Narcofosas en zonas de influencia del CJNG: recuperaron 16 cadáveres en Tlajomulco de Zúñiga

La fiscalía ha extraído restos humanos de una construcción usada como fosa clandestina

(Foto: Fiscalía del Estado de Jalisco)
(Foto: Fiscalía del Estado de Jalisco)

Los trabajos para localizar a personas desaparecidas en un predio de la colonia Ojo de Agua, en el municipio de Tlajomulco de Zúñiga concluyeron este jueves con la recuperación de 16 personas fallecidas sin identificar.

Además de los cuerpos, el personal de la Fiscalía Especial en Personas Desaparecidas también aseguró un total de 13 lotes de segmentos óseos así como dos cráneos los cuales fueron trasladados al Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses para su análisis.

Las acciones que se realizaron en este lugar comenzaron el 11 de diciembre de 2020 después de que el agente del Ministerio Público fue notificado del hallazgo del cuerpo de una persona semienterrada.

Una vez que se tuvo conocimiento de la noticia criminal se obtuvieron datos de prueba que evidenciaban que el lugar era utilizado para realizar inhumaciones clandestinas por lo que el personal ministerial junto con peritos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses continuaron con los trabajos.

Debido a lo accidentado del terreno las acciones de extracción se complicaron para los trabajadores logrando recuperar en su totalidad los restos humanos, además que se realizó una revisión minuciosa del lugar para descartar la presencia de más cuerpos.

La Fiscalía del Estado refrendó su compromiso con la sociedad de buscar de manera incansable a las personas que son reportadas como desaparecidas, además de investigar a profundidad cada caso para dar con los responsables de este delito que tanto daño deja en las familias.

Integrantes del colectivo Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos Jalisco en una manifestación en Tlaquepaque (Foto: EFE/ Francisco Guasco)
Integrantes del colectivo Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos Jalisco en una manifestación en Tlaquepaque (Foto: EFE/ Francisco Guasco)

La situación actual de Jalisco tuvo su repunte violento en 2017, cuando el entonces gobernador de la entidad, Aristóteles Sandoval, admitió que había una disputa entre el Cártel Jalisco Nueva Generación y el Cártel Nueva Plaza. Desde ese entonces las fosas no dejan de aparecer; los narcotraficantes o los secuestradores suelen usarlas para deshacerse de los cuerpos de sus víctimas o rivales.

En el inicio de la llamada guerra contra el narco desatada en el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012), las tasas de homicidios y desapariciones se han incrementado notablemente. A la par de este fenómeno, la acumulación de cuerpos en las morgues locales y el descubrimiento de nuevas fosas clandestinas se ha convertido en un flagelo tan normal que las familias de los deudos han iniciado jornadas nacionales para poder esclarecer la desaparición de sus seres queridos.

México Evalúa publicó un informe que recoge la constante de desapariciones que impera en el país en medio de los esfuerzos del gobierno de poner freno a las bandas de la delincuencia organizada.

La organización documenta 73,742 víctimas, que fueron presuntamente privadas de libertad por bandas delictivas o detenidas por funcionarios públicos desde 1964 a la fecha. De estos casos, la mayoría se encuentra en el estado de Tamaulipas (al norte de México). El análisis añade tres entidades más: Jalisco, Sinaloa y Colima.

MÁS OBRE OTROS TEMAS:

Jalisco, el hoyo negro de México: es el estado con más desaparecidos