El crecimiento del último trimestre resultó inferior al esperado (Foto: Cesar Rodriguez/Bloomberg)
El crecimiento del último trimestre resultó inferior al esperado (Foto: Cesar Rodriguez/Bloomberg)

La economía mexicana enfrenta un proceso de desaceleración y una fase de estancamiento, lo que ha retrasado su recuperación en este 2019, sostuvo el gobernador del Banco de México (Banxico), Alejandro Díaz de León.

Señaló que el crecimiento de 0.1% durante el tercer trimestre del año, dado a conocer este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, resultó “inferior” a lo esperado por los analistas económicos.

“Es un elemento que confirma el estancamiento en el que ha estado la actividad económica”, manifestó en rueda de prensa.

Aclaró que si bien la economía registró un crecimiento de 0.1% durante el tercer trimestre del año, con base en cifras ajustadas por estacionalidad, el Producto Interno Bruto (PIB) se contrajo 0.4% en su comparación anual.

El Brexit es uno de los factores que influye en el estancamiento de la economía mexicana (Foto: Ben STANSALL / AFP)
El Brexit es uno de los factores que influye en el estancamiento de la economía mexicana (Foto: Ben STANSALL / AFP)

El panorama sombrío, dijo, obedece a la debilidad de la inversión y a las tensiones económicas del exterior, como la guerra comercial entre Estados Unidos y China y la negociación del Brexit.

“Las tensiones comerciales han sido uno de los elementos que han dado lugar a un obstáculo hacia la inversión a nivel global, especialmente en los sectores manufactureros”.

Pese a ello, Díaz de León aseguró que la capacidad de pago de los hogares se mantendrá en buenas condiciones, como resultado de la masa salarial que ha crecido por las revisiones salariales a lo largo del año y los niveles altos de remesas.

“Esos dos componentes contribuyen a que la capacidad de pago de los hogares se mantengan en buenas condiciones”, expresó después de participar en Seminario sobre Estabilidad Financiera y Banca Central.

Alejandro Díaz de León, gobernador del Banco de México (Foto: Cuartoscuro)
Alejandro Díaz de León, gobernador del Banco de México (Foto: Cuartoscuro)

Díaz de León añadió que el Plan Nacional de Infraestructura representa una oportunidad para dar impulso a la economía, pues la inversión es clave en ese proceso.

Hace unos días, las secretarías de Hacienda y de Comunicaciones y Transportes iniciaron 873 procesos de licitación asociados al programa de obras de 2020.

Estas licitaciones, cuyo proceso arrancó el jueves 24 y culminó el martes 29 de octubre, contarán con un monto de ocho mil 767.5 millones de pesos y esto es adicional respecto de los 10 contratos vigentes de APP para conservación por cinco mil 125.2 millones de pesos.

La agencia Bloomberg, advirtió que los prestamistas no bancarios en el país están excepcionalmente expuestos al estancamiento del crecimiento y a la inversión empresarial causados por la incertidumbre en torno a las políticas de López Obrador. Aun así, los inversionistas están ganando con los bonos.

“El problema principal para el sector es el exceso de regulación gubernamental, pero al final del día, necesitan compañías como esta para prestar a grupos de bajos ingresos ya que los bancos no lo harán”, dijo Andrew Feltus, gerente de cartera en Amundi Pioneer Asset Management en Boston. López Obrador “necesita a estos tipos si su visión de crecimiento va a funcionar”.

Sin embargo, incluso con la regulación fuera de discusión por ahora, las perspectivas económicas de México son importantes para la industria y las empresas ya se han visto afectadas. En ninguna parte esto es más evidente que en las compañías expuestas a las pequeñas y medianas empresas (pymes) en México. Las tasas de morosidad de créditos sobre el total de los préstamos en Crédito Real y Unifin —compañías públicas con cifras recientes disponibles— se elevaron en el tercer trimestre. Y el crecimiento decreciente de México sólo puede aumentar la presión.

Con información de Bloomberg y Notimex

MÁS INFORMACIÓN SOBRE ESTE TEMA: