concluyó.

SEGUÍ LEYENDO:

Qué actividades se habilitarán en la Ciudad de Buenos Aires en la nueva fase de la cuarentena

La carga viral del SARS-CoV-2 predeciría la mortalidad por COVID-19



MAS NOTICIAS