La ola de COVID-19 en China podría matar a 1,5 millones de personas

El régimen de Beijing aún puede evitar una enorme mortandad. Xi Jinping no debe permitir que su orgullo ponga en peligro al pueblo chino, como ha hecho al rechazar vacunas occidentales más eficaces.

Guardar

Nuevo

Varias personas hacen cola para comprar medicamentos en una farmacia de Beijing, China, este 14 de diciembre de 2022 (Reuters)
Varias personas hacen cola para comprar medicamentos en una farmacia de Beijing, China, este 14 de diciembre de 2022 (Reuters)

Se están retirando los puestos de control de las calles de la ciudad. Los encargados de hacer cumplir el “Covid-cero” no aparecen por ninguna parte. En la batalla de China contra el Covid-19, el Estado ha desaparecido del frente. Durante casi tres años, el Presidente Xi Jinping intentó contener el virus, calificando sus esfuerzos de “guerra popular”. Ahora se ha rendido y el pueblo debe convivir con el enemigo.

Xi no es el primer dirigente que llega a la conclusión de que esa lucha no se puede ganar. Sin embargo, antes de abandonar sus políticas de “Covid-cero”, otros países se esforzaron primero en administrar vacunas, almacenar medicamentos antivirales y elaborar directrices de tratamiento. China tuvo tiempo de sobra para hacer todo eso. Sin embargo, más de dos años después de que la primera vacuna demostrara su eficacia, el país sigue estando mal preparado. Esto ha hecho que la apertura sea mucho más peligrosa de lo que debería ser.

¿Cómo de peligrosa? En la sección de China de esta semana publicamos nuestro modelo de cómo podría desarrollarse la epidemia. Este modelo viene con advertencias esenciales. Modelizar una epidemia es difícil. Modelizar una en China, donde los datos suelen ser poco fiables, es aún más difícil. Tenemos en cuenta variables como las tasas de vacunación, la eficacia de las inyecciones chinas, la letalidad del Covid en distintos grupos de edad y el número de camas de cuidados intensivos. En el peor de los casos, si el Covid se propaga libremente y muchas personas no pueden recibir asistencia, calculamos que en los próximos meses morirán 1,5 millones de chinos a causa del virus.

Aunque se trata de un porcentaje de la población inferior al de muchos países ricos, no deja de ser una crítica a los escasos preparativos del gobierno. También es una llamada a la acción. Una campaña de vacunación llevará meses. El gobierno ha esperado demasiado para construir y dotar de personal a las nuevas unidades de cuidados intensivos. Pero aunque el Estado no imponga cierres patronales mientras se prepara, puede mitigar el número de muertes.

Debería empezar por proteger el sistema sanitario. Una ola de Covid se está abatiendo sobre China. Según nuestro modelo, alcanzará su punto álgido en enero. Para entonces los hospitales corren el riesgo de verse desbordados. Las camas y el personal son un recurso precioso que hay que administrar. Eso significa mantener alejadas de los hospitales a las personas que no estén gravemente enfermas. Para ello, el Estado podría ayudar a las empresas farmacéuticas a reabastecer las farmacias que se queden sin productos como pruebas de flujo lateral y paracetamol. En primer lugar, hay que vacunar al personal médico y dotarle del equipo adecuado para minimizar el riesgo de infección.

Un segundo paso es garantizar suministros baratos y abundantes de medicamentos contra el Covid. Se ha demostrado que la dexametasona, un esteroide de bajo precio, reduce las muertes entre los pacientes más graves. Los antivirales, como Paxlovid, ayudan a mantener fuera del hospital a los pacientes de mayor riesgo. Estos fármacos han pasado a formar parte del conjunto de herramientas que los médicos de todo el mundo utilizan para luchar contra el virus. Podrían salvar muchos miles de vidas en China. Sólo el gobierno sabe si tiene suficientes. Si no es así, debería empezar a abastecerse. Los gobiernos extranjeros seguramente enviarían suministros si China lo pidiera. El presidente Xi Jinping no debe permitir que su orgullo ponga en peligro al pueblo chino, como ha hecho al rechazar vacunas occidentales más eficaces.

Las vacunas chinas siguen funcionando. Así que la tercera prioridad es llevarlas a los brazos de la gente. Puede que sea demasiado tarde para muchos en esta oleada, pero habrá otros. Menos de la mitad de los mayores de 80 años se han vacunado tres veces, el número necesario para una protección decente contra las enfermedades graves y la muerte. Sin embargo, algunos ancianos han acudido a la clínica para vacunarse y han sido rechazados por falta de suministros. Hasta hace poco, algunas fábricas de vacunas estaban paradas. Se necesitarán grandes cantidades. Las vacunas de refuerzo semestrales deberían convertirse en una parte normal de la vida de los chinos mayores.

Como el Estado no ha hecho su trabajo, la gente se ayuda a sí misma. Las mascarillas son omnipresentes en muchas ciudades y cada vez hay más gente que trabaja desde casa. Puede que los restaurantes y los cines estén abiertos, pero en ciudades como Beijing permanecen prácticamente vacíos. Todo esto ayudará a frenar el crecimiento de esta ola de Covid y aliviará la presión sobre los hospitales. Pero el gobierno también debe actuar. En un país del tamaño de China, incluso pequeñas medidas podrían salvar muchas vidas.

© 2022, The Economist Newspaper Limited. All rights reserved.

Guardar

Nuevo