Clases presenciales 2022: conoce las disposiciones del Minedu para el retorno a las aulas escolares

Atención padres de familia, el Minedu ya publicó las normas que se deberá seguir para el retorno a clases escolares para este marzo 2022.

Compartir
Compartir articulo
Regreso a clases presenciales 2022.
Regreso a clases presenciales 2022.

El ultimo fin de semana, el ministro de Educación, sostuvo que el retorno a clases presenciales estaba destinado para los primeros días del mes de marzo del 2022.

A través de un nuevo documento denominado “Disposiciones para el retorno a la presencialidad y/o semipresencialidad, así como para la prestación del servicio educativo para el año escolar 2022 en instituciones y programas educativos de la Educación Básica, ubicadas en los ámbitos urbano y rural, en el marco de la emergencia sanitaria por la COVID-19″, fue aprobado por el Minedu, a fin de seguirlo y proteger a los alumnos en este regreso a clases.

Cabe señalar que el documento fue aprobado mediante la Resolución Ministerial N° 531-2021-MINEDU, publicado el último domingo en el diario oficial El Peruano.

La norma también dispone un máximo de 4 horas cronológicas diarias en contextos urbanos, en una primera fase, para los momentos de presencialidad, mientras que para los ámbitos rurales considera el horario regular, de acuerdo a su jornada escolar, así lo dio a conocer Hugo Reynaga, asesor del viceministerio de Gestión Pedagógica del Minedu.

Según las condiciones de las instituciones educativas, Reynaga explicó que, dado que la socialización y la retroalimentación son fundamentales para mejorar los aprendizajes, se prioriza la presencialidad progresiva.

El servicio educativo semipresencial combinará momentos de trabajo a distancia y presencial, el cual cubrirá cinco días a la semana, en un horario que se determina a partir de las características y condiciones de las instituciones educativas, para lo cual el docente deberá acordar los horarios, medios de comunicación y herramientas para el trabajo a distancia con los estudiantes y sus familias.

QUIOSCOS

Por su parte, Reynaga explicó que la norma también dispone que los quioscos, las cafeterías y los comedores escolares se mantendrán cerrados, sin ofrecer servicios durante la emergencia sanitaria.

En los casos de los modelos de servicio educativo con residencia, se permite el uso de comedores, respetando el aforo máximo, así como la distancia entre las sillas, las mesas, la ventilación natural adecuada, las condiciones y las medidas de bioseguridad.

En las zonas rurales, en la primera fase, cada estudiante deberá consumir sus alimentos que trae desde su hogar, para lo cual se guardará una distancia física de dos metros, en un espacio abierto, con acompañamiento de un docente como parte de una hora pedagógica. En este proceso no se deben compartir alimentos ni utensilios.

PROTOCOLOS DE BIOSEGURIDAD

El personal directivo, en coordinación con el personal administrativo, será el responsable de monitorear la condición de salud del personal y de los estudiantes con el fin de prevenir contagios.

El personal que retorne al servicio educativo con algún grado de presencialidad deberá contar con el esquema completo de vacunación, según lo establecido por la autoridad sanitaria.

Asimismo, se tiene que tener en cuenta 5 condiciones básicas, según lo establece la norma: distanciamiento físico (1 metro), ventilación de los ambientes utilizados por los estudiantes, uso adecuado de las mascarillas con buena capacidad de filtración y ajuste al rostro, instalación de estaciones de lavado de manos o desinfección y señalización que orienten a los estudiantes y personal de la institución educativa en su desplazamiento en el local escolar.

“La “nueva escuela”, tiene como centro el bienestar del estudiante y busca ampliar la mirada hacia el desarrollo de experiencias diversas, dentro y fuera de la escuela, que promuevan que los estudiantes construyan sus propios aprendizajes, pongan en juego sus competencias y se vuelvan cada vez más autónomos en sus procesos de aprendizaje”, expresó Reynaga.

“Esto implica que la escuela siga cambiando y en ese cambio están implicados todos los actores educativos: estudiantes, docentes, familias, directivos y comunidad en general”, agregó. (Con información de Andina)

SEGUIR LEYENDO