“El arte en tetas”, de Cristina Civale
“El arte en tetas”, de Cristina Civale

Durante casi quince años, exactamente desde 2005, me dediqué a bucear en el mundo de las artes visuales internacionales, haciendo foco en las producciones de artistas mujeres. Llevé adelante este trabajo en distintos medios de comunicación gráfica y digital: en un blog pionero de los weblogs de Clarin.com, Civilización y Barbarie, en la revista Ñ del diario Clarín, en el suplemento Las 12 del diario Página 12, en la web que administro desde 2012, jaquealarte.com, y también en la sección Cultura del periódico digital Infobae.com.

Luego de revisar estos años de trabajo, me encontré con un cuerpo de obra que, leído en su conjunto, sintoniza con la tendencia que emerge en estos días: el empoderamiento de las mujeres y en este caso de las mujeres artistas. 

La mayoría de estas notas periodísticas fueron realizadas por sugerencia mía a mis editoras o editores porque me importaba destacar el trabajo de estas creadoras en cuya obra indagué porque en el momento de la propuesta estaban con una muestra en curso o, si eran extranjeras, estaban de visita en nuestro país y me parecía un desperdicio no dar cuenta de su trabajo. O aún no estando de visita, sus muestras en otras partes del mundo me parecían acontecimientos que necesitaban hacerse públicos en Buenos Aires cuando pocxs lo estaban difundiendo por aquí. A muchas de ellas, como podrán leer, tuve el privilegio de entrevistar.

Este recorrido por un imaginario estrictamente femenino de artistas contemporáneas narra por acumulación y porque es un hecho el lugar imprescindible de las artistas mujeres en la construcción del relato de la historia del arte contemporáneo internacional. Muchas de estas mujeres no necesitaban de mis notas para ser conocidas, a otras tantas las acerqué al público más allá de que ya habían sido reconocidas aún por el relato patriarcal de la historia del arte contemporáneo; otros textos constituyen actos de justicia y de reposición de sus obras en un relato que las omitió por negligencia o porque creyó que sus creaciones podían dar igual o constituían hechos aislados o prescindibles. De ninguna manera. El arte también se cocina en tetas. Y ese arte lo cambia todo. Cambia la historia. 

Los textos elegidos para armar este libro arman un hilo narrativo –de los tantos otros existentes- de la historia del arte contemporáneo universal, un hilo que las tiene como protagonistas y como marcadoras de tendencias únicas, alejadas de los patrones de la heteronorma a destacadas mujeres creadores. 

Cristina Civale
Cristina Civale

En todas ellas subyace un denominador común: su preocupación –a veces manifiesta, pocas veces no- por la condición de género. Siempre estrictamente política aún cuando ataña a mundos que parecen encerrarse en las cuatro paredes aterrorizantes del mundo privado.

Los textos pegados uno tras otro en el proceso de armado del libro confirmaron mi hipótesis de la contundencia del aporte de las mujeres al arte contemporáneo, un aporte que mayormente rozó sus cuerpos, el género, la violencia naturalizada a la que aún somos sometidas y el énfasis no tan sutil de emancipación que destilan estas creaciones, singulares y a veces colectivas.

El empoderamiento de las mujeres artistas es mi objetivo al publicar en bloque, y como de un saque, la vida y obra de estas mujeres. Ya no podrán ser borradas del cuento que cuenta la historia del arte que se hace en estos tiempos. El arte se corta con este género. Seda, piqué o algodón. No importa el soporte o el precio.

Mis notas originales están acompañadas de una introducción que las pone en contexto y explica mi relación personal con la artista y sus obras. Porque, efectivamente, con todas ellas establecí una relación personal.

En esta suelta de corpiños que les propongo, espero que se diviertan y que encuentren, por fin, otra posible conjugación de eso llamado "el eterno femenino".

 

SIGA LEYENDO