Los secretos de Jamie Foxx: la loca convivencia con sus padres divorciados y la reunión en la casa de Oprah Winfrey que le salvó su carrera

El polifacético artista regresa al cine tras atravesar un doloroso duelo familiar durante la pandemia

Jamie Foxx ganó un Oscar por su papel en la película "Ray" (Reuters)
Jamie Foxx ganó un Oscar por su papel en la película "Ray" (Reuters)

Jamie Foxx conquistó Hollywood por su aclamado trabajo en la película “Ray”, de 2004, que lo llevó a ganar un Globo de Oro y un premio Oscar. Pero el actor, a los 54 años, no es solo un ícono del cine; también es un padre dedicado a sus hijas, Corinne Foxx, de 27 años, y Annalise Bishop, de 12 años. Nunca se casó y mantuvo en el anonimato la identidad de las madres de sus hijas. Durante seis años mantuvo un romance secreto con la actriz Katie Holmes. Cuando finalmente dejaron de ocultarse de la prensa, al poco tiempo se separaron.

Ahora el actor de películas como “Colateral” y “Django sin cadena” se prepara para protagonizar una nuevo proyecto para Netlfix, “Back in Action”, con Cameron Diaz, que vuelve a la pantalla tras varios años retirada de la industria. Ambos protagonizaron previamente juntos “Annie”, de 2014, la última aparición de Diaz en un largometraje. La comedia de acción está dirigida por Seth Gordon. “Jamie Foxx solo tú podrías hacerme volver a la acción”, escribió la actriz en una historia de Instagram tras el anuncio. “¡No puedo esperar, va a ser una explosión!”. La producción comenzará a fines de este año.

Abandonado de niño

Jamie Foxx le da un gran valor a la familia y se asegura de que permanezca unida (Reuters)
Jamie Foxx le da un gran valor a la familia y se asegura de que permanezca unida (Reuters)

Aunque todo el mundo lo identifica como Jamie Foxx, en realidad ese no es su verdadero nombre. Nacido como Eric Marlon Bishop en Terrell, Texas, el 13 de diciembre de 1967, el actor tiene en una historia de película. Casi ni tuvo contacto con sus padres biológicos y fue criado por los padres adoptivos de su madre, los mismos abuelos que lo prepararon a muy temprana edad para el éxito que después consiguió. Como las clases de piano que empezó a tomar con apenas cinco años. Aunque sus padres lo abandonaron cuando era un bebé, Foxx dijo que nunca le faltó amor porque sus abuelos lo apoyaron durante toda su vida.

Estelle y su abuelo Mark adoptaron a su nieto. Bajo el cuidado de ellos, el ganador del Oscar creció tocando el piano y quería convertirse en un músico famoso como Lionel Richie.

“Con la película Ray, yo había tenido la bendición de haber contado con mi abuela, muchos años antes, diciéndome ‘Vas a aprender a tocar el piano’ y terminé consiguiendo una beca para estudiar piano clásico. Yo no sabía que ella me estaba dando las herramientas para tener éxito pero solía decirme ‘Quiero que toques bien el piano porque vas a poder tocar del otro lado de las vías’. Yo vivía en Texas, pensaba que ella quería que yo tocara para la gente blanca pero iba más allá. ‘No, tonto, quiero que toques para el mundo entero’”, recordó Foxx.

Por un tiempo pensó en ganarse la vida como deportista profesional, soñando con jugar en el equipo de fútbol americano de Dallas Cowboys. La música fue su primera gran pasión, aunque la comedia fue la gran puerta que abrió el camino en Hollywood, eligiendo el seudónimo de Jamie Foxx en honor al comediante Redd Foxx. Incluso llegó a tener un show de humor propio con su nombre, en televisión, justo antes de dar los primeros pasos de fama, en el programa “In Living Color”, con otro grande del cine, como Jim Carrey.

En una entrevista con la presentadora de televisión Oprah Winfrey en 2012, reveló cómo su experiencia de la infancia lo convirtió en un devoto hombre de familia. Como cualquier otro niño abandonado, Foxx dijo que esperaba que sus padres aparecieran más tarde en su vida.

Profundamente convencido de que el racismo sigue vigente en su país, Foxx afrontó su trabajo en “Cuestión de justicia” (2020) como algo muy personal porque su propio padrastro, maestro durante 25 años, fue condenado y enviado a la cárcel.

“Durante 25 años, mi padrastro enseñó fútbol a niños del barrio que jugaban básquet para que no estar en las calles. Y de un día para el otro, terminó en la cárcel con una condena de siete años por llevar 25 dólares de marihuana que hoy es legal. Todavía sigue en la cárcel, con los mismos jóvenes con los que quería dar un ejemplo. Es ridículo”, reveló.

Además, reconoció que siente inseguro y con miedo en su país. Un incidente de abuso policial lo dejó en estado alerta. “Todavía hoy, si me para un policía me pongo un poco nervioso, aunque no haya hecho nada, simplemente por temor a ser juzgado por el color de mi piel. Es algo que en EEUU sólo un afroamericano puede entender. De hecho, nunca olvidaré cómo un policía me apuntó con una pistola a la cabeza cuando era estudiante porque llevaba un coche barato que no funcionaba bien. Igual que digo eso, reconozco que tengo amigos policías que son magníficas personas. Una cosa no quita la otra...”.

El actor y activista Jamie Foxx habla durante una manifestación contra la muerte bajo custodia policial de George Floyd en Minneapolis, en San Francisco, California, EE. UU., 1 de junio de 2020 (Reuters)
El actor y activista Jamie Foxx habla durante una manifestación contra la muerte bajo custodia policial de George Floyd en Minneapolis, en San Francisco, California, EE. UU., 1 de junio de 2020 (Reuters)

Años más tarde, Foxx logró reconectarse con sus padres biológicos. En una entrevista de enero de 2020, reveló que sus padres viven en la misma casa que él en Los Ángeles. Su padre ha vivido con él después de haber sido liberado de la cárcel. Aunque Jamie no fue a visitarlo en prisión, le hizo una promesa. “No pude visitarlo en la cárcel porque lo veía como un rey, pero le escribí para decirle: ‘Las cosas me han ido bien y cuando salgas te salvaré la vida’, y él ha estado viviendo conmigo desde hace 20 años”, contó el actor.

Pero con su padre viviendo con él, Foxx estaba en una posición incómoda con su madre, Shahid Abdula, quien se divorció de Bishop hace 25 años. “Siempre le enviaba un boleto para que viniera a visitarme y hace unos 12 años ella aceptó la oferta, vino por Navidad”, dijo Foxx a su paso por el programa “The Graham Norton Show”. “Nunca más se fue”.

Sus padres se convirtieron en unos conflictivos huéspedes. “La verdad es que la situación genera algunos problemas, porque llevan 25 años divorciados. Viven bajo el mismo techo y a veces puede resultar una locura, porque mi padre tiene citas ocasionalmente y mi madre no puede evitar ir a su zona de la casa para enterarse de lo que hace”, explicó

“Vivo en una divertida casa de locos”, bromeó el intérprete.

Foxx también es escritor. Ha publicado recientemente un libro, “Act Like You Got Some Sense”, una mirada retrospectiva sobre su infancia y cómo todo ese proceso lo preparó para ser padre de dos hijas: Corinne, de 27 años, actriz y productora, y Anelise, de 13. Una publicación que terminó de modelar en plena pandemia, una época muy oscura que supuso una travesía en el desierto para Foxx. “La pandemia supuso una oportunidad terapéutica. Fue terrible para mucha gente, especialmente para mí, porque al principio me obsesioné. Pero me permitió encerrarme y hacer cosas artísticamente que tal vez no hubiera tenido la oportunidad de hacer en otras circunstancias”, aseguró en declaraciones a Men’s Health.

Mientras el mundo estaba en aislamiento, Foxx recibió una terrible noticia. “En esa época se produjo también la muerte de mi hermana. Y eso simplemente me quitó la vida”, admitió el actor en referencia a DeOndra Dixon, de 36 años, que falleció en octubre pasado. “Todavía puedo escuchar la voz de mi hermana, reír y cosas así”, se lamentó.

Pero el polifacético artista regresó con fuerza tras vivir una época bastante oscura, como la de millones de personas en todo el mundo, a causa de la pandemia.

De Ray Charles a Mike Tyson

Jamie Foxx como Ray Charles
Jamie Foxx como Ray Charles

“Ahí estaba yo con Ray Charles y el director Taylor Hackford, hablando sobre la película cuando Taylor dijo: ‘Tenemos un problema, vamos a tener que filmar en un plano corto para que alguien toque el piano en tu lugar y la cámara siga las manos de otra persona...’ hasta que yo le dije ‘Bueno, tenemos suerte, porque mi abuela ya me lo enseñó hace tiempo. No vamos a tener problemas ahí”, contaba el actor sobre la película que lo llevó al estrellato.

El problema era saber cómo había sido Ray Charles en su juventud. “Y cuando fui a ver a Quincy Jones, él apenas me dio un cassette de audio de los viejos, sugiriendo que a lo mejor podía encontrar algo bueno. Pero era un cassette... Tuve que buscar un auto antiguo para poder escucharlo. Lo encontré en un lugar donde alquilaban autos, pero cuando puse el cassette ahí estaba el joven Ray Charles en un programa de radio (...) En un momento tocaron el tema de las drogas y después de un silencio que duró unos cinco segundos, Ray empezó a tartamudear. Ese es el ADN que yo usé después para el personaje: cuando él hablaba de música, estaba en control, pero si algo era muy emocional, lo hacía tartamudear”, dijo Foxx en una entrevista concedida al periodista Fabián Waintal para Infobae.

Después vino la parte más dificil. “Claro que después tuve que comprobarlo frente al mismísimo Ray Charles que me desafió ‘¿Sabes tocar blues? Si tocas blues, puedes hacer cualquier cosa’ Y sin esperar un segundo, ahí estábamos los dos juntos tocando piano y el mismísimo Ray Charles dijo “¿Sabes qué? El niño es bueno” y se fue”.

En la película, estrenada en 2004, Foxx no sólo demostró que es un talentoso pianista sino que es capaz de hacer cualquier cosa para destacarse en la pantalla grande. Este papel requería de un grandísimo trabajo actoral. En su búsqueda para interpretar a esta leyenda de la música, Foxx pasó dos meses visitando al artista -que quedó ciego a los 7 años- y estudiando su manera de hablar, sus tics, su modo de caminar y su forma de cantar.

El actor se tomó muy en serio su papel como Ray Charles. Tuvo que usar prótesis oculares, hechas en parte de silicona, que realmente lo dejaban ciego hasta 14 horas al día durante el rodaje, lo que le provocó ataques de pánico durante las primeras semanas de filmación.

Ray Charles murió el 10 de junio de 2004, después de que terminara el rodaje. Pudo sentarse durante la primera edición de esta película antes de su partida.

Foxx tomó otro gran desafío cuando decidió convertirse en el boxeador Mike Tyson en una serie limitada producida por Martin Scorsese y dirigida por Antoine Fuqua.

“Es un viaje lograrlo, pero ha sido un viaje maravilloso. Estoy deseoso de que la gente me vea haciendo la transformación. Literalmente podría entrar a la casa de Mike y decir ‘estoy en casa’, y nadie se inmutaría”, dijo el actor en conversación con la agencia AP.

Sobre su proceso para convertirse en el ex campeón de peso pesado, Foxx contó una divertida conversación que mantuvo con el boxeador: “Lo llamé a Mike un día y le dije: ‘Mike, ¿cómo te sientes?’ y me dijo ‘Me siento bien. Muy feliz’. Le dije: ‘¿Por qué estás feliz?’ ‘Porque ya no tengo dinero’ ‘¿Por qué? ¿Por qué eso te haría feliz?’ ‘Porque no tengo buitres a mi alrededor sacándome dinero, eso me enojaría’”.

Los dos son buenos amigos y Tyson no confía en ningún otro actor para interpretarlo en el papel. Incluso dio su autorización a la serie mientras que pidió un boicot a Hulu, el servicio de streaming, que lanzó el primer avance oficial de “Mike”, otra miniserie de 8 episodios sobre la vida del boxeador. Tyson criticó duramente el proyecto, dejando claro que no tenía nada que ver con él. “Espero colaborar con Martin, Antoine, Jamie y todo el equipo para llevar al público una serie que no solo capture mi viaje profesional y personal, sino que también inspire y entretenga a los espectadores”, destacó en su confirmación oficial de un proyecto que se rumoreaba en Hollywood desde hace años.

El consejo que salvó su carrera

Jamie Foxx ganó el Oscar como Mejor actor en "Ray" (Getty Images)
Jamie Foxx ganó el Oscar como Mejor actor en "Ray" (Getty Images)

Foxx admitió que tiene que agradecer a Oprah Winfrey por salvar su carrera. El actor reveló tiempo atrás que Winfrey intervino para que dejara de beber y terminara con sus noches de fiesta que amenazaban con descarrilarlo en los meses posteriores al lanzamiento de la película biográfica de Ray Charles de 2004 y su primera nominación al Oscar.

“Cuando estaba por el Oscar, no lo tomé en serio en absoluto”, dijo Foxx. “Pensé que no había forma de ganar. Tomé la temporada de premios como excusa para la fiesta. Recuerdo que me volví absolutamente loco”, relató. También recordó haber asistido a los Globos de Oro con un amigo. En la alfombra roja, gritaban la cantidad de premios que recibirían esa noche. Su publicista lo llamó y le gritó por su comportamiento: “‘¿Ves lo vergonzoso que es esto? Tienes una oportunidad, pero tienes que caminar de cierta manera’”.

“Me la estaba pasando tan bien y no me di cuenta de que estaba jodido”, dijo Foxx al programa de radio de Howard Stern en 2017. En esos días de descontrol, el actor recibió una llamada telefónica inesperada de Winfrey, quien le dijo: “Lo estás arruinando”.

“Ella me dijo: ‘Todo este galanteo y todo este tipo de mierda, eso no es lo que quieres hacer. Quiero llevarte a alguna parte para entiendas el significado de lo que estás haciendo’”. Para ayudar a Foxx a volver al camino correcto, Winfrey organizó una reunión de varios actores afroamericanos legendarios en la casa de Quincy Jones.

Jamie Foxx con Sidney Poitier (@iamjamiefoxx)
Jamie Foxx con Sidney Poitier (@iamjamiefoxx)

Foxx dijo que conoció a varios actores y actrices a los que admiraba cuando era niño en la fiesta y todos lo felicitaron y dijeron que les gustaba su trabajo. Pero Oprah planificó todo para que Foxx conociera a una persona en particular: Sidney Poitier.

“Entramos en la casa y estaban todos estos viejos actores”, recordó.

Foxx dijo que su conversación breve pero brutalmente honesta con el primer afroamericano en ganar un Oscar al Mejor Actor, tuvo un impacto real en él. “De pie en un esmoquin en la esquina estaba Sidney Poitier’, dijo Foxx. ‘Me acerqué a él y me dijo: ‘Cuando vi tu actuación en Ray, crecí dos pulgadas. Te pido una cosa: responsabilidad’”.

Foxx dijo que se echó a llorar durante el encuentro.

“Hasta el día de hoy, es el momento más importante de mi vida”, dijo.

El actor ganó el Oscar por su actuación en “Ray”, convirtiéndose en ese momento en el tercer hombre afroamericano en llevarse a casa el codiciado premio de la Academia.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR