Hace 27 años Colombia despidió a Andrés Escobar, ídolo de la selección Colombia y Atlético Nacional

El fatídico hecho que enlutó a la generación de futbolistas de la Copa del Mundo de Estados Unidos en 1994 es recordado con nostalgia por la fanaticada tricolor y verdolaga.

Gallón estuvo vinculado al crimen del futbolista de la Selección Colombia, Andrés Escobar.
Gallón estuvo vinculado al crimen del futbolista de la Selección Colombia, Andrés Escobar.

Uno de los más tristes episodios de la historia del fútbol profesional colombiano cumplió 27 años este viernes 2 de julio. Se trata del asesinato del futbolista antioqueño Andrés Escobar, ocurrido en 1994 en un bar de Medellín.

Un sicario le quitó la vida al exjugador de Atlético Nacional y zaguero central que viajó con el plantel tricolor a la Copa del Mundo de Estados Unidos 1994, del que dejó un amago recuerdo por el autogol que anotó en el partido contra el seleccionado anfitrión que acabó 2-1 en contra de los cafeteros.

Luego de que se diera a conocer la noticia sobre el asesinato de Escobar, la tristeza, dolor e impotencia se apoderaron de los corazones colombianos, sobre todo de aquellos hinchas de la selección Colombia y Atlético Nacional.

Una infortunada eliminación en primera ronda del equipo colombiano, gran favorita en aquella copa comprometió la integridad deportiva de muchos ídolos de aquella generación formada por los entrenadores Francisco ‘Pacho Maturana’ y Hernán Darío ‘El Bolillo’ Gómez.

Luego de esa mala actuación, la mayoría de los jugadores regresaron al país sudamericano para olvidarse de la situación y aprovechar tiempo con sus seres queridos durante su período de vacaciones.

Andrés fue uno de los primeros jugadores en llegar al país para pasar tiempo con su familia, sin la consternación de que su destino iba a verse truncado por una bala que le quitó la vida.

Varias han sido las hipótesis acerca de la muerte del zaguero centro colombiano, muchas de ellas contemplan un posible ajuste de cuentas, otros hablan de una pelea y algunos aseguran que fue pura mala suerte tras encontrarse en el lugar y hora equivocada.

Medellín, azotada por la violencia de finales de la década de los 80 y principios de los 90, se convirtió en una ciudad que lloró por primera vez un crimen en contra de un ídolo del deporte nacional.

La fanaticada de Atlético Nacional se tomó las calles de la capital de la montaña aquel día. Entre lágrimas despidieron al doble campeón de liga con el verdolaga, que además alzó la primera Copa Libertadores con el conjunto paisa.

Los jugadores Jhon Jairo Tréllez, delantero, y Andrés Escobar, defensa, durante un entrenamiento con la Selección Colombia.
Los jugadores Jhon Jairo Tréllez, delantero, y Andrés Escobar, defensa, durante un entrenamiento con la Selección Colombia.

Filas de personas en inmediaciones al coliseo Iván de Bedout esperaban darle el último adiós a Escobar en medio de llantos, gritos, bocinas y disparos al aire. Después de ese fatídico precedente, el fútbol colombiano entregó una lección de cómo construir paz con la representación de la idiosincrasia y el deporte tras comprender que la vida vale más que un mal resultado o un inconveniente de convivencia.

Escobar era un ídolo en el Atlético Nacional, que estaba en sus momentos dorados con varias copas locales y otra en Libertadores. Era conocido como ‘El Caballero del fútbol’ por su temperamento pacífico en las chanchas, a la menor falta no dudaba en disculparse de inmediato con su rival.

El defensa hizo parte de la selección Colombia de René Higuita, Faustino Asprilla y Carlos ‘El Pibe’ Valderrama que marcó el histórico 5-0 contra Argentina en las eliminatorias al Mundial Estados Unidos 94, en cabeza del técnico Francisco Maturana. El equipo tricolor era el orgullo de un país, en ese momento, asediado por la violencia narco.

El 2 de julio de 1994 los planes se cayeron con su asesinato. En el restaurante El Indio, de Medellín, Escobar departía con allegados mientras era víctima de insultos de otros comensales por el autogol cometido menos de 10 días antes. En la mesa de los agresores estaban los narcotraficantes David y Santiago Gallón Henao.

En el parqueadero, Escobar seguía esquivando los insultos cuando nuevamente fue atacado por los narcos, pero esta vez su chofer, Humberto Muñoz Castro, sin mediar palabra se acercó a él y descargó seis tiros en su cabeza. Su muerte multiplicó la vergüenza internacional de Colombia... hasta en el torneo, que no había terminado, hicieron un minuto de silencio.

Humberto Muñ+oz Castro, conductor de los narcotraficantes David y Santiago Gallón Henao, confesó el asesinato al futbolista Andres Escobar
Humberto Muñ+oz Castro, conductor de los narcotraficantes David y Santiago Gallón Henao, confesó el asesinato al futbolista Andres Escobar

Y las autoridades no demoraron en dar con los asesinos. El mismo Muñoz Castro denunció el robo de su camioneta en un asalto en el que los delincuentes supuestamente lo habían atado con cuerdas, y para comprobarlo mostró sus muñecas magulladas.

La Policía rápidamente se dio cuenta de la mentira y lo detuvieron. Después de varios interrogatorios, Muñoz Castro finalmente confesó el crimen, pero dijo no saber a quién mataba, según su versión, no sabía que su víctima era el futbolista Andrés Escobar.

El conductor fue condenado a 43 años de prisión y recluido en la cárcel Modelo de Bogotá, aunque no pagó ni 12 años y quedó en libertad en 2005. Los hermanos Gallón Henao, a quienes siempre se les relacionó con el crimen, solo fueron acusados por encubrimiento y regresaron a las calles meses después del asesinato.

El fiscal que llevó el caso, Jesús Albeiro Yepes, dijo años después a El Espectador que, pese a que los narcos debieron ser acusados como cómplices e investigados como autores intelectuales del crimen, no sucedió por los contactos que estos tenían en el Estado.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR