Polity es un estudio desarrollado desde fines de los 60 por el politólogo estadounidense Ted Robert Gurr, que reúne información de casi todos los países del mundo para construir dos índices: uno mide el nivel de democracia y otro el de autoritarismo. La concepción detrás del proyecto es que todos los estados suelen tener algunos rasgos de esas tendencias contrapuestas.-

Kim Jong-un, líder supremo de Corea del Norte, una de las cuatro autocracias plenas del mundo
Kim Jong-un, líder supremo de Corea del Norte, una de las cuatro autocracias plenas del mundo

Polity IV, su continuación, contiene un índice que condensa ambos en uno solo, restando el puntaje de autoritarismo al de democracia. El resultado para cada país puede oscilar entre -10 (una autocracia plena) y 10 (una democracia plena).

En el mundo hay 34 naciones con el máximo puntaje. Son Australia, Austria, Canadá, Cabo Verde, Chile, Costa Rica, Chipre, Dinamarca, Finlandia, Alemania, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Japón, Lituania, Luxemburgo, Mauricio, Mongolia, Holanda, Nueva Zelanda, Noruega, Polonia, Portugal, Eslovaquia, Eslovenia, España, Suecia, Suiza, Taiwán, Trinidad y Tobago, Reino Unido, Estados Unidos y Uruguay.

Entre 8 y 9 puntos hay 36 países, que tienen un alto grado de democratización, aunque algunos pequeños rasgos autoritarios. Argentina, Francia, India, Perú, Brasil y México, por ejemplo. Entre 6 y 7 hay 25 naciones que, si bien tienen dificultades un poco más graves, también son consideradas democráticas. Bolivia, Colombia, Nigeria, Israel y Líbano son algunos de ellos.

Los 46 que están entre -5 y 5 tienen regímenes híbridos. De 1 a 5 aparecen Ecuador, Venezuela, Rusia, Ucrania y Turquía, entre otros. De -5 a -1, Angola, Chad, Togo, Tailandia y Marruecos, por caso.

A partir de -6 se entra en el terreno de los regímenes decididamente autoritarios o autocráticos. Son 21 en total. En un nivel medio están Guinea Ecuatorial, Kazajistán, Azerbaiyán, Bielorrusia, China, Cuba, Eritrea, Irán, Kuwait, Laos y Vietnam. Con gobiernos aún más restrictivos, Omán, Turkmenistán, Emiratos Árabes Unidos, Suazilandia, Siria y Uzbekistán. Y hay sólo cuatro completamente autocráticos: Bahrein, Corea del Norte, Qatar y Arabia Saudita.

¿En qué se basa Polity IV para hacer su clasificación? En tres grandes grupos de indicadores. El primero mide que haya una competencia política lo suficientemente efectiva como para que los ciudadanos tengan distintas opciones para expresar sus preferencias, y que cualquiera pueda llegar al gobierno. El segundo considera la existencia de contrapesos institucionales que establezcan límites bien definidos al ejercicio del poder presidencial. Y el tercero supone que todas las personas tengan libertad para participar de actos y manifestaciones políticas en su vida cotidiana.

Cuando estas condiciones están garantizadas, el puntaje se ubica cerca de 10. En cambio, en los regímenes en los que ocurre lo contrario, en los que el presidente o jefe político se sostiene en una elite muy reducida, y no tiene restricciones, el puntaje se aproxima a -10.

En el segundo mapa se puede ver la calificación de los países según el grado de limitaciones que tiene el presidente en el ejercicio de su poder. El índice parte de 1, que denota la ausencia de contrapesos, y llega hasta 7, que indica que es un actor subordinado en el entramado institucional.

Los países con 1 son Bahrein, Corea del Norte, Qatar, Arabia Saudita, Siria, Uzbekistan, Turkmenistán y Guinea Ecuatorial. Con 7 hay 63 naciones, que en su mayoría tienen entre 8 y 10 en el ranking de democracia.

El tercer mapa muestra el nivel de competencia política que hay en el sistema. El indicador fluctúa entre 1 y 10. Los que está más abajo son los países en los que está suprimida o se encuentra muy reprimida. Arriba, aquellos en los que el juego político es abierto y hay muchos actores diferentes en condiciones de ganar. La distribución es muy similar a la del índice anterior.

En el cuarto mapa está la duración del régimen vigente, que se mide en la cantidad de años transcurrida desde la última vez que hubo una variación de al menos tres puntos en el ranking principal. El país más estable en el tiempo es Estados Unidos, con 206 años de antigüedad. El segundo es Suiza, con 167. Los otros en superar la centena son Nueva Zelanda (138), Reino Unido (135), Canadá (127) y Australia (114).

Uno de los pocos de América Latina y el Caribe en estar cerca del tope es Costa Rica, que ostenta 96 años de duración. Sin embargo, la mayor parte de la región atravesó sucesivas dictaduras a lo largo del siglo XX, razón por la cual tiene democracias jóvenes, que apenas superan los 30 años.

LEA MÁS:

El último mapa es muy revelador en ese sentido. Si se remonta la mirada 16 años atrás, hasta el comienzo del milenio, se ve que prácticamente no hubo cambios en los puntajes de Polity IV. Pero si se retrocede otros 20 años, hasta 1980, las diferencias son notables. Parte importante de América Latina aparece en rojo porque tenía gobiernos militares. En África prácticamente no había democracias. Y, lo más relevante de todo, como seguían en pie la Unión Soviética y el bloque comunista, la totalidad de Europa del Este estaba bajo regímenes autoritarios.