(Foto: Mireya Novo/ Cuartoscuro)
(Foto: Mireya Novo/ Cuartoscuro)

México perdió dos lugares en el ranking mundial de competitividad que cada año publica el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), de acuerdo con el Índice Global de Competitividad 2019.

El país se ubicó en el sitio 48 de un total de 142 países que participan en la medición a nivel global, después de haber ocupdo el 46 en la publicación de 2018, a pesar de que mejoró su calificación entre un año y otro. Sin embargo, otros países tuvieron un mejor desempeño y lo desplazaron un par de pasos.

México obtuvo una calificación de 64.9 puntos. En comparación, el país mejor evaluado, y con mayor competitividad del mundo, fue Singapur, con un 84.8 que desplazó a Estados Unidos al segundo puesto, con 83.7 puntos. Chad (con 35.1) y Yemen (con 35.5), fueron los peor calificados.

La clasificación general de países con respecto a su competitividad (Foto: WEF)
La clasificación general de países con respecto a su competitividad (Foto: WEF)

Entre los países latinoamericanos, el país más competitivo es Chile, que se ubicó en el puesto 33 con 70.5 puntos, gracias a un contexto de macroeconomía estable y mercados abiertos. México fue el segundo, y Uruguay (puesto 54, con 63.5) completó el podio, a pesar de que estos últimos dos cayeron en el ranking con respecto a 2018.

Colombia, en cambio se ubicó en el lugar 57, y Brasil, a pesar de ser una de las economías más fuertes de la región, se ubicó en el puesto 71, ganando un lugar si se compara con el año pasado. Venezuela (en el puesto 133) y Haití (en el 138) cierran el desempeño de la región. En el caso venezolano, su calificación lo hizo descender seis escalones.

México, por su parte, mejoró su desempeño, pero apenas por tres décimas. Esto, de acuerdo con el Índice publicado este martes, fue provocado por la incertidumbre y las tensiones sociales derivadas de la política comercial con los Estados Unidos, lo cual constituye un obstáculo que impide el propio desarrollo mexicano.

Uno de los problemas de México fue su relación comercial con Estados Unidos (Foto: Archivo)
Uno de los problemas de México fue su relación comercial con Estados Unidos (Foto: Archivo)

Así, se reducen las expectativas de los líderes empresariales y, en consecuencia, su disposición a invertir. En ese contexto, el desempeño competitivo de México es mixto. Por un lado, ha logrado algunos avances en sus cuatro apartados peor evaluados: “Instituciones”, “Mercado Laboral”, “Habilidades”, adopción de Tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

En cambio, estas mejoras han sido, hasta cierto punto, insuficientes para acortar la distancia con otras economías más competitivas. Por ejemplo, en términos de habilidades y nivel educativo, sigue siendo bajo, y los planes de estudio no están actualizados: tanto en habilidades digitales como en pensamiento crítico alcanzó un puntaje bajo.

De manera similar, la mejoras en las instituciones se han concentrado en la eficiencia administrativa del sector público, mientras que los apartados de seguridad y transparencia siguen siendo problemáticas. Además, hay áreas donde el desempeño disminuye. Es el caso de la inflación, que ha crecido, y la esperanza de vida saludable, que ha disminuido casi un año.

Una de las críticas del informe para México fue su estructura de transporte público (Foto: Cuartoscuro)
Una de las críticas del informe para México fue su estructura de transporte público (Foto: Cuartoscuro)

También se reportó una falta de mejoras en la infraestructura de transporte, que requiere mayores esfuerzos para que la competitividad del país mejore y se acerque a aquellos países que fueron mejor evaluados.

El reporte global de competitividad fue lanzado por primera vez en 1979. Basándose en estos resultados, el informe proporciona “pistas” para entender el crecimiento económico, que sigue siendo crucial para mejorar el nivel y la calidad de vida de las personas. “El informe revisa las opciones de políticas emergentes y prometedoras de “winwin” para lograr los tres objetivos de crecimiento, inclusión y sostenibilidad”, concluyó el WEF.