Con espectáculo de motos: una multitud participó en el sepelio de dos jóvenes en Norte de Santander

Los muchachos, que habían muerto en un accidente por supuestas maniobras peligrosas, fueron despedidos con una también peligrosa multitud en el municipio de Ocaña.

Sin medidas de seguridad, habitantes de Ocaña despidieron a dos motociclistas. Foto: Captura Blu Radio
Sin medidas de seguridad, habitantes de Ocaña despidieron a dos motociclistas. Foto: Captura Blu Radio

El pasado lunes, primero de febrero, se conoció un accidente en la avenida Francisco Fernández en Ocaña, municipio del departamento de Norte de Santander, en el que murieron dos jóvenes que transitaban a bordo de una motocicleta.

Según el diario La Opinión, se trata de Jhon Faber Pacheco y Juan Guerrero, quienes realizaban maniobras en una Yamaha RX-115. De acuerdo con el reporte preliminar de las autoridades, los jóvenes hacían movimientos en zig zag y eso hizo que el vehículo se descontrolara. Al momento del impacto con el suelo, los hombres cayeron al lado de las llantas de un automotor de carga pesada de marca Kenworth. Según el testimonio de una ciudadana, los sujetos quedaron destrozados por el paso del camión.

Del suceso se sabe poco, pero el día de ayer, se registró la despedida de los hombres recordándolos con motocicletas y una multitud de personas en proximidades a la Catedral Santa Ana, en el centro del municipio. En las imágenes, difundidas por Blu Radio, se ve que no se guarda distancia alguna entre los dolientes de los dos jóvenes. En el centro de la aglomeración, se aprecia un espectáculo de acrobacias en motocicleta, lo cual, según las autoridades, fue lo que les quitó la vida a Pacheco y a Guerrero.

Los asistentes, quienes se tocan entre sí, llevan tapabocas mal puestos, los bajan hasta el cuello o no portan dicho material de seguridad. Sin pensar en la alerta roja por el COVID-19 que vivió el departamento a finales del año 2020, los individuos graban el show de motociclistas con sus celulares. Según el medio radial, la Policía Nacional intervino en el caos y los agentes sancionarán a aquellos que organizaron el evento próximo a la zona más transitada del municipio.

Sin embargo, no es la primera vez que trasciende un sepelio multitudinario en las calles de Ocaña. El pasado 5 de julio, en pleno confinamiento nacional por la crisis del nuevo coronavirus, el pueblo despidió a un joven venezolano que murió ahogado. Con música y licor, más de 100 personas llevaron el ataúd del hombre a lo largo del municipio en medio del primer pico de la pandemia.

De acuerdo con otros extranjeros, tal como lo reportó Noticias Caracol, se trató de un ritual de despedida propio de su cultura. “Tenemos la costumbre, desde hace rato ya, de hacer eso cuando hay un fallecimiento de un familiar; uno le pone música y esto. Yo lo veo normal”, explicó uno de los asistentes al medio televisivo. Por otro lado, la Policía Nacional también impartió comparendos a aquellos que violaron las medidas sanitarias para festejar el funeral del hombre.

“Se dispersa este grupo de ciudadanos, donde se imponen tres comparendos y se adelantan coordinaciones con la Fiscalía”, dijo en su momento el mayor Hernando Santos, comandante de la Policía de Ocañam en conversación con Caracol Noticias.

En Ocaña, hay 2.852 casos confirmados de COVID-19, de los cuales 2.601 están recuperados y 107 fallecidos. El porcentaje de quienes superan la enfermedad en el municipio es de 91,2% y, por otro lado, las muertes constituyen el 3,75% del histórico de casos.

En comparación con el porcentaje nacional, Ocaña tiene una mayor incidencia de muertes y una menor cantidad de recuperados. Mientras el país registra un 2,58% de letalidad, el pueblo muestra un 1,17% más de fallecimientos.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS:

MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS