Una mujer de 53 años prestó su vientre a su hija para tener a su primer bebé, pero un mes después ella también quedó embarazada

Después de varios intentos fallidos y tres años de infertilidad, una pareja de Minnesota, EEUU, dio la bienvenida a dos bebés

(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)

Después de varios intentos fallidos y tres años de infertilidad, una pareja de Minnesota, EEUU, dio la bienvenida a dos bebés en los últimos dos meses.

Kelsi Pierce, de 31 años, dio a luz a Ava, el 23 de noviembre, pero un mes antes recibió a otra bebé: Everly, entregada por la madre de Kelsi, Lisa Rutherford, quien fue la portadora gestacional.

Es tan surrealista. Sigo pellizcándome, como si no pudiera creer que esta sea mi vida”, dijo Pierce sobre ser la madre de dos recién nacidas, en entrevista con el portal estadounidense GMA.

Convertirse en madre era algo con lo que Pierce y su pareja Kyle habían soñado durante los últimos tres años, así que agotaron su cuenta de ahorros para hacerlo posible; probaron de todo, desde cirugías hasta fertilización in vitro (FIV), sin embargo, todos los intentos terminaron en fracaso.

(Foto: EFE/Ernesto Arias)
(Foto: EFE/Ernesto Arias)

Kelsi declaró que los médicos descubrieron por primera vez que tenía una reserva ovárica baja, por lo que se sometió a una ronda exitosa de FIV, pero luego le dijeron que el revestimiento de su útero era demasiado delgado para llevar un embarazo.

Después de dos años de intentar sin éxito engrosar su revestimiento, Kelsi recibió la llamada telefónica de su médico que había temido durante mucho tiempo.

“Me dijo que nada funcionaba y que mi cuerpo simplemente no podía llevar un embarazo (...) entendí que habíamos intentado todo lo posible”, expresó al medio.

Ante la lamentable noticia, el médico dio dos opciones: adopción o encontrar una portadora gestacional que pudiera llevar uno de los embriones que habían obtenido mediante FIV, una opción que generalmente cuesta más de 100,000 dólares.

(Foto: Shutterstock)
(Foto: Shutterstock)

“Ya habíamos gastado más que nuestros ahorros y nos endeudamos increíblemente solo por lo que habíamos hecho antes, así que no era una opción. Fue una época muy deprimente”, aseguró Kelsi.

No obstante, no contaban con que a miles de kilómetros de distancia, en Michigan, la madre de Kelsi fuera a su propio médico para comenzar el proceso de aprobación para servir como portadora gestacional, luego de escuchar la desesperación de su hija.

Fue una idea que tuvo por primera vez en 2018, mientras acompañaba a Kelsi a una de sus citas médicas. Sin embargo, la pareja nunca consideró seriamente que Lisa llevara a su bebé por el riesgo de edad, pero ella estaba decidida a ayudar a su hija para convertirse en mamá.

“No tenía 100,000 dólares para entregarle a Kelsi, pero eso era lo que podía hacer para hacer realidad su sueño. Ni siquiera era una pregunta”, confirmó Lisa de 53 años.

(Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)

Decidida, se sometió a múltiples pruebas y evaluaciones y fue aprobada a principios de este año como portadora gestacional de su hija y su yerno. Pese al riesgo de su edad, se sometió a la transferencia de embriones el 7 de febrero y una semana después, el 15 de febrero, se confirmó el embarazo.

Poco más de un mes después, a finales de marzo, le sucedió lo impensable a Pierce, quien sin esperanza había dejado de visitar médicos y tomar medicamentos de fertilidad.

“Solía hacerme pruebas de embarazo todos los meses y era una de esas veces en las que, por costumbre, me hacía una prueba de embarazo. Miré la prueba e iba a tirarla, pero esa fue la primera vez que vi dos líneas”, dijo Kelsi.

En un lapso de menos de dos meses, Pierce y su esposo se estaban preparando para convertirse en padres dos veces.

(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)

“Después de escuchar malas noticias durante tres años seguidos y nunca salir feliz de una cita con el médico, no podía creerlo”, dijo Pierce. “Creo que estuve llorando durante todo un mes”.

Por su parte, Lisa se preparó para el embarazo con comida saludable y ejercicio, por lo que no presentó ningún obstáculo, hasta que llegó la semana 36, cuando le dijeron que tenía preeclampsia por hipertensión arterial, por lo que necesitaba dar a luz a la bebé por cesárea.

Everly progresó bien y fue dada de alta y siete semanas y tres días después Pierce dio a luz a Ava.

MÁS SOBRE ESTE TEMA