La madrugada de este domingo 19 de mayo una explosión detuvo la celebración de cumpleaños del municipio Teorama, en el departamento de Norte de Santander, cuando una granada fue lanzada en medio de un concierto custodiado por militares. El atentado, del cual no se conoce su autoría, dejó siete personas heridas, dos de ellas, menores de edad.

La comunidad se encontraba en medio de un concierto de un imitador del cantante de música popular Jessi Uribe, durante la conmemoración de las fiestas patronales por el cumpleaños 207 del municipio, cuando se escuchó un estruendo en una esquina del parque principal, donde se encontraba un grupo de soldados del Ejército.

La granada fue lanzada en una esquina del parque principal de Teorama, donde estaban ubicados un grupo de militares
La granada fue lanzada en una esquina del parque principal de Teorama, donde estaban ubicados un grupo de militares

El cantante siguió su presentación sin darse cuenta de lo sucedido, mientras en el público se expandía el rumor del atentado. "Se metieron, se metieron", se escucha en una de las grabaciones que captó el momento exacto de la detonación. La gente comenzó a evacuar rápidamente el lugar, mientras los organizadores del evento sacaron del escenario al imitador.

Al parecer, dos hombres que se movilizaban en moto -de acuerdo con Blu Radio– lanzaron una granada al grupo de militares. Dos de ellos resultaron heridos y fueron trasladados en helicóptero hacia la ciudad de Cúcuta. Y cinco civiles más también fueron lesionados, entre ellos, dos menores de edad que fueron trasladados a Ocaña.

Por el atentado se suspendió el concierto que realizaba un imitador del cantante de música popular Jessi Uribe
Por el atentado se suspendió el concierto que realizaba un imitador del cantante de música popular Jessi Uribe

Todos los heridos están fuera de peligro y se recuperan en centros de salud, según informó el personero de Teorama, Ever Pallares, quien afirmó que aún no se tiene conocimiento de quién estaría detrás de la autoría del atentado. En esta zona del departamento de Norte de Santander, que es parte de la subregión de Catatumbo, hacen presencia la guerrilla del ELN, las disidencias de las FARC y Los Pelusos, el residuo del EPL.

"Estamos pagando hasta cinco millones de pesos (1.490 dólares) para dar con la captura de los responsables de este atentado, no tanto contra los militares, sino contra la población civil", dijo el coronel Fabián Ospina, comandante de la policía de Norte de Santander, según cita el diario El Tiempo.

Por seguridad de la población civil, las autoridades locales decidieron suspender el resto de actividades programadas durante la celebración de las fiestas patronales del municipio.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: