Los desafíos que enfrentan los empleadores en EEUU para que los trabajadores se vacunen

Entre quienes adoptan una postura más dura está el gobierno federal, los gobiernos de California y Nueva York, los gigantes tecnológicos Google y Facebook, Walt Disney Co. y la NFL

Un cartel que alerta sobre el uso de máscaras se ve en una entrada del metro de la calle 42 mientras los casos de la variante delta continúan aumentando en la ciudad de Nueva York (Foto: REUTERS)
Un cartel que alerta sobre el uso de máscaras se ve en una entrada del metro de la calle 42 mientras los casos de la variante delta continúan aumentando en la ciudad de Nueva York (Foto: REUTERS)

Los empleadores de Estados Unidos están perdiendo la paciencia con los trabajadores que no quieren vacunarse contra el COVID-19.

Durante meses, la mayoría de los empleadores recurrieron a campañas de información, bonos y otros incentivos para alentar a sus trabajadores a que se vacunen contra el COVID-19. Ahora, un creciente número de ellos está imponiendo normas para dificultarle la vida a quienes se nieguen a inocularse, desde órdenes directas hasta requerir que se sometan a pruebas periódicas de coronavirus.

Entre los empleadores que están adoptando una postura más dura está el gobierno federal, los gobiernos de California y Nueva York, los gigantes tecnológicos Google y Facebook, Walt Disney Co. y la NFL. Algunos hospitales, universidades, restaurantes, bares y otros establecimientos de entretenimiento también han empezado a requerir que sus trabajadores estén vacunados.

Pero es poco probable que las nuevas medidas afecten a los millones de estadounidenses que no se han vacunado.

Muchas de las compañías que están pidiendo la vacunación tienen en su mayoría trabajadores que ya están inoculados y que no están dispuestos a trabajar junto a aquellos que no lo estén.

En contraste, compañías importantes que dependen de trabajadores de bajos ingresos —como los productores de alimentos, los almacenes, supermercados y otras cadenas de tiendas— están eludiendo las órdenes de vacunación por temor a alejar a los empleados y empeorar la escasez de mano de obra.

Tyson Foods, por ejemplo, dijo que aproximadamente la mitad de sus empleados en Estados Unidos, unas 56.000 personas, han sido vacunados luego de que el procesador de carne y aves de corral realizara más de 100 eventos de vacunación desde febrero. Sin embargo, la compañía señaló que no planea imponer una orden para que la otra mitad se inocule.

Google exige a sus 130.000 empleados que se vacunen para volver a la oficina (Foto: EFE)
Google exige a sus 130.000 empleados que se vacunen para volver a la oficina (Foto: EFE)

Walmart y Amazon, dos de los empleadores privados más grandes del país, también han rechazado requerir a sus trabajadores que se vacunen y han seguido dependiendo de estrategias como las bonificaciones y el acceso in situ a las vacunas. Pero en una señal potencialmente poderosa, Walmart dijo que los empleados de su sede estarán obligados a vacunarse antes del 4 de octubre.

El precedente más grande hasta ahora proviene del gobierno federal, el mayor empleador del país. El presidente Joe Biden anunció la semana pasada que todos los empleados y contratistas federales deben vacunarse o soportar pruebas semanales y perder privilegios como los viajes oficiales.

El gobierno federal ha dicho que cubrirá los costos de las pruebas semanales. En cuanto a otros empleadores, el seguro puede pagar por tales pruebas en algunos lugares de trabajo pero no en otros.

La decisión de Biden podría envalentonar a otros empleadores al señalar que estarían en una base legal sólida para imponer reglas similares, dijo Brian Kropp, jefe de investigación de la práctica de recursos humanos de la consultora Gartner.

Pero Kropp dijo que algunas empresas enfrentan consideraciones complicadas que van más allá de la legalidad, incluida una profunda resistencia a las vacunas en muchos estados donde operan.

Los minoristas como Walmart podrían tener dificultades para justificar los requisitos de vacunas para sus trabajadores y permitir que los compradores permanezcan sin vacunar, agregó Kropp. En su mayoría, las tiendas han evitado los requisitos de vacunas para los clientes por temor a alienarlos y debido a la dificultad para tratar de verificar su estado.

Personas asisten a un restaurante a medida que se relajan las restricciones en Manhattan, Nueva York (Foto: Reuters)
Personas asisten a un restaurante a medida que se relajan las restricciones en Manhattan, Nueva York (Foto: Reuters)

En encuestas de Gartner, menos del 10% de los empleadores han dicho que tienen la intención de exigir que todos los empleados se vacunen.

Pero se está produciendo un cambio en medio de la frustración por el estancamiento de las tasas de vacunación y la alarma por la propagación de la variante delta más contagiosa.

El lunes, EEUU finalmente alcanzó la meta de Biden de administrar al menos una inyección al 70% de los adultos estadounidenses, pero con un mes de retraso y en medio de un aumento feroz que está impulsando el número de casos hospitalarios en algunos lugares a sus niveles más altos desde que comenzó el brote. El presidente esperaba alcanzar su objetivo para el 4 de julio.

Union Square Hospitality Group, un grupo de restaurantes y bares de la ciudad de Nueva York fundado por Danny Meyer, ahora exige que los empleados y clientes se vacunen antes del 7 de septiembre.

La Alianza de Propietarios de Bar de San Francisco, un grupo de unos 300 bares, tomó una decisión similar luego de una reunión en la que “lo que se destacó fue la ira y la frustración” hacia los rechazos de vacunas, dijo el fundador Ben Bleiman.

Si bien algunas empresas temen que los mandatos de vacunas alejen a los trabajadores, la pandemia en sí misma también está causando absentismo. Bleiman dijo que recientemente tuvo que cerrar su bar por una noche después de que su camarero, que estaba completamente vacunado, dio positivo y no se pudo encontrar un reemplazo.

Un hombre recibe una vacuna contra el COVID-19 durante un evento de vacunación (Foto: EFE)
Un hombre recibe una vacuna contra el COVID-19 durante un evento de vacunación (Foto: EFE)

Algunos empleadores están llegando a la conclusión de que exigir vacunas es más simple que tratar de establecer diferentes reglas sobre máscaras y distanciamiento social para el pequeño número de empleados no vacunados.

BlackRock, el administrador de inversiones global, solo permite la entrada de trabajadores vacunados a sus oficinas de EEUU por ahora y dijo que las personas serán libres de ir sin máscaras, según lo permitan las pautas de salud locales, y sentarse uno al lado del otro y reunirse sin restricciones. La firma dijo que el 85% de sus empleados estadounidenses están vacunados o en proceso de recibirlas.

Los hospitales y los hogares de ancianos, por ejemplo, requieren cada vez más la vacuna. Hasta ahora, esos mandatos han sobrevivido a los desafíos legales. Más de 150 empleados de un sistema hospitalario de Houston que se negaron a recibir la vacuna COVID-19 fueron despedidos o renunciaron después de que un juez desestimó una demanda de empleados por el requisito.

Atria Senior Living, que opera más de 200 hogares de personas mayores en todo el país, fue uno de las primeras en ordenar vacunas para su personal en enero.

Funcionó. Casi el 99% de los 10,000 empleados de Atria están vacunados, y solo una pequeña fracción renuncia por encima del requisito, dijo el CEO y presidente John Moore. “Nuestros residentes merecen vivir en un entorno vacunado. Nuestro personal merece trabajar en un entorno vacunado“, dijo Moore.

(Con información de AP)

Seguir leyendo: