La competitividad nacional volvió a retroceder por segundo año consecutivo, en 2017 fue la caída más fuerte registrada desde 2010 (Foto: Archivo)
La competitividad nacional volvió a retroceder por segundo año consecutivo, en 2017 fue la caída más fuerte registrada desde 2010 (Foto: Archivo)

La competitividad en México muestra una tendencia de a la baja al sumar dos años consecutivos con descensos en este rubro, de acuerdo con el reporte sobre el Índice Nacional de Competitividad elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), publicado este viernes.

El índice está diseñado para medir los componentes que determinan la competitividad del país “conforme a las características propias de la economía mexicana”. Este registro es tomado en cuenta a la hora de evaluar y dar seguimiento a las políticas públicas encaminadas a este tema.

Los resultados muestran que la competitividad descendió 0.46% durante 2018 respecto a 2017. El índice había mostrado una tendencia positiva desde 2010, exceptuando el 2013 y, ahora.

La competitividad es uno de los factores clave para el crecimiento económico de los países. Está integrado por factores que determinan el nivel de productividad de un país. En el caso del índice elaborado por el Inegi, se toman en cuenta siete componentes: instituciones, capacidades, innovación, desempeño macroeconómico, infraestructura, eficiencia de negocios y medio ambiente e inclusión.

El índice de competitividad fue elaborado por el Inegi y publicado este viernes (Foto: Archivo)
El índice de competitividad fue elaborado por el Inegi y publicado este viernes (Foto: Archivo)

Los tres primeros rubros que descendieron durante 2018 fueron: las instituciones un 2.45%, capacidades 2.68% e innovación 1.39. Mientras que aumentó el desempeño macroeconómico en 0.81%, infraestructura 0.11%, eficiencia de negocios 0.33% y medio ambiente e inclusión 1.61 por ciento.

El componente institucional descendió principalmente por el aumento de la tasa de homicidios, ya que la población dejó de considerar seguro a su municipio y aumentó el gasto en medidas para prevenir la delincuencia.

El rubro de capacidades se vio afectado por la baja en el gasto en educación básica y superior, esto se sumó al aumento del número de casos de presión arterial y diabetes. El campo de la innovación se vio impactado por el retroceso en el incentivo a la innovación y la disminución de registros de diseño, publicaciones y las exportaciones de alta tecnología.

La competitividad en México ha pasado por periodos de altas y bajas durante lo últimos ocho años como lo muestra la gráfica incluida en el reporte del Inegi. El país tuvo un avance porcentual de 6.19% de 2010 a 2018,.

(Gráfico: Inegi)
(Gráfico: Inegi)

Los años en que la competitividad retrocedió fueron 2013, cuando cayó 0.67%, 2017 con 0.90%, la mayor caída hasta el momento, y 2018. Mientras que el pico más alto de crecimiento se dio en 2016 al colocarse en 105.23 puntos en el índice del Inegi.

El mes pasado, el Foro Económico Mundial (FEM) publicó el Índice de Competitividad Global donde México se ubicó en el lugar 48 de 141, un retroceso de dos puestos respecto al año pasado. En esta medición, los indicadores que afectaron el puntaje del país fueron el crimen organizado, libertad de prensa y visión gubernamental a largo plazo.

Visto de manera global, México se ubicó como el segundo país más competitivo de Latinoamérica por debajo de Chile, que ocupa el puesto 33. La nación que está en el primer lugar es Singapur, con un puntaje de 84.8.

El FEM ha identificado que el principal motivo por el que el país no es competitivo en los mercados internacionales es la falta de seguridad pública, específicamente la presencia del crimen organizado y la falta de confianza en las policías.

Para combatir a la delincuencia, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador implementó un plan de seguridad que ha sido ampliamente cuestionado por su falta de resultados.

MÁS SOBRE ESTE TEMA