Dos jóvenes chiitas se autoflagelan con espadas y látigos de múltiples puntas cortantes en Srinagar, Pakistán, por el Día de Ashura (AFP)

Dos jóvenes chiitas se autoflagelan con espadas y látigos de múltiples puntas cortantes en Srinagar, Pakistán, por el Día de Ashura (AFP)

La sangrienta ceremonia marca el inicio del sagrado Día de Ashura, el cual conmemora la fecha en que murió el Imán Hussein, el nieto del profeta Mahoma. Pero no es un ritual cualquiera. No. Implica sangre, lágrimas, dolor. Sin esos componentes, no hay ofrenda válida.

Los actos forman parte de la tradición musulmana chiita. Las fotos que ilustran esta nota fueron tomadas por la agencia francesa AFP en Pakistán, y reflejan la brutalidad con que se toman la religión en aquellas latitudes.

Un joven chiita demuestra su devoción por el nieto de Mahoma, el Imán Hussein, al rendirle tributo por el aniversario de su muerte (AFP)

Un joven chiita demuestra su devoción por el nieto de Mahoma, el Imán Hussein, al rendirle tributo por el aniversario de su muerte (AFP)

La ceremonia es una de las más importantes de la tradición islámica chiita (AFP)

La ceremonia es una de las más importantes de la tradición islámica chiita (AFP)

Un grupo de mujeres observa cómo los hombres se azotan en Pakistán (AFP)

Un grupo de mujeres observa cómo los hombres se azotan en Pakistán (AFP)

Durante el ritual es normal ver a hombres que se cortan las cabezas con cuchillos (AFP)

Durante el ritual es normal ver a hombres que se cortan las cabezas con cuchillos (AFP)

Ashura forma parte de uno de los días más sagrados para los chiitas, y lo demuestran de forma extrema. A los niños los obligan a caminar sobre brasas. Sus rostros muestran el impactante dolor por el que deben atravesar.

Los adultos eligen otros caminos de flagelación. Se azotan con látigos con múltiples puntas, muchas de las cuales son hojas de navajas bien filosas que cortan su carne. Se golpean sus espaldas, mayormente, pero algunos van más allá y eligen sus rostros como blancos.

Locales venden los instrumentos para que los musulmanes devotos de Hussein se autoflagelen (AFP)

Locales venden los instrumentos para que los musulmanes devotos de Hussein se autoflagelen (AFP)

Un vendendor de navajas afila una de ellas antes de venderla a un fanático musulmán (AFP)

Un vendendor de navajas afila una de ellas antes de venderla a un fanático musulmán (AFP)

(AFP)

(AFP)

(AFP)

(AFP)

(AFP)

(AFP)

La sangre cubre los cuerpos de los islámicos que atraviesan estos rituales extremos. El dolor, de acuerdo con la tradición musulmana chiita para estas fechas, permite la limpieza del alma.

Pese al sufrimiento que refleja su rostro, el niño es obligado a caminar sobre las brasas (AFP)

Pese al sufrimiento que refleja su rostro, el niño es obligado a caminar sobre las brasas (AFP)

Otro niño es obligado a caminar en las brasas ante el aliento de los adultos (AFP)

Otro niño es obligado a caminar en las brasas ante el aliento de los adultos (AFP)

(AFP)

(AFP)

(AFP)

(AFP)

(AFP)

(AFP)

(AFP)

(AFP)

(AFP)

(AFP)

(AFP)

(AFP)

(AFP)

(AFP)

(AFP)

(AFP)

(AFP)

(AFP)

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS: